De Rafaela al Gran Premio Recoleta-Tigre

Deportes 19 de noviembre de 2021 Por Redacción
El pasado 7 de noviembre, Héctor Platini presentó su Stoddard Dayton recientemente restaurado en la 24º edición del evento organizado por el Club de Automóviles Clásicos de Argentina.
Stoddard

POR INÉS PLATINI

Desde la Perla del Oeste, con 540 km de por medio, más de 10 horas de viaje y muchos nervios y emoción a flor de piel, el pasado viernes 6 de noviembre a las 21:00 arribamos a Recoleta, en la Ciudad de Buenos Aires, listos para presentar el Stoddard Dayton en la 24º edición del Gran Premio Recoleta-Tigre.
Más de dos años de trabajo en un galpón ubicado en calle Paraguay fueron necesarios para restaurar este auto veterano, que pertenecía al gran coleccionista uruguayo Carlos "Bocha" Nan, y que ahora pasó a ser de mi papá, Héctor "Pianta" Platini, quien junto a mi hermano Emilio logró terminar este Stoddard Dayton, modelo "Special" Touring Car para siete pasajeros, del año 1912; que fue presentado por primera vez en dicho evento.
Luego de dedicar algunos minutos para preparar el auto, a las 10:30 del sábado 7 de noviembre el Stoddard fue llevado a Av. Quintana esquina Ayacucho, frente al emblemático café porteño "La Biela", donde fue exhibido junto a otros autos bronces hasta las 17:00.
La jornada fue musicalizada por la banda militar "Tambor de Tacuarí" del Regimiento de Infantería 1 Patricios y una banda Swing en "La Biela".
Tras varios intentos para encender el auto, finalmente arrancó y nos subimos los siete, ubicados no solo en los asientos, sino también en los transportines, para sumarnos al desfile de automóviles por EL "Circuito Avenida Alvear" y acompañar el paseo inaugural del Stoddard después de su reciente proceso de restauración.
A la tardecita concluyó el primer día del evento y todos los autos fueron guardados en un estacionamiento ubicado a pocos metros de "La Biela", sobre Quintana y Alvear.
Al día siguiente, a partir de las 08:00, los autos veteranos volvieron a exponerse sobre la Av. Quintana. Imperia, Ford, Stutz, Panhard & Levassor, Fiat, Mercedes, fueron algunas de las marcas que se sumaron al Stoddard, con modelos del siglo XX.
Eventualmente, a las 09:30 se llevó a cabo la largada del Gran Premio Recoleta-Tigre, donde los autos salieron de a uno siguiendo al primer vehículo Anasagasti, perteneciente a la Fuerza Aérea Argentina (FAA) y ahora propiedad del Club de Automóviles Clásicos, fabricado en 1912. El automóvil fue donado por su fabricante, el ingeniero Horacio Anasagasti, a la Escuela de Aviación Militar. En sus comienzos el vehículo era utilizado para el traslado de las tripulaciones de vuelo y mecánicos hasta los aviones.
Nuevamente el Stoddard no quería arrancar, pero tras varios intentos y consejos que nos daban los asistentes del evento, pudimos ponerlo en marcha y fue así como emprendimos junto a mis papás, mis hermanos, mi cuñado y mi sobrina, un viaje de casi dos horas para llegar finalmente al Museo de Arte de Tigre. En el camino debimos detenernos dos veces, una vez en Núñez y otra en San Isidro, para hacer el control de sellos, donde a su vez nos regalaron flores y galletitas.
Dos horas después y con el termo del mate casi a terminar arribamos al Museo de Arte de Tigre, sede de la tradicional prueba organizada por el Club de Automóviles Clásicos de Argentina, donde cada asistente recibió un trofeo en la línea de llegada. Además, el Stoddard recibió un reconocimiento por ser el auto llegado de más lejos.
Por último, luego de participar de un cocktail que ofreció la organización del evento, cargamos nuevamente el auto en el tráiler y emprendimos el regreso a Rafaela, para guardar nuevamente el Stoddard en el galpón de calle Paraguay, dando por finalizado un fin de semana repleto de emociones.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar