Para los pediatras la presencialidad es primordial

Locales 22 de junio de 2021 Por Redacción
El pediatra y neurólogo infantil, Diego Sakr, habló de las consecuencias que advierten en niños y niñas ante la interrupción de la presencialidad. Sobre todo dijo que la brecha educativa ha aumentado.
FOTO ARCHIVO VUELTA A LAS AULAS. El nivel inicial retorna hoy a la presencialidad en casi toda la provincia.
FOTO ARCHIVO VUELTA A LAS AULAS. El nivel inicial retorna hoy a la presencialidad en casi toda la provincia.
La presencialidad sigue siendo un tema que a un año y medio de la pandemia, sigue generado diferentes cuestionamientos y críticas, entendiendo que la ausencia en las aulas, aumenta de manera considerable la brecha educativa y deja a muchos niños y adolescentes en el camino.
El pediatra y neurólogo infantil, Digo Sakr, manifestó al respecto: “La verdad es que la pandemia en general y el encierro en particular con la falta de interacción social, es una variable de impacto muy negativo, esto ya lo sabemos y lo hemos escuchado varias veces y es algo que se va profundizando. Yo diría que tiene dos consecuencias fundamentales, una que es en cuanto a lo que es el efecto a la escolarización, pero hay otra que tiene que ver con la salud específicamente; en cuanto a la escolarización, en la dificultad de poder dar contenidos y en aquellos chicos que tienen dificultades específicas con el aprendizaje, que venían desfasados y en este momento están totalmente fuera del sistema. Ni hablar de aquellos que no han tenido la posibilidad de acceder a la tecnología para poder llevar adelante los contenidos, es decir que la brecha educativa ha aumentado y eso es una consecuencia del aislamiento, de la pandemia y de la no posibilidad de dar clases presenciales”.
En cuanto a la afección en la salud, el profesional manifestó que “la situación realmente es muy complicada; yo en el consultorio atiendo neurología infantil y las consecuencias cognitivas, las consecuencias conductuales, son cada vez más frecuentes, entre ellas la ansiedad. La verdad es que los chicos,- dependiendo de la edad-, expresan una ansiedad con inquietud, con impaciencia, con berrinches más frecuentes, con llantos incontrolables, situaciones de violencia. Los padres vienen y cuentan que sus hijos se enojan, arrojan objetos, esto es cada vez más frecuente y ellos no saben cómo manejar esta situación. Los padres, no saben cómo enseñarles, como darles los contenidos y ahí se plantea un choque bastante frecuente”.
El Dr. Sakr, dijo que además de la ansiedad, se presentan cuadros de depresión, de baja autoestima, desgano, rechazo de todo lo que tenga que ver con la escolaridad y sobre todo la falta del contacto con sus amigos. “Entendamos que el juego en el chico y la interacción social es un aprendizaje más, no se trata con salir a vagar por la calle, forma parte de su neurodesarrollo. Las conductas sociales se aprenden, no vienen de la mano del parto y uno ya las tiene metidas en la cabeza, se aprenden en contacto con el otro. Hace una semana atrás, tenía una paciente de 14 años, con dificultades en el aprendizaje, con problemas de escolarización, en donde su único vínculo con el colegio eran sus dos amigas, lloraba desconsoladamente porque hacía meses que su mamá no la dejaba estar en contacto con sus amigas; por eso cuando me preguntan cuál es el impacto que ocasiona la no presencialidad, para mí en cierto punto es mayor que el que está generando el coronavirus en la infancia”, sentenció.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar