Economía y elecciones

Editorial 14 de noviembre de 2021 Por Redacción
Leer mas ...
Incertidumbre, interrogantes sin respuestas, expectativas pesimistas, un gobierno a la deriva, un país golpeado por la pobreza y la pérdida del poder adquisitivo, un proceso electoral que no despierta entusiasmos sino una apatía en general porque elección tras elección no se avanza sino que se retrocede porque nadie puede solucionar los problemas de siempre. Esa es una pintura de la Argentina de estos días donde las turbulencias son moneda corriente y el buen clima una rareza. Políticos que gritan de un lado y otro de la grieta sin escucharse, sin querer escucharse porque la culpa siempre la tiene el otro. 
En la Rafaela progresista aumentan las personas que cartonean en bicicleta o caminando, incluso dejando fotos dolorosas de gente buscando qué comer entre los residuos, inadmisible en los tiempos que corren. Pero es así, la receta para salir del estado de crisis permanente que caracteriza a nuestro país es un sincero y real entendimiento por parte de los líderes políticos, ser humildes para dar el primer paso y así achicar la grieta. Todos juntos es mejor que separados para superar una prueba difícilísima que tiene la Argentina para salir del laberinto de la pobreza y del hambre para avanzar hacia un estadio de prosperidad. 
Un informe de esta semana de la consultora Abeceb advierte que la economía argentina llega a las elecciones legislativas con la presión cambiaria al tope y una inflación que no cede a pesar de los congelamientos. Entre las claves que enumeró esa entidad figuran la incertidumbre política al máximo y muchas incógnitas. 
Según Abeceb, en ese contexto surgen especulaciones acerca de cómo reaccionará el oficialismo después del domingo: ¿Con qué grado de debilidad quedará el Presidente? ¿Cuál será la actitud de CFK ¿cooperará, confrontará o dará un paso al costado? ¿Cómo se comportarán los diputados y senadores oficialistas en el Congreso? ¿Qué postura adoptará el peronismo tradicional? ¿Se activará un recambio de gabinete y con qué sesgo?. Son las preguntas que dejan a la economía sin un ancla fundamental para las expectativas: el ancla política de anticipar el rumbo futuro, indicó.
La presión cambiaria al tope y agentes (inversores) cubriéndose ante crecientes expectativas de devaluación representa otra de las claves. Este contexto de incertidumbre política extrema a pocos días de las legislativas, y en una economía que arrastra desbalances macroeconómicos de magnitud se refleja en el mercado cambiario/financiero.
El dólar blue en torno a los $200, una brecha cambiaria altísima e insostenible arriba de 100%, inversores moviéndose a fondos dólar link para cubrirse ante un eventual salto devaluatorio, empresas cancelando aceleradamente sus préstamos en moneda dura. Para la consultora, el BCRA llega a las elecciones con reservas netas líquidas convergiendo a cero. Señala que estos números no sorprenden, porque a la ausencia de ancla política para las expectativas se le suma la falta de ancla fiscal, monetaria y cambiaria. 
Además, el "plan electoral plan plata en los bolsillos" y la estacionalidad fiscal propia de esta época del año alimentan la presión cambiaria: ya se emitieron $500 mil millones para fondear al fisco desde las PASO, la inflación efectiva y esperada supera el 50% anual y acumulamos una apreciación real del peso de 15% en lo que va del año". .
La inflación del mes a mes, que incide en el ánimo de los votantes, exhibe peores guarismos a los que aspiraba el gobierno, a pesar de los congelamientos y controles.
El lado positivo es una mejora en la situación sanitaria, con 77,5% de la población ya vacunada con una dosis y 59% con dos dosis, y un mayor movimiento económico de la mano de la mayor movilidad y la recuperación del sector servicios, pero da la sensación de que ello tendrá sabor a poco al momento de inclinar la balanza en las urnas.


Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar