La etapa después de la pandemia

Información General 18 de junio de 2021 Por Redacción
Para llegar al día después de la pandemia del Covid-19 primero hay que atravesarla y luego golpear primero con una estrategia clara y posible de llevar a cabo. Es así que luego de levantar el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO), las grandes ciudades enfrentan el desafío de retomar sus actividades manteniendo normas de distanciamiento e higiene y cuidado de los espacios públicos.
HORACIO-PAGANI-0
TODO UN SÍMBOLO. El gran constructor de autos deportivos Horacio Pagani dice; “mi vehículo favorito es la bicicleta” y afirma que todos los días hace tres km en bici desde su casa a la fábrica tanto en invierno como en verano.

Banner-Web---La-Opinion---REA (1)

Por Esteban Soldano

Son muchas las experiencias llevadas a cabo en otros lugares del resto del mundo, que ya empezaron a flexibilizar actividades y proponen políticas públicas que Buenos Aires y todo el país puede analizar para implementar adaptándolas para nuestro caso concreto.

CIRCULACIÓN Y TRANSPORTE

En una primera etapa es esencial adaptar las formas de desplazamiento y circulación para aquellos que deben volver a sus actividades laborales fuera del hogar, con particular atención a los municipios con mayores déficits de transporte y equipamiento barrial. En diferentes ciudades del mundo se pueden observar medidas para ampliar la movilidad activa:

a) Ciclovías y peatonalización

Bogotá ya sumó 80 kilómetros de ciclovías y espacio para bicicletas en estacionamientos. Nueva York, por su parte, planea convertir casi el 2% de sus calles para uso de peatones y ciclistas. Los subsidios, en estos casos, son necesarios para que la población pueda acceder a la compra de bicicletas, mientras los sistemas compartidos no sean una opción segura. En esta ciudad también se tomaron medidas para interconectar ciclovías y así lograr un sistema integrado. En París se prohibieron los automóviles privados en una de sus principales avenidas (la Rue de Rivoli) para habilitar carriles separados para bicicletas y autobuses, taxis, vehículos de emergencia y delivery. Además, se crearon ciclovías siguiendo la traza de sus tres líneas de metro más demandadas para alentar el uso de la bici y descomprimir la red de transporte. En Italia vemos lo que están implementando dos de sus más importantes ciudades: en Milán se debe reservar el espacio en algunas de sus principales avenidas para caminar y andar en bicicleta y se agregaron 35 km de ciclovías, a la vez que se fomenta el uso de scooters o motos pequeñas. Tanto en Roma como en Milán se dispuso de un subsidio para la compra de bicicletas (hasta el 60% de un máximo de 500 euros). En Berlín se ampliaron temporalmente las ciclovías instaladas. En Bruselas se crearon 40 km de ciclovías adicionales para descomprimir el transporte público a medida que se relajan las restricciones.
Estas políticas pueden ser imitadas en la Ciudad de Buenos Aires y en el interior del país con un plan que vaya de menos a más a medida que nos adaptamos a esta nueva realidad.

b) Reducción de la capacidad del transporte público

En París se propone que durante las horas pico solo viajen, con barbijo, quienes tengan un certificado laboral o alguna razón de fuerza mayor para evitar aglomeración en el transporte público. Por otra parte, se cerraron estaciones de gran circulación y se clausuraron asientos en paradas y vagones para respetar el distanciamiento social. Tanto en Roma como en Milán se limita la capacidad de pasajeros en transporte público (Roma 50%, Milán 25%), el uso de barbijo es obligatorio, la compra de pasajes se realiza de manera digital, se clausuraron asientos y los trenes, tranvías y autobuses funcionan al máximo de rendimiento de frecuencia para lograr más espacio para usuarios. En Londres, se redujo la capacidad de vagones y vehículos entre un 13% y un 15% para cumplir el distanciamiento social de dos metros entre personas, se realizan controles del tránsito de personas a la entrada de estaciones y se colocaron dispensadores de gel sanitarios. En New York, una de las ciudades más golpeadas por la pandemia, aumentaron los servicios, se colocó señalización dirigida a los usuarios que incluye marcas en el piso con flechas direccionales y se implementó horario comercial escalonado y el pago de tarifa sin contacto. En Seúl se llevan adelante procedimientos de desinfección y uso de mascarillas obligatorio (máquinas expendedoras) y se aumentó la frecuencia de los trenes para evitar congestión. En Barcelona se instalaron máquinas de venta de mascarillas y gel, señalización horizontal en los transbordos y pasillos del metro para ordenar la circulación, además se instalaron mamparas de protección en los autobuses.
En Buenos Aires ya se están realizando algunas pruebas pilotos en los colectivos de las líneas 12 y 39 en los que se instalaron dispositivos que detectan si las personas están usando tapabocas y toman la temperatura. Si no se tiene tapa boca, se indicará mediante comando de voz que debe colocarlo y si se tiene más de 37°3 una alarma no permitirá el ascenso. Por otra parte, en el ramal Retiro-Tigre es obligatorio contar con una reserva para viajar en tren en horario pico (6-10 AM). Solo los usuarios con permiso de circulación podrán reservar un lugar en el tren para evitar aglomeraciones en estaciones y trenes que tienen una capacidad máxima por tren de 550 pasajeros.
Además, se colocaron señalizaciones para mantener el distanciamiento social en paradas y estaciones, se clausuraron asientos, se colocaron mamparas para proteger a los conductores de colectivos y se realizan controles de permisos de circulación, ya que el transporte público solo puede ser utilizado por personal indispensable.

c) Limpieza y desinfección

En Moscú es obligatorio el uso de barbijo y guantes y se implementa un sistema de salvoconductos digitales -código QR- vinculados a la tarjeta de transporte. Además se utilizan cámaras de videovigilancia con sistema de reconocimiento facial para el control de uso del barbijo, y en las estaciones se dispone de gel desinfectante gratis, además, se conformaron brigadas especializadas para la desinfección de estaciones, trenes y filtros de aire. En New York, se realizan labores de limpieza y desinfección manuales y a través de luz ultravioleta, hay distribución de desinfectante de manos y se entregaron más de 2 millones de mascarillas faciales gratuitas.

Hay mucho por hacer mientras avanza el operativo vacunación, y aún cuando todos lo estén, viviremos un mundo diferente, seguramente mejor. En nuestra próxima entrega describiremos otras medidas que se están desarrollando para seguramente vivir mejor.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar