El mundo recupera a diferentes velocidades

Suplemento Economía 20 de junio de 2021 Por Matías Fontanetto *
El buen desempeño general de mayo incluye a casi todas las economías del globo, pero la aceleración es liderada claramente por Estados Unidos entre las desarrolladas, y por China entre las emergentes.
PMI

El Índice de gestores de compras (Purchasing Managers' Index PMI en inglés) es un indicador de la situación y dirección económica de un país o región basándose en los datos de variables tales como producción, nuevos pedidos, precios, stock y ocupación. El PMI Compuesto involucra tanto al sector de servicios como al manufacturero y alcanzó en mayo los 58,4 puntos, el valor más alto en los últimos 10 años (el índice por arriba de los 50 puntos indica expansión y por debajo recesión).
A partir de abril el sector servicios comenzó a liderar la recuperación por sobre el manufacturero. Desde noviembre del 2020 la recuperación se basaba principalmente en el manufacturero ya que el sector de servicios cayó en recesión debido a la restauración de restricciones a la movilidad de las personas dada la segunda ola de Covid en el invierno del hemisferio norte, afectando principalmente a las actividades ligadas al ocio (turismo, hotelería, restaurantes, bares, cines, teatros, entre otras).
Estas tendencias generales se ven afectadas por las diferentes situaciones entre regiones o países, distinguiéndose distintas velocidades de recuperación entre las economías desarrolladas con respecto a las emergentes; incluso dentro de cada una de estas dos categorías de economías coexisten distintas situaciones entre los países que la componen.
El buen desempeño general de mayo incluye a casi todas las economías del globo, pero la aceleración es liderada claramente por Estados Unidos entre las desarrolladas, y por China entre las emergentes. Estos dos países coinciden en haber sido los que lograron reactivar antes sus sectores de servicios, adelatándose al resto.
La Unión Europea y el Reino Unido lograron dinamizar sus sectores de servicios a partir de Marzo debido a los avances en el proceso de vacunación, lo que les permitió comenzar con la flexibilización de las restricciones a la movilidad de las personas y reaperturas de actividades económicas. El comienzo del verano en el hemisferio norte y una vacunación en avance, permitirían consolidar este proceso de recuperación en las actividades de servicios.
Dentro de las economías desarrolladas, la única en experimentar en Mayo un indicador recesivo fue Japón, debido al repunte de casos y la reinstalación del estado de emergencia que supone restricciones sobre la movilidad de las personas y las actividades económicas para frenar la propagación del virus, siendo el sector de servicios el más afectado.
Una situación similar a la de Japón está ocurriendo en Brasil e India. Si bien Brasil nunca logró romper la barrera de los 50 puntos en el índice, cayó en Marzo y Abril, repuntando en Mayo. En el caso de India, su proceso de recuperación logrado en los últimos meses fue interrumpido en Mayo.
Las divergencias en las velocidades de recuperación económica entre los países continuarán durante en este 2021 debido a los distintos impactos padecidos por la crisis sanitaria, a los avances en las campañas de vacunación y a la importancia del sector de servicios en la actividad económica, siendo las actividades relacionas con el ocio las que más sufren en este contexto pandémico.
La capacidad de seguir aplicando políticas monetarias y fiscales expansivas es otro factor importante a la hora de analizar las diferencias entre las recuperaciones de los países, siendo el margen de maniobra de las economías subdesarrolladas más limitado en comparación a las desarrolladas, lo cual explica en parte los mayores indicadores alcanzados en las economías desarrolladas en relación a los emergentes. Está claro en qué columna se ubica la Argentina. 
Aquellas economías que aceleren el proceso de vacunación flexibilizarán sus cuarentenas que limitan la circulación de personas y recuperarán antes su sector de servicios. Los impulsos monetarios y fiscales para amortiguar los efectos negativos de la crisis también ayudarán a consolidar el proceso de recuperación.

(*) El autor es Licenciado en Economía y analista en inversiones. 

Te puede interesar