La COP26 adopta el Pacto de Glasgow para acelerar la lucha contra el cambio climático

Internacionales 14 de noviembre de 2021 Por Redacción
Unos 200 países acordaron acelerar la lucha contra el cambio climático y perfilar las bases de su futura financiación, pero sin garantizar el objetivo de limitar el calentamiento global a +1,5 ºC.
20-Pacto de Glasgow

De una forma agónica por el tiempo, los negociadores de casi 200 países llegaron a un nuevo pacto climático. En esta ocasión, se focalizan sobre las demandas a los países ricos para solventar la transición de las naciones en vías de desarrollo. Sobre los hidrocarburos, continúa con su lenguaje flexible para eliminar el carbón y los subsidios en búsqueda de un paso equilibrado.
Es un nuevo pacto clave para la limitación de calentamiento global, pero para muchos sigue siendo claramente insuficiente. Las naciones representadas en la COP26 aceptaron a última hora un nuevo acuerdo climático global que involucra a casi 200 países del mundo.
Las negociaciones sobre el tema se habían prolongado hasta este sábado debido a la incapacidad previa que hubo para llegar a un acuerdo considerado como "realista" por parte de los países más contaminantes.
India fue el principal país que introdujo cambios de última hora en los que no se contemplaba la "eliminación" progresiva del carbón y tan solo se tenía en cuenta la "reducción" progresiva de este combustible fósil. Esta situación suscitó las quejas de varios países, especialmente los microestados insulares que tienen más en riesgo su existencia en los próximos años por la subida del nivel del mar.
Las naciones asistentes tuvieron que aceptar estos cambios de última hora para al menos tener un pacto sobre la mesa que se comprometiera a mantener los niveles de calentamiento en 1,5 grados centígrados para el año 2100.

REACCIONES NEGATIVAS DE
ORGANIZACIONES ECOLOGISTAS
Las organizaciones ecologistas consideran "demasiado pobre" y falto de "compromisos firmes y concretos" para el abandono de combustibles fósiles. En este documento, se insta a los países más poderosos a cumplir sus compromisos sobre la financiación a los territorios menos desarrollados para alcanzar la adaptación climática. En detalle, exige “al menos doblar” los convenios económicos antes de 2025, con respecto a los niveles de 2019.
Esta ha sido una de las principales aristas que se han tratado a lo largo de las sesiones y reuniones de la conferencia y que ha demorado el acuerdo definitivo para dar por finalizada la cumbre.
Otro de los asuntos problemáticos es la eliminación de los hidrocarburos, algo que aparecía en los textos del miércoles, pero que luego fueron suavizados considerablemente el pasado viernes y que beneficia a países petroleros y contaminantes como Arabia Saudita.
El pacto mantiene la intención de acelerar la eliminación del carbón y de los subsidios ineficientes a los combustibles fósiles e indica que, con los objetivos trazados hasta aquí para la reducción de emisiones, la temperatura subirá 13,7% en 2030, respecto a 2010.
Junto con el reconocimiento explícito de la necesidad de apurar el fin de las subvenciones a los hidrocarburos, ahora también se admite que es menester apoyar una transición justa en este rubro, algo que no cayó bien en los ambientalistas.
Alok Sharma, presidente de la COP26, en el nuevo escrito les pide a las partes que “revisen y refuercen” los objetivos que trazaron para aminorar la cantidad de emisiones en los próximos diez años para alinearlos detrás de la consigna de temperaturas estipuladas en el Acuerdo de París, comprendiendo cada circunstancia particular de las naciones.
Por otro lado, un punto de conflicto extra es el referido a “daños y pérdidas”, que está relacionado con la compensación a los países desfavorecidos por catástrofes climáticas que ellos no han contribuido a provocar. En ese aspecto, el borrador apunta a un “mecanismo de diálogo” para abordar cómo serán las ayudas económicas.
l secretario general de la Naciones Unidas, António Guterres, celebró los "pasos hacia adelante" adoptados por la COP26, pero consideró que "no son suficientes" y el mundo sigue a las puertas de una "catástrofe climática". "El resultado de la COP26 es un compromiso que refleja los intereses, las contradicciones y el estado de la voluntad política en el mundo actual", lamentó el diplomático portugués en Twitter y sentenció: "Es hora de pasar al modo de emergencia. La batalla climática es la lucha de nuestras vidas y esa lucha debe ganarse".
En tanto, la joven activista sueca Greta Thunberg criticó en la misma red social una cita que fue puro "bla-bla-bla" y afirmó que "el verdadero trabajo" continúa fuera del recinto: "Y nunca, nunca nos rendiremos", tuiteó.
"El Pacto de Glasgow es tímido, es débil y el objetivo de 1,5ºC apenas sigue vivo, pero se manda una señal de que la era del carbón está acabando. Y eso es importante", opinó la directora ejecutiva de Greenpeace, Jennifer Morgan. (France 24)

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar