Es tiempo de cambiar la historia

Deportes 10 de julio de 2021 Por Néstor Clivati
Leer mas ...
FOTO WEB TODOS JUNTOS. El plantel argentino completo, jugadores, cuerpo técnico, dirigentes y auxiliares en la previa a la gran final de este sábado.
FOTO WEB TODOS JUNTOS. El plantel argentino completo, jugadores, cuerpo técnico, dirigentes y auxiliares en la previa a la gran final de este sábado.

Banner-Web---La-Opinion---REA (1)

El fútbol es una secesión infinita de momentos, mucho mas que una disciplina deportiva, superando claramente su condición de lúdico y atravesando la definición de impredecible, para convertirse en un movimiento cultural, donde la razón y la pasión, pujan por sobresalir con llamativa frecuencia.
Si así fuere, como lo creo, la Selección Argentina, tiene hoy sábado sobre la mesa, una oportunidad de cambiar la historia; es un guiño que el destino renueva, como aquel de hace 7 años, paradójicamente en esa misma ciudad y en ese recinto de leyendas en el que se ha convertido, el Maracaná.
La crónica de ese domingo 13 de junio, dice que los albicelestes, dirigidos por Alejandro Sabella, no tuvieron la virtud de superar a los alemanes y desaprovecharon una oportunidad, acaso irrepetible por las circunstancias y por semejante escenario de competencia.
Muchos de aquellos que estuvimos esa tarde en el estadio Mario Filho, nos fuimos con una pena cuyo peso perdurará por siempre, como suele suceder con aquellas frustraciones que se intuyen insalvables. No suelen reunirse en se tipo de partidos plagados de tensiones, los méritos deportivos y el fervor con el que aquel equipo, acompañado desde las tribunas por más de 20.000 compatriotas fuera de nuestro territorio, sucumbiera luego de casi 120 minutos.
Esa incongruencia, desperfilada de cierta lógica, se presenta con asiduidad en este deporte y en esa ocasión, volvió a golpear fuerte la autoestima colectiva, sin embargo, unos años más tarde y sin un clima de fervor y triunfalismo, en el que caemos sin solución de continuidad, la competencia, en este caso de la Copa América que por imposición de la Pandemia y el desaire de los gobiernos de Colombia y Argentina, originales anfitriones de esta edición, vuelve a ponernos ante un desafío mayúsculo, pero ahora, con el morboso aditamento, que el rival es nada menos que nuestro mas encarnizado opositor, el clásico de toda la vida, ese karma que nos ha arrebatado en las últimas décadas, dos finales y una eliminación en semis, la de Belo Horizonte hace un par de años atrás.

¿Si esta no es una señal?

Nada suplirá la estrella que le falta a la camiseta argentina, por aquella decepción en la pasional jornada de Rio de Janeiro, pero el perfume a revancha se percibe y el nivel emocional que propaga este nuevo modelo que ensaya Lionel Scaloni, también y esto nos llena el alma de buenos augurios.
Al menos por esa necesidad colectiva, de ser felices por un rato.

EL CHOLO, EL GOYCO Y EL CABEZON

Ahí están abrazados como amigos en fiesta de egresados, los veo desde lo alto del estadio encumbrado, desde la confortable estructura de prensa del Isidro Romero Carbo en Guayaquil, son parte de una generación marcada por el coraje y la buena estrella que los iluminó durante un largo tiempo, pero que en esa estación, les había dejado su ultimo aporte.
Ruggeri, Goycochea, Simeone, Batistuta, Leo Rodríguez y otros ilustres de la época, acompañados por el Coco Basile, se volvían a subir a lo mas alto del podio, ya sabían de estos caminos que habían transitado dos años antes en Chile; aquella secuencia fue sobresaliente, Argentina marcaba como ningún otro seleccionado del mundo, una época gloriosa, en menos de una década, ganó un Mundial y dos Copas América, con un perfil de jugadores que no olvidaremos.
Todo se interrumpiría después, de manera insondable hasta nuestros días, con un agregado estadístico que nos ofende, Brasil en estas casi 3 décadas sin títulos criollos, levantó 5 Sudamericanas y 2 Mundiales.
Nos sobran los motivos para aferrarnos a una épica que le ponga hoy, punto final a esa hegemonía.

CON MESSI INSPIRADO Y CON 2000 GRAGANTAS EN LAS TRIBUNAS

Inesperadamente la prefectura de Rio de Janeiro autorizo la presencia de 5000 aficionados, la mitad serán argentinos residentes, que de manera gratuita estarán en este histórico partido alentando como en aquella tarde frente a Alemania.
Para el partido, que contará con la modalidad de una prorroga de 30 minutos, si hubiera igualdad en la primera parte, Scaloni tiene la idea de introducir algunos cambios, enfocándose más en las características de los jugadores de Tite y no exponer, por ejemplo, a Nahuel Molina y a Marcos Acuña, como se pudo ver frente a los Cafeteros.

Lo demás está definido y consolidado.

Otra oportunidad para colocarle una nueva bisagra a la historia del futbol continental y arrebatarle esa diadema tan deseada, al mejor de la clase y en su casa.

POSIBLES FORMACIONES 

BRASIL:
Ederson, Danilo, Marquinhos, Thiago Silva, Renan Lodi; Casemiro, Fred, Lucas Paquetá; Everton, Neymar y Richarlison. DT: Tite.

ARGENTINA: Emiliano Martínez; Nahuel Molina o Gonzalo Montiel, Germán Pezzella o Cristian Romero, Nicolás Otamendi, Nicolás Tagliafico o Marcos Acuña; Rodrigo De Paul, Guido Rodríguez, Leandro Paredes o Giovani Lo Celso; Lionel Messi, Lautaro Martínez y Nicolás González o Ángel Di María. DT: Lionel Scaloni.

Estadio: Maracaná.
Árbitro: Esteban Ostojich (Uruguay).
Hora de inicio: 21.00 - TV: Pública y TyC Sports.

Te puede interesar