El feedlot ya tiene su protocolo para garantizar el bienestar animal

SUPLEMENTO RURAL 17 de julio de 2021 Por Redacción
Era una materia pendiente de los organismos públicos respecto a la producción intensiva de carne en los sistemas de encierre. El consumo interno del país es abastecido en gran parte por esta modalidad ganadera y las nuevas tendencias alimenticias exigen mayores garantías productivas.
Feedlot

Banner-Web---La-Opinion---REA (1)

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria y el SENASA, con el apoyo del IPCVA, desarrollaron “Bienest.AR”, una herramienta basada en el protocolo europeo Welfare Quality de Bienestar Animal, de reconocimiento mundial, aunque ajustado a los corrales locales con innovaciones como confort térmico, incomodidad por moscas y anegamiento, entre otros.
La novedad fue bien recibida por el sector productivo porque se trata de un aporte que abre la posibilidad de certificar la producción, en el contexto de las exigencias que plantean los consumidores y determinados nichos de mercado, que ya no se conforman con saber su procedencia, sino que desean conocer cómo se produce a lo largo de la cadena.
Según el sitio especializado ValorCarne, “en la Argentina, al menos el 40% de los bovinos pasan por sistemas de engorde a corral y hay unos 1.200 feedlots registrados por el SENASA”. En ese contexto, y atendiendo los requerimientos de los consumidores de todo el mundo, resulta clave contar con un protocolo de evaluación que brinde garantías sobre bienestar animal.
A nivel global, el europeo Welfare Quality es una reconocida herramienta de evaluación de la temática, ampliamente utilizada en establecimientos de engorde de bovinos. Sin embargo, no todos sus indicadores son compatibles con los sistemas locales, por lo que fue necesario que técnicos del INTA y profesionales del SENASA, con el financiamiento del Instituto de la Promoción de la Carne Vacuna Argentina (que conforman productores y frigoríficos), adaptaran aquellos principios conceptuales a la realidad de los encierres argentinos.

VANGUARDIA EN LA REGIÓN
El coordinador local del trabajo fue el Dr. Leandro Langman, del área de bienestar animal del INTA, que lo describió como “un logro de vanguardia para la región”, puesto que desde México, Colombia, Paraguay, Uruguay, Chile y Brasil, ya se interesaron en replicar y tomar de base el documento.
Por su parte, Débora Racciatti, coordinadora de Bienestar Animal del SENASA, fue un paso más allá al asegurar que “el protocolo facilita el análisis de situación y la brecha del establecimiento; le permite al productor conocer el panorama inicial para saber qué le falta hacer para alcanzar sus objetivos”.
“De los indicadores del protocolo europeo, identificamos y seleccionamos aquéllos que se pudieran aplicar de forma exitosa en nuestro país y sumamos otros no considerados”, explicó Langman al portal citado.
Del principio de bienestar animal “Buena alimentación”, se agregaron los indicadores de disponibilidad de comedero y bebederos. Por su parte, el principio “Alojamiento y sectores de manejo apropiados” cuenta con otros indicadores tales como condición de anegamiento de los corrales, incomodidad por presencia de moscas, score de jadeo, provisión de recursos para reducir el estrés por calor, provisión de recursos para reducir el estrés por frío y condiciones de la zona de carga y descarga.
En cuanto al principio “Buena salud”, se sumaron los indicadores de estado ocular, score fecal, meteorización y animales que necesitan mayor cuidado. Y el principio “Comportamiento apropiado” cuenta con dos nuevos indicadores que son las vocalizaciones y el manejo abusivo.
Por último, Langman no dudó en agregar otro elemento diferenciador entre los protocolos: “Mientras el europeo sólo pone el foco en lo que sucede en los corrales, el nuestro también evalúa lo que ocurre en la carga y descarga de los animales, así como en la zona de manejo en la manga. Además, contempla la evaluación del confort térmico”, finalizó.

UN GRAN PASO PARA LA GANADERÍA
“El uso y aplicación del protocolo en cuestión va a generar un impacto positivo desde distintos puntos de vista, ya que posibilitará promover la cantidad y calidad de carne producida, contemplando los aspectos éticos, posibilitando la adaptación a las exigencias reglamentarias crecientes y proporcionando una mayor seguridad a los trabajadores involucrados en el manejo del ganado”, analizaron desde el IPCVA.
Para aquellos que quieran obtener el protocolo, pueden descargarlo online www.ipcva.com.ar

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar