Cronología, a dos años del primer caso de Covid

Notas de Opinión 02 de enero de 2022 Por Redacción
Leer mas ...

POR ZELMIRA POLACCO

BUENOS AIRES, 2 (NA). - El 31 de diciembre del 2019 despedíamos el año sin la más mínima sospecha de que la cantidad de víctimas por una pandemia iban a superar a los muertos de la Segunda Guerra Mundial. La misma noche que festejábamos la llegada de 2020, un hombre al otro lado del mundo agudizaba sus síntomas y se presentaba en el hospital.
Las autoridades sanitarias locales y el Centro para el Control de Enfermedades (CDC) de China ya habían sido notificadas de un virus respiratorio, pero no se había dicho nada al público. A las 16:00 del 30 de diciembre comenzaba un círculo de confusión previo al caos. La jefa del departamento de Emergencias del Hospital Central de Wuhan recibió los resultados del estudio que le hizo a un hombre con síntomas extraños a principios de mes. El titulo del estudio lanza "SARS coronavirus".
El síndrome respiratorio agudo severo (SARS) fue un brote que surgió en el sur de China a fines de 2002 y 2003, las autoridades insistieron en que estaba todo bajo control denegando la potencia del virus, el cual contagió a mas de 8.000 personas y dejó un saldo de 800 muertos, además de desencadenar varias protestas dentro de la región por la irresponsabilidad en las medidas sanitarias.
Teniendo este antecedente, los resultados llegaron al médico del Departamento de Oftalmología, Li Wenliang, que fue la segunda persona en comenzar a divulgar el surgimiento del virus, insistiendo en que el mensaje no circule fuera de un grupo muy reducido y solicitando que familiares y seres queridos, tomen precauciones.
Es entonces cuando comienzan a aparecer coincidencias en las personas con síntomas y en el centro de las sospechas aparece un mercado de animales vivos en expansión, que se considera como fuente probable del inicio de la pandemia, el mercado mayorista de mariscos de Huanan. Los médicos de inmediato establecieron que no era una neumonía normal.
La noche del 31 de diciembre cuatro personas aparecieron con dificultades respiratorias y fiebre elevada, que confirmaban haber estado en el mercado. El 1º de enero, solo un día después del resultado, el gobierno chino decidió cerrar el lugar. Dos semanas más tarde se prohibió tanto el comercio como el consumo de animales silvestres. En el mercado de mariscos se vendían animales vivos y muertos, convivían varias especies como serpientes, castores y crías de cocodrilos, entre otros.
Según un modelo desarrollado por el MOBS en la Universidad de Boston, entre 2.000 y 4.000 personas ya estaban infectadas antes del inicio de la cuarentena, que se inició en China luego de los primeros resultados. Durante 76 días las personas ya no pudieron salir de sus hogares y en el mundo se corrieron todo tipo de rumores sobre el virus. ¿Cómo se contagia? ¿Hay que cerrar las ventanas? ¿Es evitable? ¿Dónde está? Ningún científico tenía respuestas.
"El primer grupo de casos se dio allí, por lo que al menos sería interesante averiguar el origen y presentar algunas hipótesis, como si es más probable que vino de animales salvajes o tal vez apunta a un supercontagiador humano", afirmó Jin Dong-Yan, profesor de virología de la Universidad de Hong Kong.
En China se empezó a sospechar del virus de humano a humano, ya que 700 personas tuvieron contacto con 41 casos confirmados, todos en observación por posibles casos sospechosos, en tanto los vuelos aún no se cancelaban. Estados Unidos se convirtió en el primer país en escanear y tomar fiebre a provenientes del país afectado a mediados de enero.
La preocupación aumentaba porque el mismo día que se anunció el genoma, se detectó el primer caso fuera de Wuhan: fue en Tailandia y los casos confirmados empezaron a tener síntomas críticos.
A fines de enero, la Organización Mundial de la Salud (OMS) convoca a una reunión del Comité de Emergencia para determinar si la salud pública estaba en riesgo. El virus ya estaba en más de 300 personas solamente en China, y se había detectado en Estados Unidos, además de Tailandia. Los vuelos no se cancelan hasta que las autoridades del país asiático deciden evacuar a 195 estadounidenses que terminan aterrizando al sur de California, sin síntomas.
La OMS declaró la epidemia, una emergencia de salud pública mundial, el 30 de enero de 2020, y allí comienza una serie de prohibiciones alrededor de todo el mundo, pero los vuelos no se cancelaban aún, por lo tanto el virus continuaba en expansión. En algunas regiones se prohibió el ingreso de residentes asiáticos y se sugirió no viajar a ese destino.
En febrero del 2020, la Comisión Nacional de Sanidad de China aseguró que la epidemia se encontraba bajo control en el país y que la situación en el territorio era prometedora. El mundo comenzó a percibir la gravedad de la situación a partir del 25 de febrero, cuando se detectó el primer caso de Covid-19 en Latinoamérica, más precisamente en Brasil. La mayoría de los países cierran las fronteras o prohíben las reuniones públicas. Al día siguiente se reportó el primer caso en Ecuador y así fue sucesivamente con el resto del mundo, duplicándose día a día.
El 9 de marzo se anunció el aislamiento total en Italia, en tanto que el 19 de ese mes, en Argentina el presidente Alberto Fernández anuncia la cuarentena total, exactamente un mes más tarde, con todos confinados, el 15 de abril el número de casos confirmados por el virus supera los dos millones y deja más de ciento treinta mil víctimas mortales a nivel mundial. A mediados de junio, la cifra oficial de personas que se han infectado desde que comenzó la pandemia supera los 10 millones, con 5% de fallecidos y 50% de recuperados.
A finales de junio se comienza a leer y escuchar la palabra "vacuna" . El mundo suspira e intenta ver la luz al final del túnel, las autoridades chinas comienzan las pruebas en la fase 1 y 2 junto con la aplicación a miembros del ejército científico militar. Como si de un chiste de mal gusto se tratase, días después, el director general de Salud de Malasia confirmó la existencia de la Cepa D614G, cuyo brote hacía a la enfermedad diez veces más infecciosa.
En diciembre de 2020, Reino Unido es el primer país en autorizar la vacuna Pfizer. Las tapas de todos los medios del mundo se llenaron de la cara de Margaret Keenan: la primera persona en el mundo en recibir la dosis contra el Covid-19.
Mientras que Estados Unidos inicia la vacunación masiva, la historia vuelve a comenzar. La variante se propagó cada vez más rápido, lo que fueron 40 casos en Reino Unido ahora son cientos en Italia, Países Bajos, Dinamarca, Bélgica, Australia y Sudáfrica, lo que llevó a la sociedad a preguntarse si las vacunas son efectivas contra las cepas. En Sudáfrica se detectó una nueva mutación que podría ser más contagiosa que la de Reino Unido.
Durante enero de 2021, a medida que aumentaba la vacunación en millones de personas, el número de casos por las nuevas cepas batían récords. La OMS advirtió que la cepa británica se encontraba en 70 países y la sudafricana en 31.
Estados Unidos detectó otras dos cepas más contagiosas aún. Además, el país registró 406.162 fallecidos en total, superando a los 405.399 caídos de la Segunda Guerra Mundial. Se estimó que alrededor del mundo se administraron al menos 65 millones de dosis de la vacuna contra el Covid-19.
La OMS afirmó que la vacuna Moderna es más efectiva contra las variantes británica y sudafricana. Alemania, España, Francia, Italia y otros países europeos suspendieron la administración de las vacunas de AstraZeneca por efectos secundarios en quienes recibieron la dosis, como la trombosis, aunque la OMS aseguró que la vacuna es segura.
En febrero científicos detectaron una nueva mutación de la cepa británica y ya no es noticia que el Covid-19 puede mutar con facilidad, a lo largo de 2021 se administraron vacunas sin inconvenientes y las mutaciones siguieron esparciéndose por el mundo. En abril el mundo superó las tres millones de muertes desde el inicio de la pandemia.
A partir de mayo, México confirmó el primer caso de la nueva variante que surgió en la India y con ello el primer caso en Latinoamérica. La última cepa se conoció el 4 de noviembre, en Sudáfrica, identificada como Ómicron, siendo el doble de contagiosa y con una tasa de mortalidad más baja, además de contener alrededor de 50 mutaciones respecto a otras cepas del coronavirus.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar