El renacer del turismo

Editorial 14 de octubre de 2021 Por Redacción
Leer mas ...
Mientras los escépticos no ocultan su preocupación por el impacto del masivo movimiento turístico registrado el pasado fin de semana largo en la situación sanitaria marcada por la pandemia de coronavirus, el sector de la hotelería, gastronomía, agencias y una inmensa red de prestadores que dependen del turismo por fin celebraron la vuelta a una normalidad laboral después de 20 meses de incertidumbre. En ese lapso, cientos de empresas tradicionales ligadas a la actividad, incluso con décadas en el mercado, desaparecieron sin más ante la insuficiente ayuda estatal y la imposibilidad de trabajar por las restricciones adoptadas en cascada por los gobiernos de todos los niveles, de Argentina y de todo el mundo. 
Pero al parecer no todo está perdido. Definido como el mejor fin de semana turístico de octubre de la última década, el feriado extra largo por el Día de la Diversidad Cultural en el que más de 4,2 millones de personas se movilizaron a distintos destinos, concluyó con un balance que invita a ser optimista para el verano que viene, que podría ser histórico -también favorecido por las limitaciones para viajar al exterior-. Se trató del primer fin de semana largo luego de la flexibilización de las medidas sanitarias por la pandemia del coronavirus, por lo que una importante porción de la población desató las postergadas ansias de recreación durante algo más de un año y medio de pandemia.
A pesar de la irregularidad del clima, ya que en muchos puntos del país se registraron bajas temperaturas para la época del año matizadas con algunas lluvias y lloviznas intermitentes, las instalaciones hoteleras y locales gastronómicos estuvieron a pleno.
El avanzado proceso de vacunación contra el Covid que exhibe la Argentina, la baja de contagios y ocupación de camas críticas en los hospitales y la eliminación de las restricciones en el sector, ya que solamente queda la apertura de las fronteras el arribo de turistas desde el exterior que se va a dar a partir del 1 de noviembre, impulsaron esta explosiva ola del turismo interno.
Según un informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), durante este fin de semana extra largo que abarcó del 8 al 11 de octubre se movilizaron 4.273.500 turistas en todo el país, los que gastaron 17.718,5 millones de pesos, un 55,7% más que en la misma fecha de 2019. El gasto diario fue de 2.700 pesos per cápita y la estadía media fue de 3,3 días, con un gasto total de 14.701,5 millones de pesos.
El programa PreViaje, del Ministerio de Turismo y Deportes, superó el millón de beneficiarios y beneficiarias en su segunda edición. Varias provincias registraron ocupación hotelera plena como Neuquén, Mendoza, Entre Ríos, Salta, San Luis, Chubut, Catamarca, Corrientes y Misiones. También el movimiento se sintió en los principales destinos como San Carlos de Bariloche (100 por ciento de ocupación), Puerto Iguazú (90), Mar del Plata (80), Villa Gesell (93), Ushuaia (80) y Calafate (95), según informó la cartera a cargo de Matías Lammens.
Rosario fue la ciudad santafesina más visitada durante el fin de semana extra largo, con ocupación plena, al punto que hubo que derivar turistas a localidades vecinas. Así lo confirmó el Ente Turístico de Rosario (ETUR), que además informó que fueron más de 400 mil turistas quienes viajaron a Santa Fe el último fin de semana. Se indicó además, que los visitantes llegaron principalmente desde Córdoba, de la Provincia de Buenos Aires, CABA, Salta, Mendoza, Corrientes y Santiago del Estero, pero también hubo una fuerte demanda del turismo interno.
El turismo es uno de los grandes generadores de trabajo en la Argentina, es motor de desarrollo de las grandes economías regionales. Quizás la pandemia se relajó y permita que los argentinos puedan recomponer su salud emocional y también sus bolsillos. 




Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar