Es hora de crecer

Deportes 07 de octubre de 2021 Por Néstor Clivati
Leer mas ...
FOTO NA ÚLTIMA PRÁCTICA. Messi y De Paul de frente, junto a dos compañeros, en el predio de Ezeiza.
FOTO NA ÚLTIMA PRÁCTICA. Messi y De Paul de frente, junto a dos compañeros, en el predio de Ezeiza.

(Especial para LA OPINIÓN). - Esta noche los albicelestes se van a presentar en el Defensores del Chaco, redil de los sueños guaraníes, que vienen siendo postergados hace varios años, más precisamente desde que Paraguay fuera eliminado por España, a la sazón campeón del mundial de Sudáfrica, jugado hace más de una década y que tuvo como mentor al Tata Martino; todo lo que vino después, no se correspondió con aquel legado y hoy curiosamente en manos de un discípulo como Eduardo Berizzo, puja por acercarse a los puestos de clasificación en estas eliminatorias rumbo a Qatar.
Este preámbulo es para enmarcar el contexto y el grado de dificultad con el que se puede encontrar el último Campeón de América en su porfía por recibir lo antes posible, el pasaporte a ese mundo árabe que espera por la mayor cita de este deporte, entre fastuosos estadios e impostadas euforias.
Esta referencia nos introduce antes qué en lo futbolístico, a lo matemático, ya que se estima que con 27 puntos el objetivo estaría alcanzado y, por lo tanto, si tomamos en cuenta que en esta ventana de octubre, estarán en juego 9 puntos, no se trataría justamente de una hazaña, si al cabo de esta secuencia que también incluirá a Uruguay y Perú, estos últimos partidos en el estadio Monumental, el equipo que comanda Lionel Scaloni, cumple con esa meta de manera prematura.
No obstante, estas estimaciones basadas en las competencias anteriores, hay otra premisa más estimulante para este ciclo que tiene relación con la consolidación del juego y de lo que podemos llamar identidad del mismo, un aspecto en el que todavía, se debe invertir mucho ingenio e intuición.
Scaloni viene llevando este proceso con austeridad pública pero con reglas muy claras en lo privado; es ahí donde estriba su virtud y no se puede negar que la nueva generación de futbolistas escogidos, en una lista generosa, se han encolumnado con una convicción que sus antecesores, no lograron imponer acaso por que tal rigor, no esta dentro de sus formas y temperamento, trocando lo que en otros tiempos podría surgir como un defecto en tanto jefe de equipo, por una de sus propiedades más distinguidas, el bajo perfil.
Escuchar los fundamentos que entrega con cada pregunta que recibe en las conferencias de prensa, cierra el apetito; sin embargo, al momento de entrenar y preparar las estrategias de juego y la comunicación con el plantel, se dejan ver sus virtudes con pruebas a la vista.
Es interesante bucear en esas peculiaridades de un entrenador todavía bisoño, pero que, en pocas semanas, estará superando a Alejandro Sabella en partidos dirigidos con la Selección Mayor, por citar la última gran gestión en calle Viamonte.
No por demasiado estrujada, deja de tener vigencia la estadística de este técnico nacido en Pujato; solo lleva dirigidos 36 partidos, pero con la asombrosa acotación que todos han sido como seleccionador nacional y sin antecedentes en otros niveles, quedando como frutilla del postre, que en este ciclo, Argentina solo cayó en 4 oportunidades.
Esta relación tan fructífera con las competencias, le han dado algo de crédito para delinear en los próximos tiempos, el modelo al que aspira, pensando por ejemplo en el próximo mundial, habida cuenta que la consagración en Río de Janeiro, le dio de baja a esa obsesión que nuestro fútbol tuvo a lo largo de casi 3 década, por no conseguir título alguno a nivel de las competencias internacionales.

LOS MISMOS QUE GANARON LA FINAL EN BRASIL
En la rueda de prensa ofrecida por Scaloni ayer en el predio de Ezeiza antes de la partida hacia Asunción, sin confirmar la formación inicial, deslizó que la misma se correspondería con la que decidió para el partido disputado en el estadio Maracaná hace 3 meses.
Un diseño con el que no pudo contar en el frustrado partido ante el Scracht en el estadio Corinthians Arena, debido a la traba que puso la Premier League para los casos de Dibu Martínez, el Cuti Romero y Giovanni Lo Celso que debieron regresar después del encuentro disputado ante Bolivia.
Será para los aficionados una gran oportunidad de ver por primera vez con la casaca nacional, al histriónico arquero del Aston Villa, que a pesar de no tener demasiada historia en el arco argentino, su aporte fue determinante y se ha ganado por capacidad y carisma una preferencia entre los hinchas; un caso parecido es el del zaguero del Tottenham, al que tampoco le sobran partidos como antecedentes en la selección, pero su solvencia ha desplazado a Germán Pezzela y también será titular esta noche en Asunción.
El caso de Giovanni Lo Celso ya tiene otro recorrido e identificación con esta administración, Scaloni lo ha convocado de manera frecuente y en el esquema de un equipo ideal, el ex volante de Central es número puesto.
El equipo paraguayo llega a esta presentación con muchas necesidades de recuperar terreno, solo ha ganado en dos ocasiones y con 9 puntos, mira rezagado los puestos de clasificación. En la convocatoria para este módulo de octubre, sorprenden las ausencias de David Martínez y de los hermanos Romero, con lo cual no habrá en el plantel de Berizzo, jugadores que se desempeñen en el futbol argentino, un hecho mas que curioso debido a la histórica afinidad entre ambas ligas.
Juega Messi y de nuevo volverá a detenerse la aguja del tiempo, que no parezca poco...

Te puede interesar