Un Presidente debilitado y un futuro muy incierto

Notas de Opinión 19 de septiembre de 2021 Por Emiliano Rodríguez
Un denso manto de incógnita cubre los pasos venideros que debería dar el Gobierno en materia de rumbo económico. Nadie sabe cómo funcionará el nuevo gabinete.
06-Alberto F

El peronismo agregó en los últimos días un furibundo capítulo a su historial de atávicas disputas de poder, con la porfía que sostuvieron el jefe de Estado Alberto Fernández y la vicepresidenta, Cristina Kirchner, tras el golpe a la mandíbula que recibió el Frente de Todos en las PASO del fin de semana pasado.
La encarnizada disputa entre el número uno del Poder Ejecutivo nacional y su número dos, aunque jefa de la coalición gobernante, mantuvo cautivo durante largas horas al país hasta que finalmente Cristina logró imponerse en la pulseada y avanzar con inmediatas reformas en el Gabinete.
En algún momento de la contienda, cuando Fernández lucía dispuesto a resistir la rebelión del kirchnerismo después de que numerosos funcionarios que responden a Cristina lo presionaran al presentar -mediáticamente- sus renuncias, analistas políticos especulaban con la posibilidad de que la Argentina estuviera asistiendo al surgimiento del "albertismo" en el poder.
Pues bien, aquella presunción terminó convertida en papel mojado a la luz de los acontecimientos y del resultado de la zapatiesta palaciega, que dejó a Fernández incluso más debilitado en comparación con el domingo pasado por la noche, tras conocerse el veredicto de las urnas, y en la que Cristina, en definitiva, se anotó una victoria, más allá de lo pírrica que pueda lucir.
La jefa del Frente de Todos (FdT) y mentora de la exitosa candidatura presidencial de Fernández en 2019 consiguió finalmente entronar a Juan Manzur como jefe de Gabinete, desplazando de ese puesto a Santiago Cafiero, que de todos modos se mantendrá en el Gabinete nacional, de igual manera que el ministro del Interior, Eduardo "Wado" de Pedro.
Acusado de "traición" en la Casa Rosada tras haberse convertido en la punta de lanza de la maniobra política con la que el kirchnerismo buscó forzar al jefe de Estado para que introduzca cambios en su grupo de colaboradores más cercanos tras la hecatombe de las PASO, De Pedro logró asegurar (insólitamente) su continuidad en el Gobierno -incluso durante la semana trascendió que Fernández le había aceptado la renuncia-.
Sí rodó escaleras abajo Juan Pablo Biondi, duramente fustigado por la vicepresidenta en la carta que publicó días atrás en medio de la trifulca con Fernández: el ex vocero presidencial fue tildado de "operador" y ciertamente, dada su estrecha relación con el primer mandatario, cuesta creer que haya actuado como una suerte de "ronin" durante todo este tiempo, si es que en efecto se comportó de la manera que endilga Cristina.
Con la cirugía aplicada en el Gabinete, la coalición de Gobierno busca lógicamente oxigenar la gestión de Fernández, pero luego del ruidoso tropiezo del FdT en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) e incluso a pesar del cambio de nombres en el Gabinete resulta incierto el futuro inmediato de la alianza oficialista en el poder.
La imagen del Presidente, magullada después de los comicios del domingo pasado, quedó todavía más dañada tras la embestida del kirchnerimo, frente a la que debió ceder: cuestionado además por su vicepresidenta, en público y sin eufemismos, su legitimidad es puesta en duda hasta dentro de su propio espacio, como resultó evidente en el audio filtrado de la diputada Fernanda Vallejos, más allá de que luego pidió disculpas.
Tras el primer gran griterío interno luego de las PASO, la jefa del FdT consiguió imponer su voz y su criterio.

UN DESAFÍO MAYÚSCULO
POR DELANTE
¿Inyectar dinero en la sociedad será el único acto reflejo que mostrará el oficialismo después de su derrota del pasado 12 de septiembre? ¿O también buscará atemperar su discurso netamente de confrontación -con el que fracasó hasta el momento en el campaña proselitista-, en procura de volver a seducir al llamado "voto blando" como sucedió en 2019? ¿Posee en efecto margen el FdT para reconciliarse con quienes le dieron la espalda en las PASO en las próximas semanas?.
Un desafío mayúsculo tiene por delante el Gobierno en el cortísimo plazo, con un Presidente que ha perdido credibilidad y unos comicios legislativos -a la vuelta de la esquina- considerados cruciales para el proyecto político con el que fantasea un sector del kirchnerismo de cara a la votación presidencial 2023.
"La gestión de gobierno seguirá desarrollándose del modo que yo estime conveniente", había comentado en redes sociales el jefe de Estado, antes de que Cristina sacudiera los cimientos de la Casa Rosada con su arrolladora carta en la que, deliberadamente, responsabilizó a Fernández por la derrota en las PASO.
Un tropiezo que, por cierto, echa por tierra esa supuesta "máxima" electoralista que reza que el peronismo unido es imbatible.
Pensando en el mediano plazo, si el objetivo del ala dura del FdT es en efecto avanzar en los próximos dos años en el armado de candidaturas presidenciales de dirigentes de La Cámpora con vistas a la votación de 2023, el resultado que obtenga el oficialismo en los comicios de noviembre, en el actual contexto, podría ser determinante, crucial.
También en el corto término el desempeño en las urnas del espacio que lidera Cristina dentro de dos meses podría significar un antes y un después definitivo para el Gobierno, dado que el FdT corre serio riesgo de perder el "quórum propio" en el Senado, allí donde reside el poder real de la vicepresidenta, en términos operativos, dentro de la coalición.
Antes de las PASO, incluso, algunos funcionarios se animaban a hablar de un "proceso de ocho años" de Fernández al frente de la Casa Rosada, lo que pone en evidencia lo despistados que estaban en Balcarce 50 con relación a esos comicios, a partir de las encuestas que manejaban puertas adentro, y la considerable distancia que los alejaba de la realidad.
¿La consecuencia? El triunfo electoral de una agrupación política que terminó redondeando una decepcionante gestión cuando fue Gobierno entre 2015 y 2019, sobre todo en la segunda mitad del mandato de Mauricio Macri, que abandonó la Presidencia con un país más empobrecido con relación a cuatro años antes y una inflación en niveles galopantes.
Ahora, la Casa Rosada tras los cambios en el Gabinete -dejó su cargo también la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, después de sus polémicos comentarios sobre lo "aburrida" que era Suiza-, buscará que las aguas se vayan calmado luego de la tormenta de los últimos días y avanzar rápido con los anuncios económicos que se vieron postergados por el alboroto institucional.
Una "rebelión en la granja" en la que, por cierto, jamás se puso en duda por parte del kirchnerismo la continuidad de los integrantes del "ala judicial" del Gobierno, con el procurador del Tesoro, Carlos Zannini, a la cabeza: lógicamente, Cristina sabe qué fichas mover y cuáles mantener a resguardo, en función de sus propios intereses, en el tablero de ajedrez sobre el que mantuvo su porfiado altercado con Fernández.


Te puede interesar