Chaco For Ever

Suplemento Economía 04 de julio de 2021 Por Guillermo Briggiler
El MSCI, la AFA de los mercados, nos mandó al descenso económico y de jugar en la segunda categoría del mundo nos fuimos, por mérito propio, al torneo amateur.
Dólares
FOTO ARCHIVO La disponibilidad de dólares es escasa en una Argentina llena de distorsiones e inconsistencias.

Banner-Web---La-Opinion---REA (1)

La Economía Argentina se fue de jugar en la segunda categoría de los mercados del mundo, al torneo local, a jugar entre nosotros. Para los inversores el mundo éramos país emergente, es decir que nuestra economía prometía. El MSCI (Morgan Stanley Capital Internacional), la AFA de los mercados, nos mandó al descenso y de jugar en la segunda categoría del mundo nos fuimos, por mérito propio, al torneo amateur. Como Chaco For Ever en el 89 cuando jugaba en primera y hoy pelea por mantenerse en el Federal A.
De todas maneras, era cada vez más difícil que vengan inversiones, con esa manía de hablar en contra de los mercados de parte de nuestros dirigentes, que poseen una mirada inmadura y romántica de la economía y que nos llevarán a un desencanto amoroso, tan grande como doloroso, como son las decepciones de este tipo.
Mientras tanto no hay dólares en las reservas del BCRA: si de los más de 42.400 millones que están registrados contablemente detraemos encajes bancarios y préstamos, es decir plata de los ahorristas y los acreedores, nos quedan unos 6.000 millones. De estos, 3.500 millones son oro, por lo que solo nos quedan billetes para gastar por la mínima suma de 2.500 millones.
De esta falta de dólares pueden explicarse muchas de las medidas de los últimos tiempos. El cierre del turismo al exterior, por medio de la reducción y suspensión de vuelos internacionales a Europa y Estados Unidos, disfrazada de medida sanitaria, tiene que ver con evitar que salgan dólares por turismo de las arcas del Central, ya que en el primer semestre, con las restricciones que ya había, se fueron 600 millones de dólares por esta vía.
También la prórroga con el Club de París, donde pagaremos 430 millones dólares, de los 2500 que tenemos vencidos, en dos cuotas tiene que ver con que no tenemos los dólares. Los organismos internacionales de crédito no nos ayudarán hasta que lleguemos a un arreglo con el FMI.
Por su parte, con el Fondo Monetario, los que conducen al país, no desean hacer trato hasta después de las elecciones, ya que en un contexto de campaña electoral, las restricciones que deberemos afrontar para cerrar el acuerdo distan de ser cercanas al populismo reinante y son tan descabelladas en ese contexto como gastar solo los recursos que ingresan o fomentar la inversión, la exportación y el empleo.
Todo esto sumado a que estamos en el segundo semestre, donde los dólares de nuestra producción agropecuaria son escasos y en este estado de falta de reservas, veremos restricciones fuertes a las importaciones, no solo a aquellas que van al consumo, sino también a quienes forman parte de la cadena productiva local, como materias primas e insumos industriales.
Lo que no se explica es el cierre de las exportaciones de carne que nos hizo perder más de 1.000 millones de divisas que debían ingresar en este rubro, máxime si vemos que los precios no bajaron en el mostrador de las carnicerías y la expectativa es que aumente en el corto plazo.
Por ahí ganamos la Copa América, aunque los ingresos de organizarla se los quede el país vecino.

#BuenaSaludFinanciera
@ElcontadorB
@GuilleBriggiler

Te puede interesar