Frontera: "quieren matar a mis hijos"

Policiales 07 de septiembre de 2021 Por Redacción
Es lo que dice una mujer, y apunta a unos vecinos que, asegura, golpearon a su hijo y a su papá.
Comisaría 6ª Frontera Nueva 1
IMAGEN DE ARCHIVO. POLICIA DE FRONTERA. Una mujer denunció inacción de su personal.

En la ciudad de Frontera, una vecina residente en el barrio Santa Teresita,  denunció que vecinos golpearon a su hijo y a su papá, y que luego de estos sucesos de violencia continúan siendo amenazados.

Noelia Cantero, que reside en la calle 11 al 900, dijo que "el problema viene porque el hijo del vecino agrede a cada rato a los chicos míos. Yo tengo siete hijos, dos varones de 16 y 18 años junto con el de 13 y otro de 9 años, viviendo conmigo. Y de las nenas, una está de la madrina y las otras en las casas de los novios, porque no quieren vivir más acá porque tienen miedo".

Luego manifestó que "el problema es con los varones de 16 y 18 años, sufren agresiones, les quisieron pegar a los míos y los míos no se dejaron. Y anoche los varones salieron afuera y se vinieron tiraron ladrillazos, y también arrojaron puñaladas. Al más grande le pegaron mal, lo agarraron a patadas en el piso, casi me lo matan. Y a mi papá también lo golpearon, tiene 72 años. Mi papá salió a querer defender a mi hijo porque lo tenían tirado en el piso, y también le pegaron y le tiraron dos puñaladas pero no le alcanzaron a pegar".

La mujer, en diálogo con El Periódico aseguró sentir "miedo" y pidió ayuda.

Por otra parte, agregó que "andan con armas y tengo miedo. Recién pasaron y llamé a la Policía. Pasaron con un martillo queriéndole pegar a mi hijo de nuevo. Fui a la Municipalidad y me tomaron el pelo. Me crucé a la Fiscalía, y me mandaron un móvil para constatar las lesiones de mi papá y de mi hijo".

En otro momento, Cantero sostuvo que también teme por su familia, ya que además de sus hijos viven tres sobrinos con ella.

Y al respecto señaló "hay cinco criaturas chiquititas acá. No dormí en toda la noche. Anteriormente, le habían pegado al de 16. Se asoman de la esquina gritando, agrediendo, insultando, amenazando. Vivimos humildemente, pero somos más personas que lo que pueden ser ellos. Civilizadamente tratamos de hablar pero no lo entienden. Quieren matar a mis hijos". 

Te puede interesar