El turismo post COVID-19

Información General 24 de abril de 2021 Por Esteban Soldano
Está más que claro que no hicimos bién las tareas y otra gran ola del covid 19 amenaza (y no solos será eso), sobre nuestra existencia, vuelven las medidas restrictivas, aumentan los casos, el virus se reformatea, tiempos duros prometen acompañarnos en este invierno. El turismo, el sol del milenio deja de brillar y con él la hotelería y el transporte, definitivamente hay que ser mas creativos y serios que nunca o pagaremos muy caro esta desventura quien sabe en cuantas cuotas.
16-Turismo post Covid
FOTO INTERNET CIUDADES SIN TURISMO. Una postal que no conocíamos

Banner-Web---La-Opinion----SIGAMOS-CUIDANDONOS

El planeta parecía que giraría eternamente impulsado más por el turismo, que por la propia gravedad del sol, el turismo era el nuevo sol, hasta que llegó la COVID-19 y dejó de girar. Vimos algo que jamás imaginamos como Venecia sin turistas en los canales, un Time Square vacío, cielos sin aviones, fronteras cerradas, más de un tercio de la población mundial confinada, mirando el mundo a través de la ventana, o de la pantalla. Ahora los países anuncian tímidos planes de desescalada, la vuelta a una “nueva normalidad”, pero otra vez se repite la película y nos preguntamos qué será de todos nosotros y que sucederá con actividades que no alcanzaron su estatus anterior, como el turismo, cuando sabemos que gran parte que su descontrol es, en gran medida lo que impulsa esta nueva ola del Covid.
El estado de la hotelería es desesperante, la inmovilidad nos lleva a una parálisis de la que nos retrotrae a muchos años, pero tampoco había tanta lógica en un mundo tan itinerante con gentes desesperadas o casi adictas a los viajes.
La incertidumbre económica y la falta aún de protocolos oficiales y consensuados con Europa lleva a las previsiones futuras al territorio de la ciencia ficción.

UNA SITUACIÓN SIN PRECEDENTES QUE PUEDE VOLVER
Hasta la llegada de la crisis sanitaria, España era la segunda potencia turística mundial. Recibió 83,7 millones de visitantes extranjeros en 2019, sólo superado por Francia. Así que el turismo no es sólo ese invento amable que ayuda a cumplir los sueños de millones de personas, sino que su incidencia en la economía es real, tanto que en España representa un 12% del PIB y daba empleo a 2,6 millones de personas (según datos del INE).
“El impacto puede ser dramático”, cuando pensábamos que lo peor había quedado atrás. se hace hincapié en que la situación aún dependerá de varios factores que todavía no se han concretado, como cuándo se vuelvan a cerrar las fronteras de países, rutas que no volverán a operar las aerolíneas, protocolos de seguridad que en nuestro país no fueron lo severos que debieron ser, limitando cupos y usos de hoteles, a funcionar con ocupaciones bajas sin tener que cerrar, y desde ya, con el agravante de gente inconsciente, desesperada por viajar (muchos de los cuales estuvieron un año sin trabajar), que coincide en el análisis de la extrema gravedad económica del momento. Esto nos dice que con el estado de alarma decretado, la actividad de la mayoría de las agencias de viaje se vuelve a paralizar y ella aventura que el impacto económico será muy importante seguramente una vez más.
La hotelería argentina, según un informe elaborado por Invecq, Consultora Económica de difundió la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica(FEHGRA), el nivel de actividad de la hotelería y la gastronomía retrocedió a valores similares a los de hace 40 años.

Otros datos que difundió la entidad también reflejan la crisis del sector:
-Analizando los dos subsectores por separado, se identifica que la Hotelería cayó un 68% interanual durante todo el año 2020 y de -95% para el período abril-diciembre 2020. Durante enero 2021 volvió a caer -54% interanual. -La Gastronomía tuvo una caída del 45% interanual durante todo el año 2020 y de-54% para el período abril-diciembre 2020. Durante enero 2021 volvió a caer -36% interanual. –Durante el semestre marzo-septiembre 2020 la actividad cayó -62% en Argentina y -45% en los países de la Unión Europea.

EL POSIBLE FIN DEL TURISMO DE MASA Y DE LAS CIUDADES GLOBALES
“No podemos ser nostálgicos con el pasado pre-COVID-19. Desde el 2008, las llamadas ciudades globales han dejado de ser espacios de diferencia para convertirse en artefactos inmobiliarios”, explica Andrés Jaque, arquitecto, comisario y pensador fundador de la Office of Political Innovation con sedes en Nueva York y Madrid. Para este especialista en innovación y construcción de las sociedades, las ciudades antes del coronavirus ya se enfrentaban a serios problemas, “haciendo vulnerables a los humanos”, apunta. Indica que el modelo a seguir es “el de las ciudades descarbonizadas, que incorporen un alto nivel de biodiversidad, con diversidad socio-económica y crecimiento limitado; que contribuyan a generar regiones de calidad medioambiental y social, que tengan modelos no contaminantes y que sean igualitarias en materia de impuestos, costes y recursos”.
Para los españoles el turismo tendrá que pasar forzosamente por la sostenibilidad y la proximidad para recuperarse. No sólo porque la crisis está forzando a ello, sino porque las nuevas generaciones de viajeros ya son diferentes”. Por ello, que en cuanto se encuentren alternativas de crecimiento económico para la población local que vive del sector turístico, habrá que reducir las plazas de alojamiento y mejorar las infraestructuras en muchas zonas masificadas del territorio español. No sólo en cuanto al turismo de sol y playa. Cuando se refieren al turismo de masas también lo refieren al turismo cultural en algunas ciudades como París o Roma, entendiendo que deben cambiar las motivaciones e intereses del consumidor.
Es de la misma opinión Philipp Weghmann, originario de Colonia, Alemania, llegó Preferred Hotels & Resorts, ahora Director Regional para la Península Ibérica y el Mediterráneo, para quien “menos vuelos, y posiblemente más caros, combinado con menores ingresos familiares disponibles, llevarán a una situación de menor turismo de masas”. Para este directivo, el turismo rural será uno de los beneficiados. Destinos muy accesibles, próximos y a los que se puede llegar en vehículo propio y en los que “los huéspedes pueden continuar practicando el distanciamiento social”, comenta. También destaca que ciertas tendencias previas a COVID-19 se consolidarán, como “por ejemplo, el ecoturismo seguirá creciendo. Spa, bienestar, yoga, meditación… serán una parte integral, o la única razón, de muchos viajes de placer. Los viajeros buscarán empresas que practiquen la sostenibilidad tanto en el medio ambiente como en la comunidad”.

Te puede interesar