La "Esquina de Julio", un homenaje muy merecido

Deportes 29 de julio de 2021 Por Redacción
En un emotivo acto, la dirigencia Cremosa brindó un justo reconocimiento a Julio Litvak
FOTO J. BARRERA RECONOCIMIENTO. Litvak, Fontanini, Gays y el intendente Castellano.
FOTO J. BARRERA RECONOCIMIENTO. Litvak, Fontanini, Gays y el intendente Castellano.

(Por Darío Gutiérrez). - Cuando los homenajes se realizan en vida, indudablemente el reconocimiento es mayor. Lo disfrutan todos y especialmente el destinatario. En Atlético, seguramente los hinchas jóvenes no conocen mucho de lo que hizo Julio Litvak por la Crema, pero sí los que peinan algunas canas y mucho más en esta ciudad los que son casi contemporáneos del "Ruso".
El Club cumplió su deseo de concentrar en su mítica esquina de Dentesano y Urquiza nuevamente todas las funciones administrativas, a metros del Monumental, al lado del gimnasio Lucio Casarín y frente a las canchas de tenis y pádel, es decir, donde se concentra buena parte de su vida deportiva y social. Podría decirse que allí está el corazón, y que que la otra parte importante, algo así como los pulmones, se ubican en el predio del autódromo. 
Para acceder a esas instalaciones durante décadas, había que pedirle las llaves a Julio. El que llegó desde Moisés Ville cuando tenía 22 años, que trabajaba a la mañana en la carpintería de Massoni y que a la tarde iba al Club "a colaborar". Y así se quedó en Atlético casi 50 años. Hoy, a los 78, ya la esquina lo recuerda y lo hará para siempre.
El presidente Silvio Fontanini contó durante el acto una anécdota en este sentido, la de cómo conoció a Litvak. "Habíamos llegado a Rafaela desde Aldao el 12 de marzo de 1978, y al día siguiente mi padre comenzaba a ser el concesionario del bar. Entonces necesitaba una de las llaves y empezó a pedir en el Club quién la podía tener. 'La tiene Julio' era la respuesta, pero nosotros no teníamos idea de quién era, ni donde lo podíamos encontrar. Entonces me mandaron a la carpintería para buscarlo, pedí por él, vino y cuando le expliqué quién era y lo que necesitaba, sacó un manojo enorme de llaves, todas sin rotular, y apenas mirando sacó la que necesitaba...."
Fontanini comenzó su discurso mencionando que "hoy es un día de fiesta y queremos agradecer a toda la gente que lo hizo posible, también a los socios que aportó con la compra del metro cuadrado y a los que siguieron pagando durante la pandemia".
Reconoció que "los atletiquenses somos poco 'homenajeadores', y queremos cambiar eso. Ricardo Castro cuando propuso el nombre de Julio Litvak no hubo opiniones en contrario".
Por su parte, el intendente Luis Castellano, uno de los invitados en este marco del protocolo por la pandemia, también recordó su infancia cuando "aparecen algunas figuras que son indiscutibles, como Julio. Lo veo hoy y es como en aquel momento, que estaba siempre al lado de los pibes, siempre para contenerte, para decirte donde estaban las camisetas, las pelotas, que te decía todo. Son esas personas imprescindibles de las instituciones, porque los dirigentes van pasando, pero hay gente que son un poco el alma de los clubes. Cuando Silvio me contó que le pondrían su nombre a esta sede, me emocioné".
También expresó unas palabras Eduardo Gays, anterior presidente de la entidad, quien también mostró su satisfacción por la concreción de la obra y la continuidad de los proyectos dirigenciales.
Después del descubrimiento de la placa de entrada a la sede con su nombre, Julio hizo un esfuerzo para hablar en público, ya que siempre fue un poco reacio en ese aspecto, y dijo: "gracias a todos, todo lo que hice por el club fue porque lo quise. Y lo sigo queriendo".

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar