Como el camaleón: la política cambia según....

Carta de Lectores 26 de noviembre de 2021 Por Ing. Agr. Norberto Andreo (DNI 10.062.351)

El día 25 de septiembre de 2019 en la sede vecinal del Barrio Malvinas Argentinas la Federación de Vecinales convocó a funcionarios municipales a una reunión con el objetivo de responder a algunas inquietudes de los vecinalistas sobre la ordenanza vigente para la aplicación de fitosanitarios, los controles que se hacen para las aplicaciones y el resguardo del límite agronómico de 200 metros. Participé de la misma como integrante de dicha Federación.

Las explicaciones estuvieron a cargo de la ingeniera agrónoma Olga Badino de la Dirección de Medio Ambiente dependiente de la Secretaría de Gobierno y su exposición fue apoyada por comentarios del concejal Jorge Muriel, quien tiempo antes había participado de una demostración teórico-práctica en el INTA Rafaela, en la cual se mostró la efectividad del límite agronómico vigente cuando se aplican buenas prácticas de manejo. Para reforzar con contundencia esas conclusiones los vecinos de toda la ciudad han tenido la oportunidad de participar de una segunda demostración de aplicación segura de fitosanitarios, realizada en la ciudad de Rafaela el 14 de abril de este año, con idénticos resultados al primer encuentro: se obtuvieron pruebas contundentes que no dejaron dudas a los vecinos sobre la profesionalidad en la aplicación de fitosanitarios y las nulas consecuencias de su uso productivo, tanto en la salud como en el ambiente.

En el encuentro de 2019 la exposición fue muy didáctica, los vecinalistas presentes hicieron algunas preguntas aclaratorias, resultando la convocatoria muy productiva. Participaron además los concejales Marta Pascual y Lisandro Mársico, María Paz Caruso secretaria de Ambiente y Movilidad y la actual concejal Brenda Vimo en ese momento en el área de Salud.

Hago referencia a esta reunión porque me sorprendió el proyecto presentado por la concejal Vimo para extender el límite agronómico a 1000 metros. Con sorpresa observo que en poco más de un año funcionarios y autoridades municipales pasan de respaldar una ordenanza a presentar otra que multiplica por cinco la extensión del límite agronómico argumentando fundamentalmente proteger la salud de la población y el medio ambiente. En esa oportunidad no se hizo referencia alguna la existencia de problemas en esas áreas y cabe preguntarse entonces: ¿tanto empeoraron las cuestiones de salud y ambiente en tan poco tiempo?, ¿es necesario modificar la ordenanza que rige actualmente y extenderla a 1000 metros?

Analizando el proyecto presentado, como profesional del sector agropecuario, considero que el mismo si es aprobado provocará severos daños a la producción de un área importante cercana a la ciudad y afectará indirectamente a numerosos comercios y prestadores de servicios de la región. Por otra parte revisando la información disponible, se aprecia que no tiene soporte científico-técnico y lleva a pensar que obedece a cuestiones meramente políticas o doctrinarias, o que es una afrenta más contra el campo como las que habitualmente se producen a nivel nacional.

Finalmente me permito sugerir a los ciudadanos que tengan interés en informarse sobre este tema que consulten archivos del desayuno virtual que organizó la Sociedad Rural de Rafaela el 4 de agosto de 2020. En el mismo los especialistas participantes explicaron con rigor científico y respaldo bibliográfico las normas existentes para la correcta aplicación de fitosanitarios, evitando afectar la salud y el ambiente. También se resultó muy interesante en esa oportunidad la referencia que se hizo sobre distintas enfermedades y trastornos a veces atribuidos a los fitosanitarios, cuando en realidad son de diversos orígenes.

Te puede interesar