Colón en bicicleta: excursiones para despejar la mente y vivenciar naturaleza

Información General 07 de mayo de 2021 Por Redacción
Original y natural modo de recorrer un sitio paradisíaco como lo es la belleza de Colón.
FOTO SECRETARÍA DE TURISMO// BICITURISMO//Una propuesta para disfutar la naturaleza.
FOTO SECRETARÍA DE TURISMO// BICITURISMO//Una propuesta para disfutar la naturaleza.
Entre las innumerables alternativas que brinda Colón en Entre Ríos, para disfrutar una estadía placentera y de desconexión, las excursiones en bicicleta tientan a curiosos, aventureros, gustosos de la vida al aire libre, el deporte y la recreación; y también a familias que se permiten mitigar la ansiedad y la rutina, para armonizar el ritmo del disfrute con los sonidos y aromas que brinda un paisaje rico en diversidad. A la vera del majestuoso Río Uruguay, el ejido urbano se funde en caminos rurales en los que sale al paso un esplendoroso vergel de flora y fauna, rico en colores, aromas y sonidos que alberga esta ciudad, capital del turismo entrerriano.
Amén del innegable aporte para la salud física y emocional que brinda la práctica de este deporte recreativo, la excursión en bicicleta ofrece un tiempo alternativo a lo cotidiano; un paréntesis que invita a sentir la vida en dimensiones que a veces parecen escondidas. Guías que conocen y descubren los recovecos más celosamente resguardados de la afable geografía de la llanura de Colón, ponen a disposición su compañía para expandir la capacidad de asombro.

Vuelta a lo natural
En el extremo noreste de Colón, un paseo de baja dificultad arranca en el pulmón verde conocido como “Bajo Termas”, donde empieza el área natural protegida “Río de los Pájaros”. En un circuito sin pretensión de velocidad, ni tiempo, ni distancia, esta excursión se permite pausas para el reconocimiento del paisaje, su registro en fotografías, el avistamiento de aves y la percepción de los aromas de la selva en galería.
Bicicletas con canastitos, familias de edades diversas, comentarios al pasar, expresiones de admiración, conviven en estos recorridos en los que sale a la superficie la importancia de apagar el teléfono, olvidar la rutina y permitirse volver a la esencia de la presencia humana en este mundo. Para los más pequeños, esta experiencia está cargada de una descontaminada expresión de sorpresa. Para los más grandes, representa una vuelta a ciertas miradas que quizás han quedado olvidadas. En esa conjunción, la interpretación del contexto se enriquece, abriendo los poros a sensaciones que saben tanto a novedad como a milagro conocido.
A un lado del camino, el arroyo Artalaz se abre esplendoroso con su oferta de aves endémicas del lugar. Garzas, chajás y especies de Martín Pescador, conviven en libertad dentro de un entorno que les es propio y que convidan a la contemplativa y respetuosa mirada del visitante. También la zona Sur de Colón ofrece este tipo de recorridos de baja dificultad, en los que en un paseo de entre una hora y una hora y media de andar, los paisajes y los ciclistas se vuelven uno.
Dentro del mismo ejido, hay paseos que son considerados de media a alta dificultad por las distancias que se recorren. En ellos se puede arribar a un reservorio de piedras semipreciosas, que es una conocedora con gran experiencia en el tema y lo comparte generosamente; y también se puede conocer un vivero de plantas nativas. Estas excursiones insumen de dos a tres horas, y suelen ser muy escogidas por turistas que buscan conjugar la actividad recreativa y de contacto con la naturaleza, como un puente para alcanzar el conocimiento de las riquezas naturales y culturales de Colón.

El gigante por dentro
A tan sólo 60 kilómetros del centro urbano de Colón, el afamado Parque Nacional El Palmar es el ineludible complemento para una estadía de contacto con lo esencial. Allí, las excursiones en bicicleta parecen penetrar a lo más profundo de un paisaje envolvente y ancestral, en el que la fauna y flora autóctona van trazando los caminos. En sus 8.213 hectáreas, posee una magnífica reserva de palmeras yatay, cuya densidad, altura y diversidad, conmueve a quienes arriban por primera vez.
Los visitantes pueden arribar al lugar en remises o autos particulares. A sabiendas de lo inconmensurable y diverso del paisaje, el lugar cuenta con todos los servicios para una estadía corta o extendida. En cualquier caso, se debe considerar disponer por lo menos un día para conocer al menos un pedacito de este gigante natural. En él, playas, miradores, paseos en lancha y canoa se complementan con las excursiones guiadas en bicicleta que permiten recorrer la inmensidad con un andar amigable con el ambiente y presto a la exploración para subyugar a los sentidos.

A ritmo de pedaleo
Con estos paseos en bicicleta, emergen de la historia y la idiosincrasia de Colón, toda la riqueza de su patrimonio cultural y natural, permitiendo a los visitantes complementar el costado más difundido de la localidad, sus playas y el Parque Nacional, con aquellos que sólo pueden alcanzarse al ritmo del andar en bicicleta.
Tanto para el turismo interno de la provincia de Entre Ríos y de la microrregión, como para el visitante que arriba a Colón desde las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y el resto del país, como así también del mundo; la propuesta de las excursiones en bicicleta ofrece no solamente una manera alternativa de adentrarse en la riqueza del lugar, sino también una manera de conducirse en libertad y conectar, a través del paisaje envolvente, con los sentimientos potenciando profundamente el estado de bienestar.
A lo largo de la historia, el ser humano ha evolucionado a partir de su interés por conocer y quebrar los límites de lo posible. Cambiar el ritmo y brindarle una oportunidad al contacto cercano es una manera de volver a interesarse por lo esencial. La bicicleta es la gran amiga para ello; y Colón, un entorno ideal y seguro.




Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar