El lado B de mudarse al verde

Información General 05 de junio de 2021 Por Esteban Soldano
Con la pandemia, la demanda de lotes y viviendas en zonas suburbanas creció notablemente. Muchas familias desesperadas por disfrutar de un poco de verde y vivir lejos de la aglomeración de las ciudades, y sobre todo ante la consolidación de la oficina en casa (home office) cerraron operaciones en barrios abiertos, cerrados y countries.
LADO B. La vida distinta en los barrios alejados o countries como estilo diferente. MUDARSE. Los nuevos asentamientos con todos los servicios y otra calidad de vida.
LADO B. La vida distinta en los barrios alejados o countries como estilo diferente. MUDARSE. Los nuevos asentamientos con todos los servicios y otra calidad de vida.

Banner-Web---La-Opinion---CAMPAÑA-vacunacion

Como muchas cosas en la vida, no todo es un cien por ciento favorable, es así que por encima de muchas virtudes, existen varios aspectos a considerar que pueden complicar la decisión de irse a vivir a este tipo de emprendimientos urbanos ubicados en la periferia de las ciudades.

Expensas y gastos extras

El valor y el tipo de gastos que se incluyen en las expensas están entre los principales reclamos de la gente. Si se vive en una casa por fuera de un barrio cerrado hay que compartir con los vecinos gastos como el costo de una garita de seguridad, pagar un club, un gimnasio, una colonia de vacaciones para los niños, etc. En cambio, si el country tiene, por ejemplo, una laguna, cancha de golf, de tenis o de polo, pileta, esas actividades no deberán abonarse afuera y, por ello, cuando se empiezan a sumar todos esos costos, las expensas no resultan tan costosas.
Si bien este argumento es real y válido, la libertad individual de elegir cuál gasto priorizar se ve limitada dentro de los complejos dado que hay costos de servicios e instalaciones que son compartidos por todos, ya sea que el propietario los utilice o no. Por ello, a la hora de elegir, es prudente analizar detenidamente los hobbies, gustos y necesidades particulares para que, en función de ello, se pueda encontrar la propuesta que se ajusta mejor a las preferencias de cada uno.
Más allá de las expensas, los propietarios de casas, desde luego, deben sumar los gastos de mantenimiento individual de su propiedad, como ser jardinería y/o mantenimiento de piletas, en caso sean necesarias delegar esas tareas. Pero también están quienes, prefieren vivir en un departamento que esté cerca de las áreas comunes del emprendimiento de modo tal de disfrutar de los amenities sin tener que ocuparse de mantener una casa, que para muchos no es un placer, precisamente. En definitiva, una vida así da más pero, también cuesta más.
Por su parte, quienes apunten a adquirir un lote para construir (además de lógicamente considerar los costos del terreno y de obra) deberán aceptar qué tipo de propiedad se les permitirá construir, según los reglamentos del municipio y en particular del barrio. Hay countries que exigen que la vivienda tenga una superficie cubierta mínima determinada (que puede resultar superior a la proyectada por el comprador); que se mantenga cierta distancia de retiro de los terrenos vecinos así como del frente; no se permite el uso de determinados materiales, entre otras restricciones. Hay temas reglamentarios de obra referidos al barrio elegido, plazos de construcción y multas a quienes no se ajusten a los reglamentos.

Movilidad


Otros desencantos suelen generarse por las distancias y dificultades en la accesibilidad. Hay que evaluar si hay disponibilidad de medios de transporte tanto privados como públicos para movilizarse, buenas rutas o autopistas de conectividad con los principales centros urbanos y comerciales y el tiempo que ello implica debido al tránsito. Teniendo en cuenta que, aunque todo eso esté a favor, si se produce un choque o un corte en la autopista el tránsito hará de las suyas sin poder tener alternativa.
También hay que incluir en la estrategia cotidiana dónde están concentradas sus principales actividades que impliquen traslados, ya sea el trabajo, la escuela de los hijos así como lugares de encuentro con familiares y amigos y contemplar tener más de un auto.
Dado que estos desarrollos se encuentran en los suburbios, usualmente los comercios y servicios no se ubican próximos como para acceder a pie o bicicleta también, hoy la tendencia marca que no todo es auto.
La problemática laboral, a partir de la pandemia, y la implementación masiva de la oficina en casa, donde la gente pudo notar que la distancia al trabajo ya no era tan relevante como antes y se animó a vivir a más lejos. En función de ello, evalúa que si se opta por mudarse a un barrio cerrado, la propiedad cuente con un lugar destinado al trabajo y/o estudio independiente.

La conectividad

Otro tema fundamental a tener en cuenta para poder cumplir eficazmente con el trabajo a distancia es que la capacidad y calidad de la conectividad a internet que exista en la zona del country responda a lo que se requiera. Este servicio en áreas suburbanas no siempre es lo suficientemente óptimo como para atender la demanda, desde ya, a partir de la pandemia su uso se multiplicó.
Hay desarrolladores que apuntan a ofrecer una solución integral para un nuevo tipo de vida moderno. Es por eso que en sus instalaciones ya funcionan colegios bilingüe, paseos comerciales abiertos al público de la zona, centros de negocios( business center), restaurantes, gimnasios, canchas de diversos deportes y áreas recreativas y, hasta reservas naturales propias. Es el momento oportuno de reflexionar, si la ciudad tradicional tiene sentido como tal , si se está quedando lejos de las expectativas de este tiempo, o si estos complejos dispersos en lugares alejados de los centros es la nueva ciudad.


Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar