El índice de prosperidad

Editorial 04 de enero de 2022 Por Redacción
Leer mas ...
Argentina es ese país que parece uno bloque único cuando festeja un éxito deportivo y de un plumazo borra las diferencias se traten de grietas políticas, brechas económicas o desigualdades sociales. Pero también es ese mapa fragmentado como un rompecabezas en el que conviven un campo que tracciona la economía con su alta competitividad global, una industria fuerte en determinados sectores y la más extrema pobreza que afecta a miles y miles de habitantes. De alguna forma estamos, como nación, para el diván de un equipo de psicólogos para analizar porque, a pesar de tanto potencial, no terminamos de despegar sino todo lo contrario, siempre empeoramos un poco más. 
Las miradas sobre el país que tenemos también pueden provenir del exterior. Como la que realiza el Instituto Legatum, con sede en Londres, que funciona como un Think Tank o usina de ideas financiada por un fondo de inversión privada. Precisamente, con un puntaje general de 61,16 en una escala de 0 a 100, la Argentina ocupó la posición 57 del índice de Prosperidad 2021 que desde 2007 elabora cada año este organismo. De todos modos, nuestro país muestra bastante variabilidad según el “pilar” que se mida. Está muy bien posicionada en “Libertad personal” (26 en el mundo) y algo menos en Salud (42 en el ranking) pero muy mal en “Calidad económica”, donde aparece en la posición 146, es decir en el quinto inferior de la tabla, y en “Condiciones para emprender”, donde rankea en el puesto 117, en el tercio inferior. El país también ocupa posiciones bajas en el pilar de “Capital social” (97), y mejores en “Educación” (52) y “Gobernanza” (54). 
Las naciones con mejor índice de prosperidad en 2021 fueron Dinamarca, Noruega, Suecia, Finlandia y Suiza, seguidos de Holanda, Luxemburgo, Nueva Zelanda, Alemania e Islandia. En América Latina, el país mejor rankeado en la tabla general es Uruguay (puesto 37), seguido de inmediato por Chile (38) y Costa Rica (39), Los países menos prósperos o más desgraciados son Haití y Venezuela.
Desde la perspectiva metodológica, al igual que en 2019 y 2020, la edición 2021 del índice abarcó 167 países que comprenden el 99,4% de la población mundial y fueron evaluados mediante 300 indicadores, más de 45.000 puntos de captura de datos y una gran variedad de fuentes, desde la Organización Mundial de la Salud, la Unesco, Unicef, la OCDE, el Banco Mundial, el FMI, la Encuesta Mundial de Valores, el Centro de Investigación Pew, Amnistía Internacional, el índice de Salud de los Océanos y la Organización Internacional de Propiedad Intelectual, entre otros.
De acuerdo al reporte de Legatum, la información se organiza en tres planos: Inclusividad, Apertura económica y Empoderamiento de los individuos, evaluados a su vez mediante los 12 “pilares” de la prosperidad. 
En una lectura de lo que sucede a nivel mundial, el sumario ejecutivo del informe señala que después de un período de mejora general de la prosperidad entre 2015 y 2019, en los últimos dos años se dio un estancamiento, una especie de planicie, causada en parte por las consecuencias sanitarias y económicas de la pandemia de Covid-19, pero también –dice- por la preocupante erosión de muchas de las condiciones básicas en que se basa prosperidad. En particular, señala un debilitamiento de la rendición de cuentas, de la libertad de expresión y de la libertad de reunión en la mayoría de las regiones del mundo.
Si la Argentina logra en un algún momento definir el modelo de país que quiere ser para que el crecimiento y desarrollo con inclusión se hagan realidad, si la clase política sinceramente trabaja por el bien común y no por su supervivencia en los espacios de poder en busca de dinero e impunidad, entonces seguramente mejorará su lugar en este ránking de Legatum. Ojalá sea más temprano que tarde. 

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar