En plena cosecha gruesa, la región ya piensa en el trigo

SUPLEMENTO RURAL 06 de mayo de 2021 Por Redacción
Mientras avanzan a buen ritmo los trabajos de recolección en soja y maíz, el contexto favorable para el cereal de invierno vuelve a cargar las expectativas del productor, de cara al inminente comienzo de la campaña fina. La soja alcanza rindes más que aceptables en un año signado por la variabilidad climática.
FOTO TGF COSECHA GRUESA. Avanza a toda máquina en los campos de la región centro norte de Santa Fe.
FOTO TGF COSECHA GRUESA. Avanza a toda máquina en los campos de la región centro norte de Santa Fe.

Banner-Web---La-Opinion---CAMPAÑA-vacunacion

En un contexto global marcado por un inédito impulso al cereal de invierno, Argentina apuesta nuevamente por una gran campaña fina que le permita recuperar el área perdida en 2020. En tanto en el departamento Castellanos, beneficiada por las lluvias de verano y una adecuada humedad en el perfil, se estima que la cantidad de hectáreas a implantarse tendrá un aumento del 12%, al tiempo que el mercado también promete valores estables para su normal comercialización. Claro está, es un escenario optimista de no mediar anuncios de intervención o aumento de retenciones que atenten contra las expectativas del productor.
Si bien el fenómeno “La Niña” (sequía) se instaló con fuerza en la región pampeana, menguando notablemente los resultados de la última campaña triguera (17 M/tn), en nuestra región los pulsos de lluvia de finales de 2020 y principios de 2021 “salvaron la ropa” de la gruesa y permitieron obtener un final de ciclo más que digno, comparado con otras regiones afectadas del país.
Según reporta el Servicio de Estimaciones Agrícolas (SEA) de la Bolsa de Comercio de Santa Fe, “las sucesivas precipitaciones registradas durante marzo y abril recargaron los perfiles de los suelos con buena cantidad de agua y posibilitarían escenarios muy favorables, en cuanto a la disponibilidad de humedad, para el inicio de la nueva campaña agrícola de cosecha fina 2021, que de acuerdo a un nuevo relevamiento sobre la intención de siembra, en particular del cultivo de trigo, se estima un aumento en el área del orden del 10 al 12 %, con referencia a la superficie sembrada en la campaña anterior, que fue de 348.500 hectáreas”.
En los distritos circundantes a Rafaela, “empiezan a verse algunos pocos lotes donde se están realizando tratamientos para los barbechos químicos”, reportan desde el INTA Rafaela, lo que indica que hay mucha predisposición a incrementar área y paquete tecnológico para el nuevo ciclo.
Siguiendo con el informe del SEA, que estudia el área centro norte de la provincia, en los últimos siete días hasta ayer, el proceso de cosecha gruesa se desarrolló “con ritmo constante por las buenas a óptimas condiciones ambientales que posibilitaron, en mayor porcentaje, que los sojales tempranos y tardíos concentraran casi en su totalidad, toda la disponibilidad de equipos, cosechadoras, tolvas y camiones, reflejando la dinámica del sector”.

LA SOJA, CON RINDES
ACEPTABLES
Si bien el avance de cosecha se encuentra demorado en un 17% respecto a igual período del año anterior, la trilla alcanza un 80% para la región centro norte de la provincia, con rendimientos muy variables pero aceptables según se trate de campo arrendado o propio.
Para la zona norte (Nueve de Julio, General Obligado, Vera y San Javier), los mínimos estuvieron en 12-14 qq/ha y los máximos en 25-28 qq/ha, con lotes de punta en 32 qq/ha; mientras que para la zona centro (San Cristóbal, San Justo, Castellanos, Las Colonias y La Capital), los mínimos fueron de 15-20 qq/hay, con máximos de 30-45 qq/ha y lotes de punta de 55 qq/ha; en tanto la zona sur (San Martín y San Jerónimo), levanta los mejores rindes con mínimos de 25–27 qq/ha y máximos de 55 qq/ha, con lotes de punta en unos asombrosos 58 qq/ha.
En nuestra zona de influencia, el INTA Rafaela reporta rindes muy buenos de 45 qq/ha de promedio. “En cuanto a malezas se observó un importante avance de yuyo colorado, encontrándose presente en el 67 % de los casos y en el 30 % con intensidad moderada”, lo cual implica “un importante problema para la campaña próxima si no se prevé un adecuado manejo para evitar o disminuir la incidencia de esta maleza”, advierten desde la Experimental local.
“El 20 % de la superficie en la que aún resta su recolección, presentó estado bueno a muy bueno con algunos lotes excelentes; un 75 % como consecuencia de los escenarios climáticos muy favorables en todo el ciclo, un 15 % regular y sólo un 10 % malo”, indica el SEA.
Distinto es el panorama para la soja de segunda o tardía, que presenta un adelanto de cosecha del 13%, respecto al año pasado, pero con rendimientos que no revelan que las lluvias no fueron tan oportunas como en soja de primera. Los rindes, con el 40% del área cosechada, arrojan números acordes al contexto climático, con mínimos de 8 a 12 qq/ha, máximos de 24 a 32 qq/ha y lotes de punta en 42 qq/ha.
El dato preocupante es que el 30% del área total que todavía resta levantar se encuentra en estado regular a malo, según reporta el área técnica de la BCSF. La inestabilidad climática de esta semana no ha interrumpido (salvo excepciones) las labores de recolección.

EL MAÍZ EN LA
RECTA FINAL
Como es habitual, la soja tiene prioridad en esta época y por eso el cereal que aún resta por levantarse toma los servicios que se van liberando. De todos modos para maíz de primera sólo resta un 10% sin levantar. “El proceso de trilla del maíz temprano, estuvo muy condicionado por la disponibilidad de equipos y cosechadoras en toda la región”, explica la BCSF.
En nuestra región, aquellos que fueron picados no obtuvieron los rindes del año pasado (15-16 m bolsa/ha), promediando entre 7 y 10 m bolsa/ha.
Diferente es la suerte del maíz tardío, que en nuestra región tiene un destino netamente lechero, y es fundamental para la confección de reservas para el invierno, donde aquellos que fueron sembrados en la fecha correcta, están arrojando rendimientos mejores que llegan a los 13 m bolsa/ha, según datos del INTA Rafaela.
En el caso de aquellos lotes destinados a grano reportan rindes promedio de 68 qq/ha para el norte y 78 qq/ha para el centro, según la BCSF.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar