El sector ganadero en alerta por los “lunes sin carnes”

SUPLEMENTO RURAL 06 de mayo de 2021 Por Redacción
Preocupación en las entidades por la iniciativa que plantea no ingerir proteína animal al menos una vez a la semana. Una moda que acapara la atención de los gobiernos.
FOTO INTERNET CARNES. Un nuevo debate en torno a su consumo se dispara con la propuesta "lunes sin carnes".
FOTO INTERNET CARNES. Un nuevo debate en torno a su consumo se dispara con la propuesta "lunes sin carnes".

Banner-Web---La-Opinion---CAMPAÑA-vacunacion

El Gobierno nacional se sumó a una iniciativa que comenzó hace varios años en otras partes del mundo y que tiene como abanderado al mismísimo Paul Mc Cartney. Se trata de una propuesta denominada “Lunes sin carne” que tiene como objetivo reemplazar proteínas animales por vegetales al menos una vez a la semana. La Legislatura Porteña la declaró de “Interés Ambiental” y hasta el propio secretario de Medio Ambiente de la Nación, Juan Cabandié, participó de un video que alentaba la idea promovida por un sector que abiertamente se ha manifestado en contra del maltrato animal y el consumo.
Fueron varias las entidades que repudiaron la iniciativa por considerar que atentaría directamente contra una actividad que tiene múltiples beneficios y genera un producto con enormes ventajas nutricionales. El Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), que nuclea a toda la cadena cárnica y además cuenta con representantes del Gobierno nacional, fue el primero en advertir que “la ganadería vacuna no es parte del problema, sino de la solución”.
Al respecto, señalaron que el aporte de la actividad a las emisiones totales del planeta es de solo 0,15%, contrariamente a lo que afirman otros sectores críticos de la ganadería. “Cuando se habla de emisiones, el lobby de los países más industriales y contaminantes del mundo ha impulsado con una fuerte política comunicacional que se le preste atención exclusivamente a las emisiones pero no al secuestro; ello pone en un pie de desigualdad a la producción de ganado vacuno, por ejemplo en nuestro país los factores por defecto provistos por el IPCC subestiman en un 32% la acumulación de carbono en la biomasa aérea de los renovales”, explicaron desde el Instituto.
También destacaron otros aspectos positivos de los sistemas de producción que, basados en el pastoreo, contribuyen a mejorar la fertilidad del suelo, evitan la erosión y son beneficiosos para la biodiversidad.
La otra gran controversia que gira en torno a la ganadería está relacionada con la alimentación. Mientras algunos sectores remarcan que se trata de un producto cuyas propiedades pueden ser suplidas por otros, los expertos son contundentes a la hora de reflejar su importancia.
“La carne es un alimento de alta calidad bien conocido por los seres humanos rico en nutrientes esenciales, como los aminoácidos de alto valor nutritivo que nuestro cuerpo no puede sintetizar en las cantidades adecuadas, EPA (ácido eicosapentanoico), DHA (ácido docosahexaenoico) omega-3, hierro hem, vitaminas B12 y D3, creatina, carnosina, taurina, particularmente importante en el desarrollo cerebral de los bebés”, indicaron desde el IPCVA. Pero además puntualizaron, en base a estudios de profesionales del Hospital Garrahan de Buenos Aires, sobre el riesgo que corren las “madres veganas” que no incluyen carne en sus dietas antes de la concepción hasta el final de la lactancia materna.

CRITICAS DE LA
SOCIEDAD RURAL
La Sociedad Rural Argentina expresó su preocupación y desacuerdo con la puesta en Desarrollo Sostenible de la Nación, así como con la campaña “Lunes sin carne”, declarada de interés ambiental por parte de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires.
En sus diferentes variantes, advirtieron que “la carne ha sido históricamente uno de los principales alimentos consumidos por los argentinos y su principal fuente de proteínas, indispensables e insustituibles para su bienestar nutricional”. Por eso, “contribuye enormemente al crecimiento y desarrollo infantil”
Pero además, destacaron el impacto económico y social que genera. En ese sentido, en el comunicado emitido en las últimas horas, destacaron que “la producción, industrialización y comercialización de carnes genera decenas de miles de puestos de trabajo, actividad económica, inversión e ingreso de divisas, y cumple un rol estratégico, ya que es una de las pocas actividades que pueden desarrollarse en prácticamente todo el territorio nacional, incluso en aquellas zonas geográficas de nuestro país en las que la ganadería es la única actividad económica posible”.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar