El Consejo Agroindustrial intenta abrir el camino con el presidente

SUPLEMENTO RURAL 03 de junio de 2021 Por Redacción
Con la culminación del cese de comercialización de hacienda, desde hoy se abre una nueva instancia en el conflicto que intentará acercar a las partes mediante el diálogo, a fin de apaciguar una escalada de reacciones y lograr el objetivo que busca la cadena productiva en general: interrumpir la medida de suspensión de exportaciones de carne que el Gobierno implementó por 30 días. La estratagema será el Consejo Agroindustrial Argentino, que quizás pueda allanar el camino dado el buen vínculo que sostiene su vocero con el presidente.
REFERENTE. José Martins, vocero del CAA y presidente de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.
REFERENTE. José Martins, vocero del CAA y presidente de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

Banner-Web---La-Opinion---CAMPAÑA-vacunacion

La suspensión de exportaciones de carne impuesta por el Gobierno nacional transita el día 15 desde su publicación en el Boletín Oficial el pasado 20 de mayo y cada vez el clima se espesa más. Desde el sector ganadero, con la Mesa de Enlace a la cabeza, no prosperan las negociaciones porque el Gobierno está decidido a no dar marcha atrás en la restricción, mientras continúen las medidas de fuerza.
Por esta razón, hoy se levantó el cese de comercialización de hacienda para abrir una tregua que privilegie el diálogo, siempre y cuando el Gobierno convoque a los referentes del campo y la industria.
Sin embargo, el que parece tener más chances de destrabar la medida, es el Consejo Agroindustrial Argentino (CAA), que anoche a última hora logró una primera reunión con el Gobierno para intentar destrabar el conflicto y revertir la prohibición que rige sobre las exportaciones. Una relación empática que este ecléctico conglomerado de cámaras e instituciones ha forjado durante 2020 con el Gobierno nacional, sin demasiados logros pero con mucha atención de parte del presidente.
Si bien se trata de un primer acercamiento del que no trascendieron muchos datos, el vocero del CAA, José Martins (presidente de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires) contó un día antes en conferencia de prensa que la idea es hablar directamente con el presidente Alberto Fernández y explicarle el mal precedente que sienta en todas las cadenas de valor del agro este tipo de medidas, que “no contribuyen a promover más producción, ni a crear empleo, ni a favorecer a los consumidores que tienen afectado su poder adquisitivo”.
La entidad emitió el martes un contundente comunicado instando al diálogo con el presidente, y con el aval de la Mesa de Enlace y del conglomerado más poderoso de la agroindustria nacional, se expidió: “Creemos firmemente que un país que no produce, que no industrializa y que no exporta queda atrapado en un círculo vicioso con resultados negativos, mayor pobreza, marginalidad y destrucción de calidad de vida”.
En relación al trabajo que vienen haciendo con los ministerios económicos y productivos del Gobierno mediante mesas de diálogo, el CAA enfatizó su propósito de alcanzar promover una Ley de Exportaciones que permita ver un horizonte de largo plazo: “Hemos propuesto desde el año pasado medidas concretas para reactivar la inversión productiva, mejorar la ecuación económica de las economías regionales, lograr un desarrollo federal, inclusivo y sustentable, incluyendo logística, política de género, riesgo agropecuario, biocombustibles entre otras, y ninguna hasta la fecha fue atendida”.
LA HORA DE LAS DEFINICIONES
Martins dijo la expectativa es que el presidente levante la medida antes de que se cumplan los 30 días; “porque hacer más de lo mismo nos ha llevado a este escenario que tenemos en la Argentina, por eso debemos insistir en el largo plazo a pesar de los sofocones que podamos tener”.
A pesar de su tono crítico, Martins no es partidario de profundizar el conflicto sino de atenuarlo en base al diálogo y la templanza, atributos que según el sector agropecuario son inconducentes con este Gobierno porque desde que asumió sólo se enfocó en la confrontación directa.
La tregua que se abre desde hoy, tiene dos aristas demarcadas: la estrategia del CAA de ir con la Mesa de las Carnes y el Consorcio exportador ABC a negociar alguna salida directamente con el presidente, algo que comenzó anoche a última hora, o el camino que propone la Mesa de Enlace, advirtiendo que si no se levanta la medida antes del fin de semana, el lunes anunciarían una nueva etapa de medidas de protesta que podría incluir el cese de comercialización de granos, particularmente de soja.
Respecto a esta útlima moción que, vale aclarar, es un clamor que proviene de las bases de las entidades más grandes (CRA, FAA y SRA) y principalmente de productores “autoconvocados”, José Martins expresó su oposición. “No estoy de acuerdo en expandir un conflicto a la luz de la situación que vive nuestra sociedad; esto no significa que uno debe dejar avasallarse, pero creo que tenemos que ir dando pasos de a uno por vez, discutir, convencer y consensuar; hay países vecinos que han tenido situaciones sociales muy graves recientemente y por eso creo que tenemos que ser maduros y dentro de una lógica de defensa sectorial, tener cuidado de no llevar más allá los problemas; creo que la batalla hay que darla en los ámbitos dónde puede haber una decisión, porque de lo contrario bastaría una gotita de nafta para crear un problema aún mayor”.
INSISTIR CON EL DIÁLOGO
En la agenda del CAA también están los temas de largo plazo, algo que seguramente le recordaron al presidente: “la propuesta de proyecto de ley de inversiones agroindustriales federal, inclusiva y sustentable que podría generar hasta 700 mil puestos de empleos e incrementar en 15 mil millones de dólares las exportaciones anuales, sin requerir subsidios”, sigue pendiente de tratamiento en el Congreso, a pesar de que en las aperturas de sesiones de este año, el propio mandatario lo anunció como una de sus prioridades del ciclo legislativo, comentaron desde el CAA.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar