Una profesión que se visibilizó en la pandemia

Locales 03 de julio de 2021 Por Redacción
Este 3 de julio se celebra el día del bioingeniero, una profesión que se ha potenciado en la pandemia, por la importancia que tiene en el entramado del sistema de salud y las soluciones que aportan en la lucha contra el Covid-19. Guillermo Bernasconi y Emilio Moscardo, hablan del rol del bioingeniero y de los desafíos que hay por delante.
FOTO ARCHIVO BIOINGENIERIA. Una de las ramas más jóvenes de la ingeniería.
FOTO ARCHIVO BIOINGENIERIA. Una de las ramas más jóvenes de la ingeniería.
La Bioingeniería es una de las disciplinas más jóvenes de la ingeniería; un 3 de julio de 1992 se realiza la primera colación de Bioingenieros del país en la Universidad Nacional de Entre Ríos. Desde entonces se celebra este día, que sirve para visibilizar una profesión que la pandemia ha demostrado que es esencial dentro del sistema de salud.
El bioingeniero rafaelino, Guillermo Bernasconi, señaló que “lamentablemente la situación sanitaria crítica por la pandemia de coronavirus, nos ha hecho a la fuerza tomar relevancia en estos momentos, gestionando, como la profesión nuestra lo requiere, todo lo que es tecnología para la salud, tanto lo que es equipamiento, como instalaciones especiales; todo lo vinculado a gases medicinales e instalaciones eléctricas de seguridad. Afortunadamente, tenemos muchas herramientas como para poder brindar estas soluciones y trabajar en equipo con todas las otras disciplinas, tanto del sector médico como del sector técnico y otras profesiones (electricista, la parte civil, la parte electrónica, eléctrica), podemos gestionar todo esto y llevar adelante todo esto que nos toca vivir, con la mejor seguridad tanto para el paciente como para los profesionales de la salud”.
El profesional que forma parte de Grupo Inbio, empresa que en esta pandemia ha trabajado codo a codo con el hospital y la UNraf, habló del rol del bioingeniero dentro de un equipo de salud: “Estamos tratando de presentar la necesidad del bioingeniero, tanto en el sector público como en el privado, en gestionar la tecnología. Es importante que se comprenda, que el tema de la prevención, tanto sea desde la persona en prevenir y tratar de estar en forma saludable para prevenir enfermedades; en el sector de la ingeniería, el bioingeniero tiene un rol importantísimo, para tratar de mantener en muy buen estado los equipos, para que estén eficaces y seguros para el uso médico; eso se logra con controles periódicos del funcionamiento, controles de calidad; como lo hace la revisión técnica vehicular, como lo hacen las Industrias alimenticias, metalúrgicas, en su sistema de gestión de calidad”.
Por su parte, el bioingeniero Emilio Moscardo, que se ha incorporado en septiembre a trabajar allí en medio de la pandemia, convocado por el Dr. Diego Lanzotti, manifestó: “El bioingeniero aporta una visión integral y estratégica, en brindar un servicio de salud de calidad a los pacientes. Mi función es transversal a todos los subservicios que forman parte del hospital y actualmente estoy trabajando directamente con el Dr. Lanzotti y a su vez con el Consejo Ejecutivo, donde está Melina Engler, es decir, estoy entre la administración y lo que es las funciones médicas”.
Moscardo, contó que “por estar en una institución pública, tengo tres pilares: un pilar que es la gestión integral de los equipos médicos; otro que es la gestión de la infraestructura hospitalaria; y un tercero que son los nuevos proyectos. El pilar de la gestión integral de equipos médicos, es desde relevar la necesidad hasta pasando por el armado de pliegos técnicos, evaluaciones de licitaciones, recomendaciones de adjudicación, gestión de la instalación cuando el equipamiento viene, puesta en marcha y obviamente la capacitación y reparación en el caso que sea necesario.
“El hospital pasó de tener cinco puestos de terapias intensivas, a tener 55, y el crecimiento del equipamiento médico fue totalmente exponencial; de tener alrededor de 100 equipos médicos pasó a tener ahora 700 ítems de equipos médicos”, indicó Moscardo.

ADHERIR A LA LEY 
NACIONAL DE TRAZABILIDAD
Guillermo Bernasconi, habló de una gestión fundamental que se está llevando adelante: “Muchísimos años atrás, 30, 40 años atrás, el médico era quien mantenía su estetoscopio, su electrocardiógrafo, le arreglaba los cablecitos; hoy en día con la cantidad de tecnología, obviamente los médicos se ven desbordados por todo esto y es necesaria si o si la participación de otras disciplinas, como es la bioingeniería en este rubro. En Argentina ya se ha aprobado una ley de trazabilidad para el control de equipamiento médico y garantizar así el buen estado de funcionamiento. Hay siete provincias que han adherido a esta ley nacional o han hecho algunas leyes propias, pero han avanzado en esta línea de trabajo. Santa Fe, aún no lo ha hecho y estamos con toda esta movida junto al Colegio de Ingenieros especialistas, a la Comisión de Bioingenieros de Santa Fe, donde estamos trabajando para llevar adelante esta adhesión a la ley nacional de trazabilidad y la implementación a nivel provincial”.
El profesional contó que están llevando a cabo reuniones con los legisladores santafesinos para poder avanzar con este tema, y precisó: “Estamos reuniéndonos para lograr esta adhesión a la ley nacional, ya que es muy contemplativa y bastante amplia”.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar