Médica santafesina a juicio por la muerte de rafaelina

Policiales 06 de mayo de 2021 Por Redacción
El caso se remonta al 2013, cuando una mujer de Rafaela viajó hasta Santa Fe para hacerse una lipoaspiración. A causa de aquella operación la mujer falleció casi un mes después en un sanatorio. A siete años de la muerte, el caso vuelve a tribunales.
Denuncia-Mala-Praxis
Mala praxis La Fiscalía y querella pedirán una pena de cuatro años de prisión efectiva para la médica Silva.

Banner-Web---La-Opinion---CAMPAÑA-vacunacion

La Justicia provincial deberá definir dentro de una semana si una cirujana de la ciudad de Santa Fe es llevada a juicio oral y público en el marco de una causa que la investiga por una mala praxis que causó la muerte de una mujer de Rafaela que se realizó una lipoaspiración en una clínica del barrio Candioti.
De acuerdo a lo publicado por el portal capitalino Aire de Santa Fe, se trata de la médica Viviana Mónica Silva, quien en 2017 fue procesada en el viejo Juzgado Correccional N° 3 por “homicidio culposo”, tras el fallecimiento de Sandra C., una mujer de Rafaela que tras operarse en el Centro de Cirugía Estética, murió un mes después en un sanatorio local.
El pedido de apertura de juicio está a cargo del fiscal del área conclusional de causas del Ministerio Público de la Acusación, Roberto Apullán y el abogado querellante, Carlos Farías Demalde, en una audiencia que será el próximo 12 de mayo en tribunales ante el juez de la Investigación penal Preparatoria, Leandro Lazzarini.

EXPEDIENTE
El caso forma parte de una investigación que fue instruida por el exjuez Orlando Pascua (hoy fallecido), que el 28 de agosto del 2017 llamó a indagatoria a la cirujana del barrio Candioti tras un pedido solicitado por el entonces fiscal N°7, Jorge Andrés. Meses después, el 27 de diciembre de ese año, el magistrado resolvió dictar el procesamiento contra la profesional de la salud.
Desde ese entonces, el expediente quedó a la espera de que la causa sea llevada a juicio, pero ante el traspaso de los expedientes del viejo sistema procesal penal (concluido el 10 de febrero del 2014) al Ministerio Público de la Acusación, el caso retrasó su avance. Hoy, a siete años de aquella muerte, todo parece encaminarse a un futuro debate.

UNA OPERACIÓN
Y EL PEOR FINAL
El 20 de septiembre del 2013, Sandra C. viajó desde la ciudad de Rafaela hasta Santa Fe para concretar una lipoaspiración en el Centro de Cirugía Estética, ubicado en Las Heras al 3400 en barrio Candioti.
Era una operación “sencilla”, según le indicaron los encargados de la clínica por lo que la intervención quirúrgica comenzó cerca de las 11 de la mañana y terminó a las 13. El postoperatorio continuó con Sandra C. internada en una habitación del centro de estética en donde le colocaron suero y dos drenajes en la zona abdominal.
Como la mujer empezó a sentirse muy dolorida, los médicos le colocaron calmantes en el suero y luego le avisaron al marido de la paciente que por cualquier situación se comunicaran con la enfermera porque se tenían que retirar para efectuar otra operación.
Cerca de las 18, ambos cirujanos regresaron a la clínica y volvieron a tener el mismo reclamo: las dolencias que sufría la mujer en la zona abdominal y la falta de aire. Por esa razón, los especialistas le dijeron a la pareja que podían pasar la noche en la clínica junto con una enfermera pero que la misma iba a llegar a las 21 con lo cual iban a quedar solos, con llave en mano, durante una hora.
Durante la noche y la madrugada, Sandra C. continuó con los mismos síntomas hasta que a las 7 de la mañana del día siguiente, su marido no soportó más y ante la falta de respuestas por parte de los cirujanos decidió llevar a su esposa hasta un sanatorio local en donde fue asistida e internada en el área de Terapia Intensiva.
El cuadro fue bastante crítico ya que producto de la cirugía la mujer sufrió una embolia pulmonar por bronco-aspiración y una perforación en la zona de los intestinos que derivó en que la mujer sea nuevamente operada. Sin embargo, con el correr de los días, su cuerpo sufrió una infección generalizada que concluyó el 12 de octubre, un mes después de la lipo, con el fallecimiento de la mujer.

PEDIDO DE PENA
Por el caso, tanto la Fiscalía y querella pedirán una pena de cuatro años de prisión efectiva para la médica Silva tras considerar que la cirujana actuó con “negligencia” durante el postoperatorio y llevó a la muerte a Sandra C.
Tal pedido también tiene como eje que la imputada realizó una “imprudencia grave”, no solo por el resultado letal que tuvo el caso, sino por la “cantidad y calidad de los errores y omisiones que fueron detectados a lo largo de la investigación”.
Por esa razón, los acusadores solicitarán, además del pedido de pena de prisión, que la médica -una vez que el caso llegue a juicio- se le imponga una inhabilitación por siete años para ejercer la profesión.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar