El impacto de los commodities agrícolas en las arcas oficiales

SUPLEMENTO RURAL 10 de junio de 2021 Por Redacción
Leer mas ...
EXPORTACIONES. Las cotizaciones de los commodities muestran fuertes incrementos desde la segunda mitad de 2020. RECAUDACIÓN. Las subas también generan un efecto relevante sobre las cuentas fiscales.
EXPORTACIONES. Las cotizaciones de los commodities muestran fuertes incrementos desde la segunda mitad de 2020. RECAUDACIÓN. Las subas también generan un efecto relevante sobre las cuentas fiscales.

Banner-Web---La-Opinion---CAMPAÑA-vacunacion

Las cotizaciones de los principales productos agrícolas que exporta Argentina vienen teniendo fuertes incrementos desde la segunda mitad de 2020. En efecto, los precios del maíz, la soja y el trigo en Chicago son hoy, pese a la baja de los últimos días, 59%, 62% y 34% mayores, respectivamente, a los valores promedio de 2019. De esta manera, volvieron a ubicarse en valores no vistos desde 2013 o 2014, dependiendo del producto.
Un informe de CREA explicó que el juego entre la oferta y la demanda determina los precios en los mercados agrícolas que, para los productos analizados, “son competitivos y transparentes”. En ese sentido, durante la campaña 2020/21 se observa una reducción de los stocks de maíz y soja, tanto por el aumento de la demanda como por dificultades productivas. “Del lado de la demanda, fue especialmente relevante el consumo de China, que alcanzó récords históricos tanto en soja como en maíz. Así, el gigante asiático representa hoy el 31% del consumo mundial de soja y el 25% del de maíz, mientras que 10 años atrás las cifras eran de 26% y 22%, respectivamente”, revelaron.
Más allá de la interacción actual entre oferta y demanda, un punto importante es que el Departamento de Estados Unidos prevé que el crecimiento de la oferta será insuficiente para cerrar el desbalance vigente en la campaña 2021/22 pese al aumento de los precios. Si bien se debe tener en cuenta que se trata de cifras que sufren ajustes a medida que las perspectivas climáticas, productivas y de consumo se van volviendo más claras, “las proyecciones actuales marcan que el ratio stock / consumo caerá para los tres cultivos. Incluso, se espera que el trigo se acople en la caída de su ratio stock / consumo a la dinámica del maíz y la soja. “De esta manera, el escenario del lado de los fundamentos se mantendría favorable para los principales productos de exportación agrícola el año próximo”, indicaron los expertos.
Pasando a los factores financieros que inciden en los precios de los commodities, actualmente Estados Unidos se encuentra llevando adelante una política monetaria sumamente blanda que, tradicionalmente, correlaciona con precios internacionales elevados. Dado el tamaño de su economía y las conexiones financieras y comerciales con el resto del mundo, la política monetaria estadounidense tiene efectos globales. Las bajas tasas de interés locales llevan a buscar rentabilidad en otros productos y plazas financieras, debilitando al dólar. A su vez, como el dólar es la moneda en la que se realiza el intercambio global de mercancías, su debilidad (o fortaleza) históricamente aparece correlacionada con aumentos (o disminuciones) en los precios de las commodities.
“De este modo, es importante tener en cuenta que el alza de los precios internacionales es un fenómeno que excede a los productos agropecuarios, que no son los que más aumentaron. De acuerdo al Banco Mundial, respecto a 2019, su índice de productos agrícolas creció 26%, mientras que los metales lo hicieron 47% y los metales preciosos 31%. Llamativamente, el aumento de la energía fue modesto: solo 4,5%”, explicaron desde CREA.
De todas formas, se debe tener en cuenta que se trata de cifras preliminares y la respuesta de la oferta frente a los altos precios y solidez de la demanda todavía está por verse. En ese sentido, durante los últimos días se observaron retracciones en los precios internacionales, principalmente por las buenas perspectivas climáticas para soja y maíz en Estados Unidos y las estimaciones de una buena producción de trigo en el hemisferio norte.
“A estos factores de los fundamentales se suma un contexto financiero internacional caracterizado por una altísima liquidez, que tradicionalmente implica dólar débil y precios altos de los commodities”, indicó el informe. Cabe destacar también que el dólar ya alternó ciclos de debilidad y fortaleza en el pasado, “por lo que se debe ser cauteloso respecto a la continuidad de las condiciones actuales en los próximos años”.

IMPACTO EN ARGENTINA
La suba en los precios agrícolas representa una ayuda inesperada que mejoró sensiblemente el panorama macroeconómico para el país en 2021. En efecto, su influencia fue decisiva en al menos dos frentes.
En primera instancia, las liquidaciones del agro “dieron vuelta” el mercado cambiario y el Banco Central de la República Argentina (BCRA) pasó de vender divisas a comprarlas en montos significativos. Además, el impacto fiscal de la mayor recaudación por derechos de exportación aporta alivio a las cuentas públicas en un año nuevamente signado por la pandemia.
“Así, en los primeros cinco meses del año, el BCRA lleva adquiridos en el mercado de cambios US$ 5.727 millones, mientras que en el mismo período de 2020 había tenido que vender 568 millones”, señalaron los especialistas. En ese sentido, de acuerdo a datos del BCRA, el sector Cereales y Oleaginosas tuvo una posición neta en el mercado de cambios de USD10.609 millones en los primeros 4 meses del año, USD6.000 millones superior a 2020 y el valor más alto de la serie para ese periodo. Además, se trata del sector que más aportó al mercado de cambios.
Al respecto, desde la entidad reconocieron que “las compras de divisas mejoraron la situación macroeconómica general al permitir una recomposición de las reservas, que crecieron US$ 2.204 millones y volvieron a situarse por encima de los US$ 40.000 millones, lo que incrementa el margen del Gobierno para intervenir en el tipo de cambio oficial y realizar pagos de deuda”.
Además del impacto en el mercado cambiario, la suba de los precios internacionales de los commodities también está teniendo un efecto relevante sobre las cuentas fiscales. “En los primeros cuatro meses del año, los Derechos de Exportación (DEX) crecieron 187% interanual, alcanzando 0,8% del PBI, su valor más alto desde 2012”, reveló el documento. Así, la mayor recaudación, junto con la disminución de los gastos por la pandemia y la recuperación de la recaudación del resto de los impuestos respecto a los niveles deprimidos de 2020, es uno de los factores que explica la reducción del déficit fiscal en los primeros cuatro meses del año (-0,7% en 2021 vs -2,2% en 2020).
Las exportaciones del complejo soja se incrementarían, a los precios actuales, US$ 7.338 millones, lo cual aportaría 0,9% del PBI de recaudación adicional por DEX.
De esta manera, los precios internacionales de los commodities dieron una ayuda inesperada en un 2021 que ofrecía un panorama complejo en el marco de la sequía que afectó a la producción agropecuaria. Y desde CREA, concluyeron: “por eso, una reversión de la tendencia y una caída significativa en las cotizaciones de los granos es un riesgo no sólo para los productores sino también para la macroeconomía”.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar