"En Rafaela se venía trabajando bien en materia de aplicaciones y controles”

SUPLEMENTO RURAL 09 de diciembre de 2021 Por Redacción
Oscar Aschieri es el presidente del Colegio de Ingenieros Agrónomos de Santa Fe (1° Circunscripción) y analizó, a una semana de su aprobación, la nueva ordenanza que regula los fitosanitarios. “Creo que será difícil de implementar”, anticipó.
Oscar Aschieri

A una semana de la sanción de la nueva ordenanza de fitosanitarios en el Concejo Municipal, el tema todavía genera debate y análisis, pensando ya en su implementación. Una voz que se escuchó poco y nada en los últimos meses, porque prácticamente no ha sido consultada, es la de Oscar Aschieri.
Se trata del presidente del Colegio de Ingenieros Agrónomos de Santa Fe 1° Circunscripción (MAT. 82-1-0563), que tiene a cargo el distrito Rafaela y que concedió una entrevista al programa radial ADN Rural donde abordó la temática y planteó sus interrogantes para lo que viene.
“Es un proyecto superador porque no se prohíbe por prohibir, pero en cierta manera creo que será difícil de implementar y una de las patas que vemos floja hoy está relacionada con los controles”, reflexionó. Y además puso el foco en las “cortinas forestales” que, además de “no hacerse de un día para el otro”, van a requerir de un esfuerzo económico “muy importante” por parte del sector privado. “Hablamos de inversiones grandes”, anticipó.
Según el experto, en Rafaela “se venía trabajando bien con el municipio, en cuanto a presentación de recetas en el sector periurbano y había un muy buen control de los responsables del área”. Y agregó: “en los últimos 10 o 15 años no hubo ningún problema de salud con las aplicaciones”.
Aschieri comentó que no fueron convocados de manera directa por los concejales, aunque hubo algunas excepciones como el caso de Bonino y Mársico, especialmente en el último tiempo. “Como profesionales estamos capacitados y autorizados en la temática, pero no fuimos contactados específicamente por algunos ediles que han elaborado proyectos”, señaló.
Al referirse al rol de los ingenieros agrónomos, hizo hincapié en el uso y controla de todas las aplicaciones. En ese sentido, indicó: “no se puede hacer ninguna aplicación, de síntesis química o productos biológicos, sin la autorización de un profesional de la agronomía que esté habilitado para ello”.

“EL TEMA DE LA AGROECOLOGÍA ES COMPLEJO”
Uno de los ejes centrales de la nueva normativa está relacionado con la creación de un cinturón ecológico donde sólo podrán aplicarse productos orgánicos y biológicos. En ese sentido, el profesional admitió que “no hay una gran cantidad” como sí ocurre con aquellos de síntesis química.
“Hay productos biológicos, sobre todo insecticidas registrados en el SENASA; en la actualidad, con la agroecología se incentivan productos de formulados casera que no están habilitados por la ley (no están inscriptos) y que carecen de controles”.
Como último mensaje, Aschieri apuntó: “el tema de la agroecología hay que discutirlo profundamente porque eso no significa no usar productos de síntesis química. Es el manejo del sistema y del ambiente productivo, con el menor impacto posible hacia la naturaleza, por eso entendemos que es un tema complejo”.

"ES UN LLAMADO DE ALERTA"
Otra de las voces consultadas por el programa ADN Rural fue la de Leonardo Alassia, vicepresidente de la Sociedad Rural de Rafaela. Al respecto, calificó como “luz amarilla o llamado de alerta” a la ordenanza aprobada en la última sesión del Concejo.
“Científicamente se comprobó que no es una cuestión de metros, sino de las formas en que se realizan las pulverizaciones, pero evidentemente desde otros sectores no lo quisieron ni ver ni escuchar”, analizó
Para el dirigente, el proyecto más votado tiene aspectos positivos y negativos. Sobre este punto, reconoció que desde el ruralismo mantendrán “la guardia en alto” porque la normativa presenta un artículo que en el año 2025 permitirá al Poder Ejecutivo de turno, previo análisis de una Comisión, ampliar (o no) los límites del cinturón ecológico. “Vamos a estar muy atentos a lo que suceda porque sabemos que a la producción se la manipula y bastardea desde muchos lados, sobre todo desde el sector político”
Por último, se refirió al proyecto presentado por Brenda Vimo que intentó, sin éxito, llevar el límite agronómico a 1.000 metros. “Era descabellado y no tuvo en cuenta las consecuencias que podría haber generado con su implementación”.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar