Cuando el corazón dice basta

Deportes 22 de noviembre de 2021 Por Néstor Clivati
Leer mas ...
FOTO WEB TODO EL APOYO. El seleccionado argentino con la bandera de aliento para el Kun Agüero.
FOTO WEB TODO EL APOYO. El seleccionado argentino con la bandera de aliento para el Kun Agüero.

(Especial para LA OPINION). - Todavía no terminó el año y, sin embargo, por los acontecimientos vividos al menos en nuestro fútbol, se siguen produciendo sin solución de continuidad.
Tocamos el cielo con las manos en Río, cosas de la vida, en ese mismo estadio Maracaná, 7 años atrás nos avasallaba la desdicha, cuando Alemania nos escamoteaba el mundial y extendía una paternidad de forma inaudita, pero un día la taba cayó del lado de la justicia, y Lionel Messi se dio el gusto de levantar el trofeo más longevo y la Copa América volvió al salón de los trofeos de la AFA después de casi 30 años.
Hace pocos días en San Juan, los planetas volvieron a alinearse y a pesar que el Seleccionado Mayor no pudo superar a Brasil, resultados de terceros lo terminaron de empujar hacia Qatar, faltando disputar en el caso de nuestro combinado, 5 partidos de estas Eliminatorias, un hecho que no se producía desde los tiempos de Marcelo Bielsa, cuando dos décadas atrás, alcanzó un récord de puntos y una consideración previa al torneo jugado en Corea y Japón, que lo ascendía al podio de los preferidos por el mundo del fútbol, toda una ironía que se encargaría de desmentir, con la peor actuación de un equipo argentino en certámenes de esa categoría.
Los números de Scaloni con 15 puntos por disputar (aquí se incluyen los pendientes con Brasil por la suspensión de juego en San Pablo), podrían equipararse o superarlos pronosticando una cosecha ideal; este dato refleja la buena racha de este año e invita a un reencuentro con un equipo atravesado en otros ciclos, por el desinterés y la indiferencia colectiva.
La igualdad contra el Scracht en el estadio del Bicentenario, le puso resaltador a otro fenómeno contemporáneo, acuñado también en este 2021; el actual entrenador albiceleste, “como quién no quiere la cosa”, estiró a 27, los partidos dirigidos sin derrotas y esta marca, recién se pondrá en juego a fines de enero próximo, cuando se abra la penúltima ventana de clasificación de nuestro continente, toda una verdadera hazaña.
Sin embargo, la sucesión de episodios singulares, no harán que este año culmine, con un pleno en la mesa del casino; el caso Agüero, amenaza con dejarnos a los futboleros, un sabor agridulce, si se confirma que su decisión de colgar los botines, es irreversible en los próximos días.

NOS DUELE A TODOS
Un poco de historia… La arritmia cardíaca que le fue detectada tras sufrir una molestia a la altura del tórax en el juego ante Alavés en el Camp Nou, el último 30 de octubre, sería algo más nociva de que se suponía. ¿A qué punto? Los estudios siguen arrojando resultados poco alentadores y salvo un milagro, el Kun no podría a volver a jugar profesionalmente, según se ha filtrado desde su entorno.
El rumor no es nuevo, ya que hace una semana, exactamente el viernes 12 de noviembre, se empezó a hablar de la posibilidad de que el delantero argentino de 33 años se retire del fútbol profesional.
Este extraordinario goleador, ha dejado una indeleble huella en el fútbol europeo, especialmente en la Premier League donde rompió todas las marcas de deportistas extranjeros y en el caso del Manchester City, notas inéditas e insuperables.
Su carrera que se apoyó en la cuna de Avellaneda, se desarrollaría casi en su totalidad entre Madrid y Manchester; apenas un puñado de partidos en Independiente y después, la visa para un sueño.
Este retacón delantero, al decir del inolvidable turco Wehbe, “patas cortas”, marcó 442 goles, una cosecha reservada para pocos, que, en el caso del Kun, tal vigencia se extendería además con la Selección Argentina, a la que sirvió hasta el 2019, año en el que su carrera ingreso en las turbulencias que provocan la sucesión de lesiones, por 13 años quedando a solo 3 capítulos de las 100 presentaciones con un aporte de 42 goles.
La bandera que portaron sus compañeros en San Juan, con la imagen de un futbolista cuya pertenencia por los colores de nuestro equipo nacional, no admite objeción alguna, demostraba a la vez, una onda preocupación, más diría, conllevaba un presagio confirmado por los rumores de las últimas horas.
La complejidad del cuadro detectado, obliga a ser cautos, pero la analogía con otros casos en el deporte de alta competencia, no permite un gran optimismo sobre su futuro como jugador de élite.
Las sensaciones colisionan sin dudas; la confirmación que nuestro seleccionado estará disputando el próximo mundial, encuentra en este desenlace que se presiente, un revés al menos emocional para todo el grupo de trabajo en el campamento de Ezeiza. Es cierto que el Kun Agüero dejó sus últimas huellas hace un tiempo prolongado y que esa falta de recuperación, sumada a la partida de Inglaterra para buscar nuevos objetivos en Barcelona, lo alejó de las últimas convocatorias para estos compromisos, pero no debe desdeñarse que los jugadores insignias, en instancias límites, suelen ser útiles, no solo en el campo de juego y en este sentido, su salida prematura de la actividad, si se confirman las noticias, dejaría instalada una suerte de pesadumbre, en sus históricos aliados que todavía, resisten el paso del tiempo, ante cada llamado a ponerse la celeste y blanca.
Emociones y vivencias de un año poderoso e irrepetible, abarcado por el desahogo y la incertidumbre, dos sentimientos que parecen sentirse a gusto en estos tiempos de Pandemia y desafíos, a cual mejores.

Te puede interesar