Por golpes y amenazas

Policiales 07 de octubre de 2021 Por Redacción
Leer mas ...
BUENOS AIRES, 7 (NA). - Un hombre fue condenado a la pena de un año y ocho meses de prisión de cumplimiento efectivo por golpear y amenazar a su expareja en varias oportunidades.
Mediante el juicio abreviado, el hombre, de 31 años, fue condenado a un año y ocho meses de prisión efectiva y tres años de ejecución en suspenso con reglas de conducta y tratamiento psicológico por distintos hechos de violencia de género.
La Fiscalía lo había imputado por los delitos de lesiones leves agravadas por la relación preexistente y por el género y por amenazas en concurso real y solicitó la acumulación de otro requerimiento que realizó oportunamente por seis hechos de desobediencia judicial, tres hechos de amenazas y amenazas con arma.
Según se informó, la víctima había denunciado en enero de 2017 al hombre, con quien por ese entonces convivía y con quien tuvo dos hijos de cinco y un año, por amenazas y violencia de género.

DELANTE DE
LOS HIJOS

En esa oportunidad, el hombre insultó y golpeó en el rostro y pierna a la mujer, delante de sus hijos.
Al evaluarla, el Departamento de Medicina y Química Legal de la Policía de Salta informó que la víctima presentaba "inflamación en pómulo y mejilla derecha, hematoma y dolor en región lateral externa de tobillo derecho".
Otro de los hechos ocurrió en octubre de 2018, cuando aún se encontraba vigente una medida cautelar de prohibición de acercamiento por violencia de género, el hombre, estando en el domicilio de la víctima, intentó tener relaciones sexuales con ella y ante la negativa, comenzó a insultarla y agredirla.
La mujer se escapó a la casa de su madre, desde donde solicitaron ayuda a la Policía para poder retirar sus pertenencias de la vivienda, y allí, el acusado volvió a amenazarla y, con un cuchillo sobre la mesa, la amedrentó.

"BASTARDOS"
En las distintas declaraciones, la mujer señaló que su expareja es un hombre celoso y la acusaba de tener relaciones con otros hombres y que dudaba de ser el verdadero padre de sus hijos, por lo que los llamaba "bastardos".
Durante el juicio abreviado, el hombre manifestó que judicializó (alimentos, régimen de comunicación) todo lo referido a los hijos" para así evitar tener contacto con su expareja.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar