Sin vacuna para la pymedemia

Editorial 23 de julio de 2021 Por Redacción
Leer mas ...
La crisis socioeconómica argentina empujó a miles de personas hacia la pobreza ya sea por la pérdida del empleo o por la caída del poder adquisitivo de su salario ante una inflación sostenida que se muestra imbatible ante cualquier intento del Gobierno nacional por desacelerar los aumentos de precios. En este contexto adverso, miles de empresas comerciales, de servicios o industriales se han extinguido después de luchar un tiempo por la subsistencia, aunque la falta de perspectivas no les ha dejado alternativa. 
Ante el inminente inicio de la campaña electoral, los funcionarios nacionales buscan mostrar una mejora en los indicadores de actividad económica, con sectores que exhiben una incipiente recuperación. Pero más allá de que determinados rubros logren revertir los números en rojo, otros tantos están lejos de poder celebrar el fin de la crisis. Y los que ya no tienen espalda para resistir, bajan la persiana por última vez. 
El caso emblemático de esta semana comprende a un popular músico y empresario gastronómico, Fabián Von Quintiero, quien cerró las puertas de su restaurante Bruni, ubicado en el Bajo Belgrano de la Ciudad de Buenos Aires. El artista, también conocido por su apodo "Zorrito" y que compartió escenarios con celebridades de la talla de Charly García, publicó una carta que duele y que se viralizó con la misma velocidad como con la que generó empatías en todo el empresariado nacional. Vale la pena repasar los tramos centrales del texto de esa misiva titulada "Adiós a la demencial lógica de las pymes" en la que por momentos hecha mano del recurso de la ironía, quizás convencido en que a veces es mejor reír que llorar. Von Quintiero "festejó" una nueva libertad de la tiranía tributaria. "Bienvenida una vida más libre de IVA, Ingresos Brutos, ART, seguros de vida, seguridad social, cuota sindical, retenciones, percepciones, comisiones de tarjetas de crédito, débito, Mercado Pago y aplicaciones de delivery, servicio de posnet, alquiler, ABL, luz, gas, agua, cuenta de banco, impuesto al cheque, autónomos del presidente, sueldos, abonos de sistema facturación, abogados, contador y, si te queda algo, el 30 por ciento de Ganancias", afirmó aprovechando para sintetizar la sobrecarga impositiva que debe soportar cualquier emprendedor en la Argentina. Además, consideró "demencial" la lógica de las pymes que hace que "todos coman del mismo plato" y tras reconoció que el cierre de su local gastronómico "no es por la pandemia, es por la 'pymedemia'. ¡Te cansa!".
Esta semana también, el tradicional complejo hotelero Torres de Manantiales de la ciudad de Mar del Plata decidió el cierre de las instalaciones para ofrecer en alquiler los departamentos, y propuso a los 230 empleados ingresar en un proceso de retiro voluntario. La gerencia del complejo, que es propiedad del empresario y ex funcionario del gobierno de Mauricio Macri, Hernán Lombardi, mantuvo una reunión con dirigentes gremiales, a quienes comunicó el cierre a partir de la reestructuración de la compañía.  
La crisis que atraviesa el país se agravó con la pandemia y las medidas sanitarias tomadas al respecto y el sector del turismo fue uno de los más afectados, con epicentro en Mar del Plata y el resto de la costa. En "La Ciudad Feliz" hace pocos meses el Sheraton cerró definitivamente sus puertas y en un cuatrimestre, dieron por finalizada su actividad comercial 70 hoteles.
El cierre de unos 90 mil comercios según datos de CAME, la caída del consumo, la pérdida de poder adquisitivo, el avance de la inflación y el crecimiento de la pobreza configuran un crítico contexto que se intenta recomponer mientras avanza la vacunación. En medio del aumento de los alimentos y la consecuente caída de los ingresos en términos reales, las condiciones de vida de los trabajadores urbanos de la Argentina tuvieron en 2020 un marcado deterioro, al punto que el 27,4% del total estuvo debajo de la línea de pobreza y, por primera vez, más de la mitad se desempeñó en la informalidad, alertó la Universidad Católica Argentina (UCA).
Mientras tanto, encuestas privadas aseguran que las intenciones de contratación son "cautelosas" y, según la consultora ManpowerGroup, ocho de cada 10 empleadores no espera realizar modificaciones en su dotación de personal. El reporte remarcó que las expectativas de empleo se debilitan en dos de las cuatro categorías de tamaño de organización en comparación con el trimestre anterior, con una baja de siete puntos porcentuales para los microempleadores y de cuatro para los empleadores medianos.
La cuestión es que para una Argentina que arrastra una crisis eterna más allá de rebrotes verdes de corta duración no alcanza con recuperar el nivel de actividad. De una buena vez debe encaminar su economía a un crecimiento sostenido para avanzar a una inclusión real con trabajo en el sector privado y no con subsidios que nacen como temporarios pero terminan siendo permanentes. 







Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar