Una gran oportunidad perdida “por voluntad propia”

SUPLEMENTO RURAL 09 de septiembre de 2021 Por Redacción
La decisión oficial de restringir las exportaciones de carne y continuar con el cepo por dos meses más, excluye al país de un gran momento en el escenario mundial de la demanda de proteínas animales. Desde el mercado ganadero ROSGAN explican las razones.
OPORTUNIDAD. Argentina se encontraba muy bien posicionada para cubrir eventuales faltantes del mercado mundial.
OPORTUNIDAD. Argentina se encontraba muy bien posicionada para cubrir eventuales faltantes del mercado mundial.

El mercado mundial de la carne está en uno de esos momentos en donde hay que aprovechar a entrar y ocupar la silla vacante, asegurando la relación con el cliente para los años venideros. Como se sabe, en el comercio internacional cuesta mucho generar el vínculo, despertar el interés de la demanda y consolidar un mercado, porque a la excelencia del producto ofrecido, hay que apuntalarla con la solidez de la palabra empeñada y la solvencia del contrato firmado.
A la Argentina le llevó 5 años abrir el mercado chino de las proteínas, un tiempo similar para agrandar la cuota con Israel, más de 10 años para incrementar la Cuota Hilton o calificar para la 481, y 17 años para recuperar la confianza del mercado norteamericano. Tanto como costaron los casi 10 años para recuperar 8 millones de cabezas del stock vacuno perdido, luego de que en 2006 el gobierno de Néstor Kirchner cerrara totalmente las exportaciones de carne.
Los expertos del mercado ganadero explican que entrar al comercio exterior con solvencia y calidad no solo genera estatus comercial en el concierto geopolítico sino que se traduce en hechos concretos para el bien común de la Nación: son miles de puestos trabajo que se crean rápidamente, cadenas productivas en el interior que multiplican los recursos, cientos de frigoríficos nuevos, inversiones nacionales y extranjeras, y miles de millones de dólares que llenan las arcas del Estado para ejecutar mejores políticas sociales, por ejemplo.
Sin embargo, cuando un Gobierno toma el camino inverso, cercenando este negocio con medidas restrictivas para conseguir bajar sólo un 1,4% el precio de una tira de asado, poniendo en riesgo (sólo en Santa Fe) la sostenibilidad de 10.000 puestos de trabajo directo, 16 frigoríficos exportadores que representan el 45% de las exportaciones argentinas y reduciendo el segundo stock de razas carniceras del país, entonces el costo de semejante decisión política resulta un tanto caprichosa o cuanto menos, temeraria.

LA OPORTUNIDAD DESAPROVECHADA
El mercado ganadero de la Bolsa de Comercio de Rosario (ROSGAN) elaboró una síntesis de cómo está el convulsionado mercado mundial y por qué Argentina debería aprovechar esta oportunidad.
“Aun frente a una demanda que no consigue recuperar plenamente su ritmo prepandémico, el nivel de oferta sigue resultando escaso para acompañar su evolución”, define el reporte. “Australia, tercer mayor exportador de carne vacuna, dispone de una oferta significativamente más limitada debido al fuerte proceso de retención de hacienda iniciado tras dos años de severas sequías y consecuente caída de stock. En los primeros siete meses del año, pasó de exportar unas 640.000 a 500.000 toneladas de carne vacuna de un año a otro, una caída del 22% interanual”.
Por su parte, “Brasil, el mayor exportador de carne vacuna del mundo, atraviesa una situación similar, aunque menos aguda que la australiana. Los elevados precios internos generados por la misma escasez de oferta, incentivan aún más la retención, reduciendo la disponibilidad de animales con destino a faena. Esto lo llevó a restringir sus embarques totales en los primeros siete meses del año en un 3%, al pasar de 1.170.000 toneladas exportadas en 2020 a poco más de 1.000.000 tn actuales.
Como si esto fuera poco, “Argentina, que se encontraba muy bien posicionada para cubrir eventuales faltantes, también contribuye a este cuadro general, imponiéndose su propia restricción”. En los primeros cinco meses del año, con un mercado aun no intervenido, Argentina venía exportando a razón de un 12% más que en igual período de 2020. Pero “a partir de junio, ya estando en plena vigencia el cepo a las exportaciones de carne, comienza a perder, en promedio, más de un 30% de lo embarcado un año atrás”, consigna el ROSGAN.
“Por voluntad propia, Argentina se corrió de escena, abandonando la posición de liderazgo que podría haber ejercido en un contexto de limitada oferta como el que estamos transitando en el cual, son pocos los orígenes con capacidad para acompañar una verdadera recuperación de la demanda”, indica el informe.

LOS OPORTUNISTAS DE SIEMPRE
“Estados Unidos, es sin duda uno de los grandes ganadores al haber aprovechado una doble oportunidad de ganar participación en el mercado chino; por un lado, absorbiendo parte del vacío que dejara Australia tras el conflicto diplomático y comercial suscitado a partir de los cuestionamientos acerca del origen del Covid-19 y, por el otro, sabiendo capturar muy rápidamente al igual que otros orígenes la debilidad argentina”. De acuerdo a los últimos datos publicados por el Departamento de Agricultura (USDA), en el primer semestre de este año, EE.UU. exportó a todo destino un total de 700.000 toneladas de carne vacuna, un 18% más que lo conseguido un año atrás y 6% más si se lo compara con el último récord alcanzado en 2018.
“Otro de los ganadores es Uruguay que, al igual que EE.UU., también logró una mayor penetración en el mercado chino”, informa ROSGAN. “En los primeros siete meses, sus embarques totales alcanzaban 223.000 tn, con un crecimiento del 28,3% interanual, dentro de los cuales China representaba el 59% de las ventas totales (169.000 tn), un 52,3% más que el volumen demandado en igual período de 2020”. En efecto, acaban de conocerse las exportaciones a agosto, donde continúa consolidándose esta performance, al alcanzar casi 190.000 toneladas con un crecimiento acumulado del 39% interanual.
Finalmente, “Paraguay, aun sin acceso a China, también supo capitalizar el cuadro de escasez general. De enero a julio de este año, consigue cerrar ventas de carne vacuna al mundo por 238 mil toneladas, superando en un 38,9% los envíos computados durante el mismo período del 2020”.
Ahora bien, “mientras el mundo racionalmente intenta tomar provecho de esta situación, Argentina redobla la apuesta y decide prorrogar las restricciones vigentes por, al menos, dos meses más”. En este sentido, advierte el relevamiento del ROSGAN, “es importante recordar que los próximos meses son cruciales para el comercio, considerando que China -nuestro principal comprador- acelera sus compras para llegar a abastecer uno de los momentos de mayor consumo estacional como son las festividades del año nuevo Lunar. Una oportunidad a la cual este año accederemos de manera muy limitada”.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar