Merkel, sin herederos

Editorial 01 de octubre de 2021 Por Redacción
Leer mas ...
El siglo 21 está acostumbrado a la emblemática figura de Angela Merkel, que marcó un liderazgo indiscutible de Alemania y de Europa en los últimos 16 años y el deseo de muchas naciones de algún día contar con dirigentes de esta calidad. En la Argentina carente de estadistas y políticos que antepongan el bien común por sus intereses personales, más de una vez se ha dejado ver una "envidia sana" de los alemanes por tener en su gobierno una canciller con tan amplio reconocimiento de sus compatriotas y del mundo entero. Durante cuatro mandatos y 16 años imprimió al cargo su estilo sobrio y pragmático a la vez que le ha permitido convertirse en una referente global, tal como ha destacado el diario español El País. 
Pero como todo tiene un final, Merkel comenzó a despedirse de la gestión con las elecciones federales del pasado domingo. Con una flexibilidad y madurez política, encabezó gobiernos de coalición con distintos socios, por caso en tres ocasiones fue con socialdemócratas, y en una, con los liberales. Considera El País que su balance concreto es pues muy digno, aunque quepa retraerle la timidez de las inversiones internas (en infraestructuras, en digitalización) o el escaso empeño transformador en las reformas. Pero Merkel, al cabo, ha terminado con la ecuación de Alemania como gigante económico y enano político. 
En la práctica, Angela Merkel seguirá gobernando el país después de las elecciones federales del pasado domingo hasta que se forme el nuevo gobierno. No hay límite de tiempo y, en teoría, la canciller podría estar "en el cargo" incluso aún en Navidad. Después del 17 de diciembre de 2021, habrá superado el récord de días en el cargo que tenía Helmut Kohl, quien fue canciller durante 5.869 días.
Después de las elecciones, Merkel podría teóricamente continuar con todas las tareas como si nada hubiera pasado: podría destituir a sus ministros o elegir nuevos. Cumplirá con las citas programadas como canciller. Probablemente, también viajará a la cumbre del G20 de Roma a fines de octubre.
A modo de apunte, cabe destacar que el poder a veces encuentra límites. A la canciller no le está permitido llevarse a casa todos los obsequios que recibió durante su mandato, según lo estipulado por la llamada "Ley Ministerial", porque obtuvo los regalos como canciller y no como persona privada. Así que todos forman parte de un inventario y son propiedad del Estado. También el escritorio, la silla de escritorio y todas las obras de arte de su despacho actual.
Como remarca el diario español El Mundo, con una aprobación del 70% al final de su mandato, Angela Merkel deja un legado imborrable y cierra una era en Alemania. La llamada 'canciller eterna' y considerada hasta ahora como la mujer más poderosa del mundo, se ha ganado en vida un puesto en la Historia del continente europeo. Y su marcha, tras más de 30 años de carrera política, abre un nuevo capítulo en la incertidumbre del mundo pospandemia. Es que ninguno de los candidatos a sucederla iguala la empatía que ella supo establecer durante años con una sociedad en pleno cambio y tampoco exhiben el dominio del arte del consenso como ella. El país que se forjará después de Merkel es una incógnita. Pero Europa aún continúa necesitando el temple de Alemania para liderar un bloque que ha logrado unidad en la diversidad, más allá del Brexit con el que Gran Bretaña se alejó de la Unión Europea. 
Para el final, rescatamos una de sus mejores frases que sintetiza su personalidad. "Podría doblarme, pero nunca me romperé porque está en mi naturaleza como mujer fuerte", dijo Merkel. Mantenerse 16 años al frente de Alemania y como líder de Europa lo confirma.


Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar