La economía del conocimiento se coloca como el tercer rubro exportador del país

Suplemento Economía 13 de junio de 2021 Por Redacción
Las exportaciones de los servicios ascendieron a US$ 6.070 millones en 2020. En el tercer trimestre del año pasado, el sector empleó a 696.306 trabajadores y trabajadoras contemplando actividades de informática, I+D, servicios jurídicos y contables. En la industria del software hay 15 mil puestos sin cubrir.
FOTO ARCHIVO  EN ALZA. La economía del conocimiento no para de crecer en la Argentina.
FOTO ARCHIVO EN ALZA. La economía del conocimiento no para de crecer en la Argentina.

Banner-Web---La-Opinion---REA (1)

La Argentina es el segundo exportador de servicios de Economía del Conocimiento en América Latina, detrás de Brasil. Este tipo de servicios son el tercer rubro exportador del país, detrás del complejo sojero y de la industria automotriz. Las exportaciones de los servicios ascendieron a US$6.070 millones en 2020, y sus principales destinos fueron los Estados Unidos, la Unión Europea y Latinoamérica.
Además, en el tercer trimestre de 2020, el sector empleó a 696.306 trabajadores y trabajadoras contemplando actividades de informática, I+D, servicios jurídicos y contables. Con esta base, los servicios basados en conocimiento aumentaron 8,8% la participación en el total de exportaciones del país durante el año pasado.
Los datos se conocieron el jueves durante una reunión entre el ministro de Economía, Martín Guzmán, con representantes del Comité Ejecutivo de ARGENCON, la entidad que nuclea a las empresas prestadoras de servicios de la Economía del Conocimiento, en el cual se dialogó sobre la situación y el desarrollo del sector, y su potencial de crecimiento.
En este marco, el titular del Palacio de Hacienda aseguró que “en el mundo hoy se desarrollan los países que son capaces de generar conocimiento, y para ello tiene que haber una oferta de talento con un sistema educativo cada vez más fuerte, donde el Estado juega un rol central generando condiciones de inclusión, infraestructura, y de desarrollo del sistema científico–tecnológico”.
En esta línea, Guzmán se refirió al “desafío de conectar a las pymes de la economía más tradicional con la nueva economía”, y destacó la necesidad de que “existan plataformas para que se puedan vender, no solo servicios que produce el sector, sino la producción de las pymes argentinas al mundo”. “Esto aumentaría el nivel competitividad del país y sus exportaciones, y eso contribuye a una economía más robusta, una economía más estable y tranquila”.
Ante los representantes de ARGENCON, el Ministro también se refirió al fuerte potencial de crecimiento del sector, y resaltó la importancia de que “exista una demanda efectiva alta, lo que requiere que el sector privado sea dinámico, innovador y tenga las condiciones para hacer efectiva esa demanda”. “La economía del conocimiento es transversal a todas las actividades productivas”, agregó.Además, señaló que “para que eso ocurra, las condiciones son reglas de juego apropiadas y estabilidad macroeconómica. Ese es el camino que estamos transitando”.
Por otra parte, la industria de software en la Argentina no logra cubrir este año más de 15.000 empleos, pese a las iniciativas de capacitación desplegadas desde la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos (CESSI) con el gobierno nacional.
Desde CESSI difundieron que el número de empleados del sector se ubica en 120.000 personas, lo que significa un incremento de 5.000 respecto de los datos difundidos al cierre del año pasado. No obstante, el sindicato Unión Informática estimó que "la cantidad del trabajadores en actividad es el doble de lo anunciado por la cámara del sector, debido a que la estadística de la CESSI no incluye al sector público y a los trabajadores y trabajadoras informales", según lo señaló Ignacio Lonzime, secretario general del gremio.
El talento argentino para esta actividad ha sido históricamente valorado por la industria global, tanto por la formación académica formal como por la variedad de conocimientos incorporados por los autodidactas. En los últimos años numerosos trabajadores realizan actividades para empresas radicadas en el exterior desde la Argentina, especialmente vía plataformas digitales. Por la devaluación del peso y la baja del poder adquisitivo, a muchos trabajadores independientes les conviene trabajar a través de estas plataformas. De acuerdo a datos del sector, en la prepandemia se detectaron que por el mismo empleo en la misma empresa el salario en la Argentina era hasta cinco veces menor al del exterior.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar