Especie bajo amenaza

Editorial 22 de octubre de 2021 Por Redacción
Leer mas ...

Si bien la agenda verde o medioambiental gana espacios en nuestra cotidianeidad, aún no reaccionamos a la velocidad que se necesita para dar respuestas al cambio climático que avanza a todo vapor amenazando nuestra supervivencia y la de nuestros hijos más temprano que tarde. En términos de marketing empresario, el discurso de la sustentabilidad se ha ido instalando en las prácticas de los sectores productivos. Pero quienes hoy están en los puestos de toma de decisiones de los gobiernos han puesto en una preocupante pausa las políticas ambientales mientras lidian con la pandemia de Covid. Y el cambio climático no hizo lo mismo, no pone pausa ni negocia condiciones sino que irremediablemente afecta al planeta. 
Entonces nos escandalizamos con una tormenta que arrasa todo lo plantado y la vida de personas o animales de un territorio, con una sequía insoportable o con lluvias excesivas que inundan y matan, o con un volcán que sorprende con una erupción que derrama lava en toda una isla española. 
La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático COP26, organizada por el Reino Unido en colaboración con Italia, tendrá lugar del 31 de octubre al 12 de noviembre de 2021 en el Scottish Event Campus (SEC) de Glasgow para compartir los últimos estudios sobre el estado del planeta e intentar acordar acciones para remediar el deterioro evidente, cuyo principal desafío es el calentamiento global. 
En este marco, al analizar cinco décadas de datos de foto-identificación de ballenas francas australes de Península Valdés, investigadores del Instituto de Conservación de Ballenas (ICB), Ocean Alliance y un equipo internacional de colaboradores describieron por primera vez el efecto del cambio climático sobre la supervivencia de las hembras de la especie en etapa reproductiva al disminuir el krill antártico, su principal alimento.
Según la reciente publicación en la página oficial del ICB, la mortalidad aumenta luego de eventos de El Niño, pudiendo retrasar o incluso impedir la recuperación de las poblaciones. Ocurre que luego de amamantar a su cría durante algunos meses, las ballenas pierden al menos un 25% de su volumen corporal y necesitan recuperarlo con grandes masas de krill antártico, lo cual la hace altamente vulnerable si su alimento principal disminuye. Luego de intensos eventos de El Niño, un alto porcentaje de hembras identificadas no volvieron a ser vistas en sus áreas de cría lo cual podría ocurrir porque las hembras reproductivas, luego de un año de gestación seguido de otro año de lactancia, serían las más vulnerables frente a la menor disponibilidad de krill, se indica en el trabajo académico.
El estudio fue liderado por la bióloga Macarena Agrelo, investigadora del ICB, y contó con la colaboración de investigadores de Argentina, Brasil, Reino Unido y Estados Unidos. Para la conclusión se analizaron cinco décadas de datos de foto-identificación de ballenas francas australes de Península Valdés, sobre el extremo noreste del Chubut. En el mismo informe se consigna que las ballenas juegan un rol fundamental en el ecosistema marino porque, al migrar desde las áreas de alimentación, ricas en nutrientes, a las áreas de reproducción como Península Valdés, actúan como fertilizadoras de los océanos a través de los nutrientes que aportan con sus heces, promoviendo la biodiversidad. 
Paradójicamente, con su gran biomasa y vida longeva, las ballenas sustentan a la población de krill de la que ellas mismas se alimentan, manteniendo sanas y productivas las redes tróficas del océano, explica también el informe.
El ICB pide que se tenga en cuenta el efecto que el cambio climático tiene sobre las poblaciones de ballenas, sobre todo frente a un escenario futuro de calentamiento global más intenso. Los especialistas comparan la importancia de las ballenas en los océanos con la que tienen los bosques para la superficie continental, de allí que protegerlas es esencial para mitigar los efectos del cambio climático.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar