Hasta el ABC y el Consejo Agroindustrial rechazan la medida

SUPLEMENTO RURAL 02 de septiembre de 2021 Por Redacción
La prórroga del cepo a las exportaciones de carne es a todas luces uno de los errores más groseros del Gobierno nacional. En tan solo 48 horas lo único que ha cosechado son rechazos y ánimos caldeados en todos los eslabones de la producción. Hasta las entidades más cercanas a Alberto salieron a criticarla.
OTROS TIEMPOS. José Martins, referente del CAA, fue el que más veces logró reunirse con el Gobierno para negociar temas productivos.
OTROS TIEMPOS. José Martins, referente del CAA, fue el que más veces logró reunirse con el Gobierno para negociar temas productivos.

Luego del anuncio de prórroga a las restricciones para exportar carne bovina, ahora vigente hasta el 31 de octubre, la Mesa de Enlace ya dijo que en las próximas horas se anunciará un plan de lucha para manifestar el unánime rechazo del sector primario a la medida, e intentar torcer la decisión con la presión de las protestas y un eventual cese total de comercialización, incluyendo cereales y economías regionales
Pero quienes debieron salir a repudiar claramente el rechazo, además, fueron las entidades que representan a los frigoríficos exportadores y a la agroindustria en general, que sentirán tarde o temprano como cadena el impacto del desincentivo de los productores.
En este sentido, quienes hasta este momento fueron los interlocutores elegidos por el Gobierno para tratar los temas del campo, se dieron cuenta finalmente que todo el interior productivo los está señalando como co-corresponsables de estas fallidas disposiciones oficiales, y les están exigiendo que definan de qué lado estarán ante el ingente conflicto que se avecina.

EL DESENGAÑO
Como antecedente, basta señalar que en los inicios de estas medidas estuvo involucrado el Consorcio de los grandes frigoríficos exportadores (ABC) que, a cambio de que el Gobierno les apartara del camino a los nuevos jugadores pymes del mercado externo, le aceptó la reducción de las exportaciones al 50%, complacencia que luego fue reforzada con un generoso reparto de la Cuota Hilton.
En tanto el ecléctico Consejo Agroindustrial Argentino (CAA), que conducen el cerealista José Martins y el aceitero Gustavo Idígoras, que poco tienen que ver con el mercado ganadero, fueron los interlocutores que eligieron los ministros Basterra y Kulfas para negociar una eventual flexibilización de la medida, evitando así la línea directa con las entidades del campo.
Pero ni la complicidad del ABC ni el amiguismo del CAA dieron los frutos prometidos y la verdad de los hechos revelada el martes con la prórroga de las restricciones, le dieron la razón a quienes siempre desconfiaron de ese ceremonioso canto de sirenas entre industriales y funcionarios.
Durante todo el martes y especialmente ayer, las redes sociales y medios de interés agroindustrial, reprodujeron el malestar de los productores ante estas entidades, obligando a que se expidan elocuentemente ante esta nueva embestida antiproducción.

“NO HA SIDO SUFICIENTE”
El CAA envió una misiva al presidente de la Nación, Alberto Fernández con copia a los ministros que dialogaron todo este tiempo con la entidad, y cuya confianza ahora se vio malograda. “Deseamos expresar nuestra preocupación y rechazo por esta medida que atenta contra la producción, empleo, consumo interno y generación de divisas (…) Ha sido nuestra vocación generar espacios de diálogo con distintas áreas del Gobierno Nacional tratando de alcanzar acuerdos”, pero “lamentablemente vemos que no ha sido suficiente (…) cosa que prolonga el impacto negativo en la cadena poniendo en riesgo el sostenimiento del empleo, el futuro desarrollo productivo, y la credibilidad con nuestros clientes del exterior”, escribió el CAA.
“Reiteramos nuestra vocación de diálogo pero conducente a la búsqueda de soluciones rápidas que promuevan el levantamiento de las medidas restrictivas actuales, para construir en conjunto un plan de desarrollo y crecimiento de la cadena bovina en Argentina con visión de mediano y largo plazo”, agregó el comunicado.

LOS PUESTOS DE TRABAJO
Por su parte, el ABC fue directo al grano en un comunicado: “la prórroga establecida agravará los efectos depresivos sobre la actividad (…) las empresas frigoríficas deberán adoptar medidas más severas para ajustar el nivel de actividad a la decisión de recortar el nivel de embarques”.
Los exportadores alertaron al Gobierno: “irremediablemente, la prolongación de las limitaciones impactará sobre los puestos de trabajo, el nivel de remuneraciones de los trabajadores, el capital de trabajo y la capacidad de compra, con consecuencias sobre el mercado ganadero y toda la cadena en su conjunto”, al tiempo que “incrementa la desconfianza de nuestros clientes en el exterior, dejando un espacio que es aprovechado por nuestros competidores”.
Y concluyó: “la incertidumbre y la falta de perspectivas delinean un panorama aún peor a mediano y largo plazo; el pasado reciente es prueba de las graves consecuencias de estas políticas a nivel sectorial y general”.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar