Entraron los pibes y terminó la sequía

Deportes 19 de abril de 2021 Por Redacción
Atlético estuvo 468 minutos sin convertir, pero en 24 terminó haciendo 4 goles para dar vuelta la historia ante Almagro y ganar su primer partido del torneo. El equipo de Otta, que cambió la cara con la entrada de Luna, Esquivel y Rostagno en el segundo tiempo, anotó por intermedio de Bieler, Chimino, Valdez en contra y el propio Esquivel. Cervetto había abierto el marcador para la visita.
FOTOS M. LIOTTA EL QUE CORTO LA RACHA./ Claudio Bieler tras el empate transitorio. El "Taca" había hecho el último gol en San Juan.  RODEADO./ Guillermo Funes trata de conectarse con Portillo, entre varios jugadores visitantes.
FOTOS M. LIOTTA EL QUE CORTO LA RACHA./ Claudio Bieler tras el empate transitorio. El "Taca" había hecho el último gol en San Juan. RODEADO./ Guillermo Funes trata de conectarse con Portillo, entre varios jugadores visitantes.

Banner-Web---La-Opinion----SIGAMOS-CUIDANDONOS

(Por Darío Gutiérrez). - La ansiada primera victoria, luego de 10 partidos (contabilizando los 4 últimos del torneo pasado) llegó para Atlético de Rafaela. Fue en el Monumental, donde su último festejo había sido 112 días atrás, ante Gimnasia y Esgrima de Mendoza. En la pesada tarde rafaelina, después de apurar el habitualmente tranquilo almuerzo dominguero, esta vez vimos dos caras de la Crema en un mismo partido.
La del primer tiempo fue la más parecida a los partidos anteriores de este campeonato, donde todavía no conocía el triunfo. Un equipo lento, con poco cambio de ritmo, previsible y casi sin pisar el área rival.
Para colmo de males, esta vez vez lo sorprendieron de entrada para sacarle la mitad del vaso lleno que se resaltaba hasta el partido pasado, el que no recibía goles. En una recuperación rápida del fondo, Almagro aprovechó la espalda de Chimino para que Rodriguez gane en velocidad, cambie la pelota hacia el costado opuesto donde Rueda tuvo tiempo de parar la pelota y ver dónde meter el centro. Fue al punto del penal, donde Cervetto con una media palomita puso la pelota lejos del alcance de Sara.
Sería el punto de partida de una primera etapa muy pobre del dueño de casa. Nada de generación de fútbol en Molina, que se estacionaba sobre la izquierda, pero que era bien controlado por la visita, y tampoco apariciones destacadas en Giménez, que buscaba estar cerca de Portillo, pero sin trascender. Tampoco se encendía Funes como para conectarse con Bieler, lo cual hacía imposible comprometer a Ramirez.
A Almagro le alcanzaba con estar más metido en el partido, ganar las divididas y no ceder espacios, para ser el claro dominador del trámite. Después su falta de precisión para aprovechar algunas contras era el motivo por el cual no comprometía en mayor medida a Sara, más allá que siempre intentaba poner la pelota contra el piso y sumar gente en campo rival, especialmente el lateral derecho Jaque, que mostraba aptitud para marcar y proyectarse.
Para el inicio del segundo tiempo Otta mandó a cancha a Esquivel y Luna, por dos jugadores que claramente tenían muchos boletos para salir: Molina y Giménez (que además había fallado en la ejecución de la pelota parada).
Así, con mayor movilidad, y velocidad, pero también ajustando marcas y ganando metros en el terreno entre todas las líneas, Atlético fue arrinconando a Almagro en su campo.
De manera casi sistemática empezó a ganar Portillo -en el balance general del encuentro de lo más parejo- por la derecha. En el primer centro sobre el área Esquivel le erró al arco de cabeza tras elevarse solo. A todo esto, el conjunto dirigido por Lisa empezaba a cargarse de amarillas por continuidad de faltas, muestra de sus dificultades para recuperar la pelota. Además, Cuello, su principal usina futbolística, empezaba a diluirse.
Fue así que antes del cuarto de hora llegó el empate, sufrido como el momento. En un corner regalado por Valdez, el centro cayó en el área chica y tras varios rebotes, Bieler puso el puntín para que la pelota entre mansamente junto al palo izquierdo de Ramirez, que había quedado fuera de acción.
Con el partido 1 a 1 (convirtiendo el mismo jugador que había hecho el último gol en San Juan, tras 468 minutos), entró otro de los juveniles que está aprovechando bien los minutos. Darío Rostagno (por Funes) fue a ser la tercera punta junto a Bieler y Esquivel. Y un rato después, en otro corner también desde la derecha del ataque, empalmó de lleno la pelota que con esfuerzo sacó a un costado Ramirez, pero que fue a donde estaba Chimino que de cabeza puso a su equipo al frente en el marcador.
Lo destacable, más allá de dar vuelta el resultado, es que Atlético no modificó su postura y siguió presionando y buscando asegurar el triunfo. Prueba de ello fue que el tercero se dio, con suerte para la Crema, pero también por mérito de la presión de Esquivel sobre Valdez que terminó haciéndole un golazo en contra a Ramirez.
Le quedaba poco más de un cuarto de hora al partido, pero Almagro ya no tenía resto para remontar. Y la velocidad de los puntas de la Crema lo dejaba muy expuesto a recibir más goles.
Así, el cuarto fue del jugador de la polémica en la semana. Juan Cruz Esquivel quitó una pelota en mitad de cancha, encaró llevándose a un par de defensores a la rastra, y cuando salía el arquero remató por sobre su cuerpo para salir festejando con el tradicional pedido de silencio (él sabrá a quien era la dedicatoria) su primer gol con el equipo profesional.
Atlético ganó y es lo más importante, pero sin dudas que tiene aún muchas materias pendientes. No regalar los primeros tiempos es una de ellas. El domingo que viene tendrá una prueba importante en Santiago del Estero ante Güemes, para intentar ratificar esta recuperación.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar