La cadena triguera, mucho más que dólares para el país

SUPLEMENTO RURAL 09 de diciembre de 2021 Por Redacción
El impacto socioeconómico de lo que se genera a partir de una semilla de trigo, es de magnitud. Una cadena de valor que multiplica fuentes de trabajo en sus eslabones internos y que genera 4.000 millones de dólares por exportación. Esta campaña se encamina a dar una cosecha récord de más de 20 millones de toneladas.

El último mes del año es el que abre el nuevo ciclo comercial para el trigo, un cereal con fuerte arraigo histórico en el país que actualmente se cultiva en 13 provincias argentinas, según lo destacó en un relevamiento de la cadena la Bolsa de Comercio de Rosario.
De esta expansión territorial se hace posible un abastecimiento interno directo a 285 plantas molineras distribuidas a lo largo y a lo ancho del territorio nacional, que sirven al consumo de los centros urbanos. Pero la industria molinera no es la única fuente de valor regional que se deriva del trigo. Las exportaciones del cereal, que en las últimas campañas ascendieron a más del 60% de la cosecha, constituyen un importante motor de desarrollo regional argentino.
La cadena de trigo destaca en el conjunto de cadenas agroindustriales como una de las más importantes en términos de impacto socio-económico a nivel nacional, agrega el informe. El complejo tiene un rol notable en el agregado de valor, la ocupación de personas, el aporte al fisco y la generación neta de dólares a partir del comercio exterior.

PRODUCCIÓN, EMPLEO Y VALOR AGREGADO
El trigo es el principal cultivo de invierno, y el tercer producto más sembrado en Argentina (luego de la soja y el maíz). En la campaña 2021/22, los productores han cubierto una superficie de 6,9 millones de hectáreas. Con rindes promedio estimados en 31 qq/ha, se espera que la cosecha alcance 20,4 millones de toneladas, alcanzando un máximo histórico.
Respecto de los destinos del trigo nacional, se estima que 31% de la oferta total se destine a la molinería y un 58% se exporte como grano.
La cadena triguera constituye una fuente de empleo muy importante para el país, con un aporte especialmente relevante a las economías regionales. Según estima la Dirección de Informaciones de la BCR, el complejo triguero emplea 387.459 personas, equivalente al 11,6% del empleo generado por las cadenas agroalimentarias argentinas.
El cereal, además, es una importante fuente de valor agregado (VA) para la economía, entendiendo por este a la diferencia entre el valor final de venta de lo producido y el costo de los insumos. En 2018, la cadena triguera fue la cuarta cadena agroindustrial en términos de creación de valor agregado, nucleando el 18% del VA, según el informe del Ministerio de Agroindustria de entonces sobre “Cadenas de Valor Agroalimentarias”.
El valor agregado aquel año ascendió a US$ 4.454 millones. Cabe destacar, asimismo, que a diferencia de lo que sucede en las cadenas de soja y maíz donde la actividad primaria origina más del 80% del valor agregado, en la cadena triguera una porción importante del VA se captura en etapas posteriores de su producción. Según los técnicos de la Bolsa que realizaron el cálculo, “el eslabón industrial manufacturero origina el 46% del VA (vs. 12% en soja y 7% en maíz), el transporte del cereal aporta el 2% y el eslabón primario origina el restante 52% del valor que agrega la cadena a la economía”. Como consecuencia, “este mayor eslabonamiento hacia adelante naturalmente resulta en mayores externalidades positivas que alcanzan a agentes económicos más diversificados y dispersos”, indican desde la BCR.

ENGRANAJE EMBLEMÁTICO NACIONAL
El triguero es el cuarto complejo exportador agroindustrial de importancia en Argentina, detrás de la soja, el maíz y la carne bovina. En 2020, según datos del INDEC, las ventas externas del complejo ascendieron a US$ 2.471 millones, representando el 5% del valor exportado por Argentina. En los últimos doce años analizados para elaborar la comparación de este informe, “las divisas originadas por el complejo trigo se encuentran en un máximo de participación, que fue también alcanzado en 2017 y 2018”, con la diferencia sustancial de que en aquellos años se sostuvo la participación del valor agregado con exportaciones totales crecientes, según analiza la BCR.
Las exportaciones de trigo argentino 2021/22 se estima alcancen un volumen de 13 millones de toneladas, por un valor FOB de US$ 3.891 millones. Además, se anticipan exportaciones de harina por 550 Mt, por un valor FOB de US$ 179 millones, totalizando más de US$ 4.000 millones para las arcas nacionales.
A partir de dichas estimaciones, y teniendo en cuenta las Declaraciones Juradas (DJVE) de granos registradas hasta noviembre, se espera que los derechos de exportación (DEX) pagados sobre el valor FOB (12%) sumen US$ 448,7 millones esta campaña, de los cuales ya se habrían rendido US$ 306,8 millones. En el caso de la harina, se anticipa una contribución en concepto de DEX (7%) de US$ 12,5 millones, con DJVE que recién comienzan a anotarse. Conjuntamente, los dos mayores productos de exportación de la cadera aportarían, sólo en concepto de derechos de exportación, US$ 461 millones al fisco.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar