El fallecimiento de Billy Cafaro

Sociales 07 de septiembre de 2021 Por Redacción
Leer mas ...
EYENVELG5RCPDBTFJD5KSZSS4Q
FOTO. INFOBAE


A los 84 años, el pasado sábado falleció Billy Cafaro, el primer rockero que cantó en castellano en América Latina. Susana Sanfilippo, su esposa, confirmó la triste noticia a la emisora radial FM Emociones, de San Nicolás.
Johnny Tedesco, fue uno de los que le dedicó un sentido mensaje, en su página oficial de Facebook. “Adiós Billy Cafaro. Para mí el primer ídolo argentino de música de rock. Encender la radio en cualquier horario sonaba el gran Billy con su extenso y exitoso repertorio. Excelente intérprete de clara, potente y afinada voz. Llenaba estadios y detenía el tránsito en sus presentaciones radiales bajando en helicóptero en pleno Obelisco”, escribió.
Porteño de nacimiento, Luis María Cafaro, tal era su verdadero nombre, quería ser cantante, pero sus padres, de pocos recursos, lo inscribieron en una escuela industrial para que un oficio le asegurara una mejor vida. El canto, decían, “no te va a dar de comer”, difundió Teleshow.
La encrucijada entre él y la fama llegó cuando el mentor de una discográfica decidió que el rock, ese tsunami indomable, exigía una voz nativa. Y por esas impredecibles decisiones del azar, sus ojos y oídos captaron la voz de Luis María en un simple: “Pity Pity”, pegadizo tema del indiscutible Paul Anka. Hasta ese momento, su única cercanía a la música, más allá de su fervorosa vocación, era un cierto dominio del violín, instrumento que lo apasionaba, su aceptable voz, y las ganas.
El tema, multiplicado por Radio El Mundo en ese caliente 1958, sin traducir, reventó las disquerías: 300 mil copias. Cien mil más que “La balsa”, mito del rock nacional. Y cantado sin traducir por Cafaro, que en adelante sería “Billy”. Adiós a “Luis María”, salvo para los gordísimos cheques que empezaron a lloverle. Casi de la noche a la mañana, casi de la nada a millonario, Billy se transformó. No era para menos: pequeño de cuerpo, con barbita de mosquetero, hasta poco antes operario ayudante de un taller metalúrgico, era el fundador de la primera ola de rockmanía.
Sin embargo, poco después llegaría el mal paso. En 1959 grabó en castellano “Kriminal Tango”, un tema de rock alemán compuesto por Hazy Osterwald, y liberó las furias de millones de tangueros, que creyeron ver en su letra una burla, acusación, insulto al Santo Grial porteño: el Dos por Cuatro. La ola de ira, desprecio, insultos, ataques desde los medios fue tan violenta que recaló en España, donde su canto y su éxito fueron ignorados.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar