Los altos costos ponen en jaque a varias economías regionales

SUPLEMENTO RURAL 09 de septiembre de 2021 Por Redacción
El “Semáforo” que elabora CONINAGRO refleja la situación crítica que afrontan algunas actividades y también muestra señales de alerta para otras. ¿Qué ocurre con la lechería?
SEMÁFORO. El relevamiento de CONINAGRO exhibe el delicado escenario que atraviesan varias producciones.
SEMÁFORO. El relevamiento de CONINAGRO exhibe el delicado escenario que atraviesan varias producciones.

CONINAGRO publicó un informe para que el productor agropecuario pueda hacer un seguimiento de los indicadores que se analizan. El trabajo contempla un relevamiento de las 19 economías regionales monitoreadas por el área de Economía de la entidad.
El “Semáforo de Economías Regionales”, como se conoce al informe, busca simplificar la complejidad y heterogeneidad de la producción en el campo hacia una herramienta visual de análisis.
Para categorizar la actividad desde el área económica analizan tres aspectos importantes: la microeconomía (costos de producción y precio pagado al productor, evolución
respecto del mes anterior y márgenes brutos); la producción (superficie a sembrar y/o aquella implantada, rodeo a través de su stock y volúmenes de producción en toneladas); el mercado (crecimiento o reducción de exportaciones e importaciones y también el consumo interno).
Precisamente, el trabajo de Agosto con información correspondiente al mes de julio, muestra pocos cambios pero significativos. De todas maneras, el contexto y la suba de costos contribuyeron para que en el “Semáforo” haya más luces amarillas y rojas que meses atrás. El caso de la carne bovina es un fiel reflejo de ello, teniendo en cuenta que la crisis e incertidumbre generada a partir del cepo a las exportaciones.

PRECIOS Y COSTOS
Las estimaciones de precios al productor medidos a precios corrientes, que se visualizan en el informe, que refieren a julio, mostraron subas con mucha heterogeneidad. En ocho casos los precios no alcanzan a la inflación.
En términos de costos, las actividades intensivas en el uso de insumos mostraron en el mes de mayo subas de más del 90% interanual en pesos, mientras que aquellas que pueden combinar con más factores, pudieron moderarlos. En promedio, los costos muestran una suba interanual en julio del 71%.

VOLÚMENES DE PRODUCCIÓN Y SUPERFICIES
Se mantienen en leve disminución productiva la generalidad de las actividades, donde siete muestran leves caídas interanuales en las estimaciones de producción, mientras que cinco de ellas exhiben un crecimiento significativo respecto de la campaña anterior. En tanto, el resto son estables.
En concreto, aquellas economías que atraviesan un presente óptimo son: Algodón, Forestal, Porcinos, Tabaco, Vino y Mosto, Yerba Mate y Miel (la única que se ubica en el casillero de la prosperidad). Por el contrario, las producciones que registran crisis o evidencian signos de una, son: Aves, Bovinos, Hortalizas, Ovinos y Papas.
Pero también hay actividades productivas que están en zona de “advertencia” como por ejemplo: Arroz, Cítricos dulces, Granos, Mandioca, Maní, Peras y Manzanas. En ese segmento, CONINAGRO también incluye a la lechería que en la actualidad se caracteriza por “un mercado estable, con costos altos y rápidos”.

LA CARNE, UN CASO ÚNICO
El caso de la ganadería bovina es único. Hasta la decisión del Gobierno nacional de cerrar las exportaciones, la actividad mostraba buenos indicadores y perspectivas, más allá de la caída notoria que se registró en el consumo per cápita.
En el Semáforo de la entidad se advierte claramente que ha tenido un impacto adverso la implementación del cepo, generando un nivel de incertidumbre tan grande que retrae inversiones y golpea a todos los eslabones de la cadena
El presidente interino de la entidad se refirió al escenario de crisis que tiene como eje el conflicto por la cadena de carnes bovinas. En efecto, sobre las políticas ganaderas del Gobierno, el presidente de CONINAGRO, Elbio Laucirica, señaló: “con el cierre de las exportaciones de carne, se perdieron 1.084 millones de dólares, que equivale al presupuesto anual de 92 hospitales y de siete Universidades, pero lo más notable es que se hubieran podido comprar 272 millones de dosis de Astrazeneca, o sea cuatro dosis para cada argentino”.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar