Con la chapa de campeón

Deportes 02 de septiembre de 2021 Por Néstor Clivati
Leer mas ...
FOTO ARCHIVO NA Lautaro Martínez y Messi quieren retomar los festejos ante Venezuela, ahora en las Eliminatorias.
FOTO ARCHIVO NA Lautaro Martínez y Messi quieren retomar los festejos ante Venezuela, ahora en las Eliminatorias.

(Especial para LA OPINION). - Ya archivamos por suerte, el calvario de los tiempos de sequía; ya no comenzaremos ningún análisis referido a la Selección Argentina en la previa de cualquier evento internacional, con la larga letanía de frustraciones acumuladas; ya forma parte del pasado y de un tiempo seguramente irrepetible.
A partir de ahora y hasta que también la chapa se comience a desgastar, apelaremos para afirmarnos en el pronóstico, a las propiedades de ese equipo que consiguió renovar lo que todos conocemos como Maracanazo.
Esa fue la última referencia, nada menos, de un equipo que nos arrancó emociones que estaban largamente adormecidas y que forman parte, de las nuevas motivaciones, desde lo emocional y fundamentalmente, desde lo futbolístico, porque aquella versión arrancó elogios que fundamentaron el regreso a la cima del continente.
Tales argumentos son los que nos tienen, en la previa de una nueva presentación albiceleste, en la continuidad de las Eliminatorias, con un enfoque mas optimista por lo que como sedimento, las grandes conquistas aportan a la nutrición de la autoestima colectiva y a la consolidación de muchos jugadores que no habían encontrado en tiempos de Lionel Scaloni, un concepto de idoneidad para enfundarse en la camiseta nacional.
Todo ello se ha trasladado a Caracas, un nuevo punto de partida para trazar como un hilo conductor, que termine en Qatar en noviembre de 2022, las nuevas aspiraciones de grandeza.
Desde luego que ese “efecto Maracaná” no va a suplir ninguna dificultad que le impongan los rivales y mucho menos, se convertirá en un poderoso cosmético que les quite visibilidad a producciones fallidas o que disimulen ciertas falencias que se acarrean y de las que solo se podrán salir, con un trabajo inteligente y comprometido de este incipiente equipo técnico, que ha transmitido como ningún otro en los últimos tiempos, valores intangibles y nobles, como pertenencia y humildad.
En consecuencia, defender la condición de monarca regional, solo debería repercutir en términos de confianza, sin ninguna proximidad con ese frecuente relajamiento, en los que suelen precipitarse los equipos que alcanzaron la gloria y que desagraviaron además, un par de desdichadas generaciones.

TODOS DISPONIBLES FRENTE A LA VINOTINTO
El equipo argentino marcha segundo en la zona clasificatoria para el mundial de Qatar 2022. Tiene 12 puntos y está a seis del superlíder, Brasil, que ganó todo lo que jugó. El trío de partidos de septiembre puede ser fundamental para acortarle distancia al Scratch, aunque el objetivo fundamental de Scaloni y su cuerpo técnico sea clasificarse al mundial. La posición en la tabla es secundaria. En este contexto, el entrenador argentino calificó al partido de este jueves frente a la Vinotinto como “el más difícil” de la seguidilla de encuentros.
El DT nacido en Pujato hace 43 años no confirmó la formación que arrancará en compromiso en el estadio Olímpico de la capital venezolana: “El equipo titular se lo guardó cuando fue consultado ayer en la conferencia con motivos de alguna manera, atendibles: “Ayer recién hicimos el primer entrenamiento. Hemos hablado con la mayoría para ver su estado. Es un momento delicado, donde muchos jugadores no tienen minutos. Hay que administrar las fuerzas y tener en cuenta las amarillas. Pondremos lo que creemos que es lo mejor”, adelantó. Hay muchos que deben cuidarse porque ya acumulan una amonestación y una nueva tarjeta los dejaría afuera del clásico sudamericano: Nicolás Tagliafico, Exequiel Palacios, Gonzalo Montiel, Rodrigo De Paul, Giovani Lo Celso, Nicolás Otamendi, Germán Pezzella, Lucas Martínez Quarta y Nicolás González.
Entre los 30 futbolistas convocados para esta triple fecha hay ocho que visten una camiseta diferente a la que tenían durante la Copa América. Además de Messi, el arquero Juan Musso dejó Udinese y se mantuvo en la Serie A, donde ahora ataja para Atalanta. Gonzalo Montiel emigró de River a Sevilla. Germán Pezzella regresó a Betis, su primer equipo europeo, desde Fiorentina. Cristian Romero se ganó una transferencia millonaria gracias a sus actuaciones en Atalanta y pasó a Tottenham, de Inglaterra. Rodrigo De Paul ya no juega más en Udinese: lo dirige Diego Simeone en Atlético de Madrid. Nicolás González ya no juega más en la Bundesliga: aterrizó en Fiorentina desde Stuttgart. Y Emiliano Buendía, el mejor jugador de la Championship pasada en Inglaterra, cambió Norwich por Aston Villa, donde comparte vestuario de Premier League con Emiliano Martínez.
Consultado por este periodista en el zoom, en el que transcurrió la ronda de prensa, por el traspaso de Lionel Messi del Barcelona al PSG, como el gran acontecimiento que siguió a la final de la Copa América y el reencuentro que ese inesperado movimiento, le permite al rosarino de compartir el día a día, con otros jugadores claves del equipo de Scaloni como Ángel Di María y Leandro Paredes, el entrenador se mostró austero en la respuesta, relativizando, lo que surge como un dato que a priori, tiene buena consistencia y debería sumar a esa cohesión que se persigue como prioritaria.
Esta noche primera prueba para el Campeón, algo que no describíamos desde principio de los 90´.

Te puede interesar