Femicidios, esa pandemia

Editorial 27 de noviembre de 2021 Por Redacción
Leer mas ...
Desde hace pocos años, hay una mayor visibilización de la problemática de la violencia de género en la sociedad. Hay un Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se conmemoró el último jueves. Hay condenas a prisión más severas con la creación de la figura penal del femicidio. Hay una Ley (Micaela) que a partir de 2019 establece la Capacitación Obligatoria en Género para todas las personas que integran los tres poderes del Estado en todos sus niveles, municipios, provincias y Nación. Hay comisarías de la mujer, hay fiscalías especializadas en el ámbito de la justicia penal para abocarse a las denuncias por violencia física o simbólica contra las mujeres. Hay oficinas de género en los municipios. Hay ministerios de la mujer en la Provincia de Santa Fe y en el gabinete nacional. Hay un movimiento social en torno al colectivo Ni Una Menos que se revela contra el patriarcado. Hay mujeres empoderadas que no se callan más y que se transformaron en activistas en busca de una sociedad con igualdad de género. Hay casas de resguardo para alojar a aquellas mujeres que, como víctimas de la violencia, ya no quieren o no pueden volver a sus hogares. Hay una ley de paridad de género en la Argentina para la conformación de listas de candidatos a cargos legislativos. 
A pesar de todos estos avances, no se advierte una tendencia a la baja en las estadísticas sobre femicidios en el país, que siguen reflejando la intensidad de la problemática. Quizás podría pensarse que las nuevas generaciones, entendidas como jóvenes de entre 18 y 25 años, mostrarían un cambio de conducta (cultural) y un rechazo por cualquier tipo de violencia como resultado de la mayor visibilidad que tiene la problemática desde hace 7 u 8 años; sin embargo personas de esa edad también apelan a la brutalidad para golpear a la mujer. 
Los datos que se difundieron en los últimos días son conmovedores. El Observatorio de Femicidios de la Defensoría del Pueblo de la Nación publicó las cifras preliminares de los femicidios ocurridos en Argentina hasta el 15 de noviembre de 2021, que muestran un promedio de crimen de género cada 31 horas. Es que desde el 1 de enero hasta el 15 de noviembre de 2021 se cometieron 241 femicidios, que incluyen 197 femicidios directos, 24 vinculados (16 niños/hombres, 7 niñas/mujeres y una persona trans), 9 personas Trans y 11 suicidios feminicidas. Este observatorio fue el primer registro de femicidios en incluir y desarrollar el concepto de suicidio feminicida. Se producen cuando las mujeres se quitan la vida como consecuencia de los abusos sistemáticos y la violencia de género que vivieron.
Por tanto, las cifras de la violencia machista en Argentina continúan siendo de suma gravedad, a los 5 femicidios por semana, se deben sumar las víctimas colaterales, 152 niñas y niños se quedaron sin sus madres víctimas de femicidio, algunos de estos menores fueron testigos presenciales del hecho. Además, el aislamiento por la pandemia del Covid-19 generó un impacto significativo en el aumento de casos en comparación con los registros de 2019 y los de 2021. Entre el 20 de marzo y el 15 de noviembre de 2020 se cometieron 177 femicidios, durante el mismo período en 2019 los femicidios fueron 159 y durante 2021, 169. La tendencia sostenida desde hace años indica que el lugar más inseguro para las mujeres es su propio hogar. 
Desde marzo del año pasado, cuando se declaró la pandemia de Covid, hasta este jueves en la provincia de Santa Fe se cometieron 30 femicidios, según el relevamiento de la organización Mumalá. Y en lo que va de este 2021, en el territorio santafesino hubo seis femicidios directos. 
Claramente, todos los cambios mencionados en el primer párrafo de esta columna son insuficientes ante la pandemia de los femicidios. 

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar