Destacó gesto papal sin precedentes

Sociales 29 de mayo de 2021 Por Redacción
FUNDACIÓN WALLENBERG
FOTO PRENSA FUNDACIÓN// AUDIENCIA//Lidia recibe emocionada el saludo de Francisco.
FOTO PRENSA FUNDACIÓN// AUDIENCIA//Lidia recibe emocionada el saludo de Francisco.

Banner-Web---La-Opinion---CAMPAÑA-vacunacion

El pasado 26 de mayo, en la audiencia pública de los miércoles en el Vaticano, el Papa Francisco fue saludado por Lidia Maksymowicz. Esta mujer, nacida en Bielorrusia y actualmente ciudadana polaca, fue deportada en 1945 a Auschwitz con solo 3 años de edad y allí sobrevivió los macabros experimentos del criminal de guerra Josef Mengele.
Lidia, de 81 años de edad, se encontraba en Italia en el marco de un programa educacional para las jóvenes generaciones, para quienes iba a relatar su experiencia de guerra a través del documental que cuenta su historia, titulado "70072, la niña que no sabia odiar".
El cura que la acompañaba le explicó brevemente al Sumo Pontífice la historia de esta mujer. Emocionado, el Papa Francisco tomo la mano de la mujer y le dio un beso en el numero tatuado por los Nazis. Tras dicho gesto emotivo, ambos se confundieron en un fraternal abrazo. Esta escena sin precedentes fue resaltada por todos los medios de comunicación en el mundo.
Tras la liberación de Auschwitz en 1945, Lidia fue entregada a adopción a una familia polaca, creyendo que su madre había muerto. En 1962, su madre biológica, que también pensaba que su hija había fallecido, apareció y ambas se reencontraron para volver a vivir juntas.
La Fundación Wallenberg destaca este hermoso gesto del Papa Francisco. En un comunicado conjunto de Eduardo Eurnekian y Baruj Tenembaum, presidente y fundador de la ONG respectivamente, ambos destacan:
"Conociéndolo al Papa Francisco desde sus días como Arzobispo de Buenos Aires, no nos sorprende su gesto, pero no nos deja de de conmover. Como sucesor del Cardenal Antonio Quarracino, Monseñor Bergoglio brindo su incondicional apoyo a nuestra fundación, convirtiéndose en el guardián del Mural Conmemorativo de las víctimas del Holocausto en la Catedral Metropolitana.
El beso del Papa Francisco transmite un poderoso mensaje de amor, respeto y fraternidad, algo tan necesario en estos tiempos en donde el antisemitismo y el racismo tratan de imponer su siniestra agenda. Felicitamos al Papa Francisco por tan hermoso y valioso gesto".

































































Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar