Sobre el mercado laboral

Editorial 05 de octubre de 2021 Por Redacción
Leer mas ...
A finales del 2020, el año en el que se inició la pandemia de coronavirus, la desocupación en la Argentina se ubicaba en el 11 por ciento de la población económicamente activa, que comprende tanto a las personas ocupadas, subocupadas y desempleadas que realizan una búsqueda activa de un trabajo. Hay que aclarar que las estadísticas del mercado laboral del año pasado están atravesadas por las restricciones adoptadas por los distintos gobiernos, que afectaron principalmente la circulación y la paralización de actividades como el turismo y el entretenimiento, para desacelerar el ritmo los contagios. Así, está claro que el desempleo se incrementó a lo largo del 2020 porque miles de personas perdieron su trabajo por reducción de personal de las empresas o directamente el cierre de las mismas. Al mismo tiempo se registró una caída de la subocupación demandante en gran medida porque no se podía salir de casa o porque no había oferta. 
Seis meses después, el índice de desocupación bajó al 9,6% en el segundo trimestre del año. El Indec calculó que la cantidad de desocupados fue de alrededor de 1.273.000 personas en el segundo trimestre, frente a una población económicamente activa de 13.254.000 en condiciones de trabajar en los principales centros urbanos. Cabe recordar que la tasa de desempleo más alta del año pasado corresponde al segundo trimestre, que incorpora los datos de abril del 2020 cuando todo se paralizó, excepto algunos sectores industriales, los supermercados, las farmacias y las ferreterías. 
En informe del Indec resalta que del total de trabajadores ocupados en el segundo trimestre de este año, el 72,6% son asalariados, de los cuales 31,5% no tienen descuento jubilatorio, por lo que desarrollan sus tareas en de manera informal. En tanto, el 23,2% son trabajadores que laboran por cuenta propia; el 3,7% son patrones o dueños de los emprendimientos y el 0,5% corresponden a trabajadores familiares sin remuneración. Además, precisó que en el período el 17,9% de los ocupados realizó sus tareas desde sus viviendas, de manera remota, en medio de la segunda ola de coronavirus.
A pesar de la profunda crisis económica que soporta la Argentina, al menos la baja de la desocupación -que sigue siendo alta- es un pequeño alivio en el país de los planes sociales. La recuperación de la actividad industrial en lo que va de 2021 es una de las más importantes que se verifican a nivel global, en un ranking en el que se encuentra por detrás de China, de acuerdo a un comparativo elaborado por el Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI) que incluye también a Brasil, España, Francia, Italia, India, México, Alemania, Japón, Chile y Estados Unidos. 
En julio de 2021 la producción fabril fue 5,6% mayor a la del mismo mes de 2019 y de 3,8% respecto al igual período de 2018, según estadísticas del Indec. En contraste, el CEP XXI -centro de estudios que funciona en la órbita del Ministerio de Desarrollo Productivo- precisó que en Brasil la producción manufacturera cayó 1,5% entre julio de 2019 e igual mes de 2021, en España, -5,4%; en Francia, -10,4%; en Italia, -4,5%; en India, -2,1%; en México, -3,0%; en Alemania, -9,0%; y en Japón, -6,2%. 
En Rafaela, de acuerdo al Relevamiento Socioeconómico presentado hace un mes, la desocupación alcanza el 8,2% y la desocupación demandante llega al 9,5%, lo que significa que alrededor de nueve mil personas tiene problemas laborales. Se destaca el leve avance en la materia pero aún queda mucho por hacer para bajar la desocupación y mejorar el poder adquisitivo del salario como aspectos clave para reducir la pobreza y la indigencia. 









Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar