Inquietud en el sector agropecuario periurbano

Locales 06 de junio de 2021 Por Redacción
PRODUCTORES UNIDOS DE RAFAELA
FOTO ARCHIVO DEMOSTRACION A CAMPO. Para evaluar la deriva de las aplicaciones, fue en abril.
FOTO ARCHIVO DEMOSTRACION A CAMPO. Para evaluar la deriva de las aplicaciones, fue en abril.

Banner-Web---La-Opinion---CAMPAÑA-vacunacion

A partir de declaraciones mediáticas de una concejal del Partido Justicialista sobre la prohibición de aplicación de productos fitosanitarios en una zona de 1.000 metros desde el límite urbano (Abril 2020) con argumentos que carecen totalmente de validez científica, hemos realizado a través de Sociedad Rural de Rafaela, y con la participación otras instituciones, profesionales, productores y expertos en todos los temas que implica la aplicación segura de fitosanitarios (Ingenieros Agrónomos, Médicos Toxicólogos, Biólogos y expertos europeos en la protección del ambiente del Piamonte, Italia) una campaña de información con disertaciones técnicas y otras acciones orientadas a la población de Rafaela, y especialmente a quienes tienen la responsabilidad de dictar una ordenanza para la ciudad. Durante las jornadas expositivas los ediles estuvieron, formulando preguntas y aclarando inquietudes.
Esta información basada en resultados con validez científica permitió confirmar la compatibilidad de la producción sustentable, con la protección de la salud y del ambiente. Complementariamente y en el marco de estos trabajos de acercamiento a la comunidad el pasado mes de abril se realizó una demostración práctica, donde se evidenció el alcance de las derivas resultantes de la aplicación terrestre y aérea (menos de 10 m y de 40 m, respectivamente) y de la cual también participó el Concejo Municipal de Rafaela y sus ediles como coorganizadores del encuentro.
Todos los expertos e involucrados en el problema, resaltaron la necesidad de que las políticas públicas deben basarse en resultados validados por la ciencia y la tecnología, para lograr que puedan ser sustentable en el transcurso del tiempo.
La búsqueda de términos medios, tratando de compatibilizar los intereses de todos los ciudadanos, aun cuando no están apoyados sobre estas bases, pueden ocasionar consecuencias que luego son difíciles de solucionar. Tal es el caso de los 200 metros de prohibición que se impusieron y las consecuencias en el enmalezado, seguridad y abandono de estas tierras con alto potencial de producción de alimentos.
La realidad es que no existió en Rafaela, ningún caso concreto de que pudiese haber un impacto negativo de las actividades en cuestión sobre la salud y el ambiente en los 13 años en que rige el decreto en vigencia actualmente. Todo ello verificado por autoridades e instituciones sanitarias competentes como el Hospital Regional.
Ante todo lo expuesto a productores de Rafaela no les pasa inadvertido la falta de pronunciamiento de varios ediles (no todos) sobre las consecuencias de la propuesta de la concejal Vimo y su bloque, en cómo y en cuánto esta medida afectaría el sistema productivo y sobre las consecuencias económicas que produciría, no solo localmente sino regionalmente, dado que dejaría 5000 has del periurbano afectadas y a un importante número de productores en situación de quebranto económico.
Sin embargo, en el transcurso de esta semana, vimos con asombro, que el Concejo Municipal de Rafaela se manifestó en forma diligente y unánime en relación a las implicancias del cierre de exportación de carne, aduciendo que se protegen las actividades fundamentales de la ciudad, donde la producción ligada al sector agropecuario y agroindustrial son la base del progreso histórico rafaelino. Dado que el campo y la industria tienen un vínculo muy importante con el desarrollo.
Apreciamos enormemente este pronunciamiento unánime, así como la declaración de los ediles sobre el reconocimiento del impacto del sector productivo en el desarrollo de Rafaela. En todos los eslabones de la cadena del campo la carne es uno de los principales motores. Tranqueras adentro y de la mano de la industria nos ocupamos que nuestros productos sean de calidad y cantidad para los argentinos y el mundo, y bregamos porque tranqueras afuera lo entiendan así y actúen en consecuencia, asertivamente y sin miramientos. Esta manifestación es un paso hacia ello. Pero sorprende y genera malestar que igual énfasis y claridad de opinión crítica no se haya realizado, ni anteriormente ni ahora, sobre la propuesta de prohibición de los inviables 1000 metros en la aplicación de fitosanitarios, dada las implicancias mencionadas anteriormente en el plano local y regional, y por las contundentes pruebas al respecto.
Queda todavía la instancia más importante, esto es la redacción de un proyecto de ordenanza que permita lograr una producción sustentable, contemplando la unión entre lo público y lo privado, sin dejar tierras improductivas o sin poder expresar su potencial de producción, tal como lo han hecho los gobiernos locales de Cañada Rosquín, Arequito, Oliveros, y muchos otros en el país.
Ante este público e importante pronunciamiento, productores periurbanos convocamos nuevamente a los concejales de nuestra ciudad, a que analicen junto a nuestro sector y sus actores todos los aspectos que se debieran considerar para lograr el propósito que todos perseguimos: “proteger las actividades fundamentales de la ciudad, donde la producción ligada al sector agropecuario y agroindustrial son la base del progreso histórico rafaelino “. Sin duda esto será para el beneficio y desarrollo de Rafaela.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar