Sensaciones y sentimientos

Sociales 20 de julio de 2021 Por Redacción
Leer mas ...
Gardel y Lepera

Banner-Web---La-Opinion---REA (1)

Por Hugo Borgna

ALFREDO LE PERA. EL DÍA QUE ME QUIERAS
“Acaricia mi ensueño /el suave murmullo de tu suspirar / cómo ríe la vida / si tus ojos negros me quieren mirar / Y si es mío el amparo / de tu risa alegre que es como un cantar / ella aquieta mi herida /todo, todo se olvida / El día que me quieras la rosa que engalana / se vestirá de fiesta con su mejor color / al viento las campanas dirán que ya eres mía / y locas las fontanas se contarán mi amor / La noche que me quieras desde el azul del cielo / las estrellas celosas nos mirarán pasar / y un rayo misterioso hará nido en tu pelo / luciérnaga curiosa que verá que eres mi consuelo / El día que me quieras no habrá más que armonías / será clara la aurora y alegre el manantial / traerá quieta la brisa rumor de melodías / y nos darán las fuentes su canto de cristal / La noche que…”
Siempre hubo felices uniones musicales entre intérpretes y letristas, binomios que quedaron para siempre como favoritos de la historia. La de Piazzolla y Ferrer es la más “nueva”: en pocos años generó muchos y sentidos clásicos. La de Aníbal Troilo con Castillo, Manzi y otros también lo fue.
Muchas veces la mayor presencia de un intérprete rutilante (cantor o ejecutante) en los escenarios, hace que se ubique al letrista -un sensible poeta- en un inmerecido segundo plano, olvidándose que fue la propia “figura” quien lo eligió como compañero favorito para la creación.
Gardel necesitó y validó a Alfredo Le Pera, quien gestó letras de profundo contenido y precisa síntesis (“Si arrastré por este mundo la vergüenza de haber sido y el dolor de ya no ser”, “así mi cariño, al tuyo enlazado, es solo un fantasma del viejo pasado”, “si fui flojo, si fui ciego solo quiero que comprendas el valor que representa el coraje de querer”)
¿Qué se sabe de Le Pera, además de las referencias conocidas de la asociación artística con Gardel? Relativamente poco. Lo que ha quedado en la memoria colectiva es que el destino los conectó hacia el infinito en sus últimos momentos, cuando tomaron altura los dos en un avión que, para acompañarlos mejor, también dejó de ser y ya no volvió a volar.
Nacido de padres italianos (debieron pasar dos meses en Brasil para esperar su alumbramiento y luego continuar su viaje hasta Buenos Aires), su partida de nacimiento está fechada en San Pablo, el 7 de junio de 1900 con el nombre de Alfredo, existiendo también otras versiones sobre la fecha y el nombre (6 de junio, Alfredo Alfonso de Paula Le Pera).
A diferencia de las otras letras, que aludían a historias dramáticas o tristes con posibilidad de verdaderas, en el caso de “El día que me quieras” se apoyó en la poesía así llamada de Amado Nervo, poeta mexicano modernista que vivió entre los años 1870 y 1919.
Queda para ustedes, lectores, la poesía que inspiró la adaptación creativa de Alfredo Le Pera.
“El día que me quieras tendrá más luz que junio / la noche que me quieras será de plenilunio / con notas de Beethoven vibrando en cada rayo / sus inefables cosas / y habrá juntas más rosas que en todo el mes de mayo. / Las fuentes cristalinas / irán por las praderas / saltando cantarinas el día que me quieras / El día que me quieras los setos escondidos /resonaran arpegios jamás oídos / Éxtasis de tus ojos todas las primaveras / que hubo y habrá en el mundo serán cuando me quieras / Cogidas de la mano cual rubias hermanitas / haciendo golas cándidas irán las margaritas / por montes y praderas delante de tus pasos, el día que me quieras… / y si deshojas una te dirá su inocente postrer pétalo blanco: “¡apasionadamente” / Al reventar el alba, el día que me quieras / tendrán todos los tréboles cuatro hojas agoreras / y en el estanque, nido de gérmenes ignotos, / florecerán las míticas corolas de los lotos / El día que me quieras será cada celaje / ala maravillosa, cada arrebol miraje de las mil y una noches, cada brisa un cantar / cada árbol una lira, cada monte un altar / El día que me quieras para nosotros dos / cabrá en un solo beso la beatitud de Dios”

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar