Inseguridad sin tregua: “estoy destruido anímicamente”

SUPLEMENTO RURAL 21 de octubre de 2021 Por Redacción
Un productor tambero de Vila volvió a ser víctima de abigeato. En los últimos tiempos ya perdió 15 animales a manos de la delincuencia. Mucha preocupación en la zona rural más caliente del departamento Castellanos.
AGOBIADO. Don Carmelo fue tapa de este Suplemento Rural en junio pasado por un hecho similar.
AGOBIADO. Don Carmelo fue tapa de este Suplemento Rural en junio pasado por un hecho similar.

Carmelo Gramaglia, de 72 años, tiene el cuero curtido de toda una vida en el tambo y está acostumbrado a los obstáculos y desafíos de esta actividad por la cual apostó su vida. Sin embargo, a lo que no puede habituarse es a la impunidad de los delitos que viene sufriendo desde hace más de dos años en su campo de Vila. La semana pasada volvió a ser noticia, lamentablemente por la faena de una vaquillona preñada Holando Argentino, que le significó otro daño enorme para su pequeña unidad productiva de 1.000 litros diarios.
“Como todos los días, salí a recorrer el campo y noté que me faltaba una vaquillona; no tengo muchas por eso las conozco a todas y ahí encuentro los restos totalmente descarnados de la vaquillona que encima estaba preñada. Sinceramente no sé cómo solucionar este problema que no me da tregua: estoy destruido anímicamente”, narró en el programa “ADN Rural” el sábado pasado, el septuagenario productor.
Cabe recordar que Don Carmelo fue tapa de este Suplemento Rural en junio pasado por un hecho similar, cuando perdió otras dos vaquillonas a manos de delincuentes que ingresaron a su campo a realizar la infame tarea.
“Estoy cansado de hacer la denuncia y no tener respuestas de nada; hablo con Los Pumas y me dicen que van a investigar pero en la zona somos muchos los que estamos en esta misma situación desde hace años”, explicó Gramaglia.
Particularmente, el distrito rural de Vila parece zona de nadie desde hace un tiempo a esta parte, ya que no es el único productor que denuncia robos, faenas clandestinas y presencias extrañas en la madrugada que merodean los caminos rurales. Un área que corresponde a la vigilancia de la Guardia Rural de Sunchales, que por estar en límite jurisdiccional, suele ser una zona olvidada para los patrullajes, según denuncian los damnificados.

LAS RURALES Y ENTIDADES, PREOCUPADAS
Esta semana también trascendió un comunicado de la Rural de San Justo, donde los casos de inseguridad también están proliferando sin control. “El crecimiento de la denominada ‘inseguridad rural’ es un correlato de lo que sucede en los ámbitos urbanos, ante el deterioro creciente de la actividad económica y la pérdida de los valores sociales que otorgan cohesión a la ciudadanía de una sociedad organizada –comunicó esta Rural-. Son cada vez más frecuentes distintas situaciones que afectan la vida de los pobladores y de los propietarios de empresas rurales, con ataques a las personas y a los bienes, con consecuencias en aspectos humanos y económicos”.
Desde San Justo, proponen que “para enfrentar el problema es necesario e imprescindible asumir desafíos conjuntos, desarrollar procedimientos y aplicar sistemáticamente todas las herramientas disponibles”. Algo que también pidió la Rural de Las Colonias (Esperanza) luego de que en agosto y septiembre se registraran hechos de inseguridad en tambos que incluyeron una inusitada violencia contra sus trabajadores.
“Es necesario destacar la importancia de que los productores denuncien rápidamente cualquier ilícito para iniciar rápidamente las tareas de las fuerzas de seguridad y los procesos judiciales relacionados, pero es imprescindible que las instituciones y personas con injerencia y responsabilidades asuman un compromiso continuo para alcanzar el éxito”, instó la rural.

CONTRA LA VIOLENCIA
Desde la entidad madre de las rurales del interior, la Confederación CRA, emitió este lunes un duro comunicado respecto de la inseguridad rural pero lo relacionó también con el clima de enfrentamiento y grieta que baja desde el ámbito político, ya que estos hechos recrudecen en momentos políticos álgidos, como el actual. “La inseguridad rural no da para más”, afirma la entidad que integra la Mesa de Enlace y preside el tambero entrerriano Jorge Chemes. “Los argentinos hemos vivido épocas de violencia política e intolerancia, y cada uno de nosotros guarda esos recuerdos como un emblema de los peores momentos de la República; hoy nos enteramos que en Santiago del Estero al presidente de la FAAS (Federación de Asociaciones Agropecuarias Santiagueñas) le entraron a robar a su casa y lo maniataron más de una hora. José Ferreiro viene reclamando con vehemencia por varios motivos dentro de su provincia, en defensa de los productores de su región. Desde CRA sostenemos posiciones públicas y lo hacemos desde lo más profundo de nuestras convicciones y con las razones que lo avalan, por ello nuestra solidaridad con nuestro presidente de la FAAS, José Ferreiro. Queremos vivir en democracia y expresarnos con libertad, sin aprietes, sin violencia y con justicia, hoy la víctima es José Ferreiro, si el gobierno no actúa, mañana seremos todos”, rezaba el comunicado de Confederaciones Rurales Argentinas, que “está reclamando por la inseguridad y la gente que vive en el campo”.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar