Preocupación por el futuro de actividades afectadas por las nuevas restricciones

Locales 10 de abril de 2021 Por Redacción
Frente a las nuevas restricciones para mitigar el impacto de la segunda ola de la pandemia del COVID-19, desde el CCIRR ratificamos (ahora más que nunca) que debemos transitar esta situación en un marco de convivencia equilibrada con el virus, en un entorno de responsabilidad social compartida, donde el compromiso individual de cada ciudadano será clave.

Banner-Web---La-Opinion----SIGAMOS-CUIDANDONOS

Desde el inicio de la pandemia del COVID-19, desde el Centro Comercial e Industrial de Rafaela hemos asimilado los alcances de esta grave problemática brindando nuestro apoyo a las autoridades, promoviendo el diseño y la adopción de los protocolos de prevención para evitar la propagación del coronavirus, articulando aportes privados para fortalecer el sistema sanitario local, entre otras diversas acciones de capacitación y sensibilización.
En lo que se denomina como la “segunda ola” de esta inédita situación de alcance global que traerá consigo un agravamiento del escenario epidemiológico, las actividades vinculadas al turismo, la gastronomía, los eventos y los entretenimientos volverán a ser de las más afectadas, lo que enciende las alarmas por el futuro de estos sectores. Si este escenario se prolonga en el tiempo, y no se acompaña al sector con programas específicos que compensen las enormes pérdidas que padecerán por las restricciones impuestas, para muchas pequeñas y medianas empresas resultará prácticamente inviable garantizar la continuidad de sus negocios y de los empleos que generan.
Si bien hay acciones que contribuirían al sostenimiento del sector, tales como el proyecto de ordenanza que impulsan los concejales oficialistas para eximir del pago del Derecho de Registro e Inspección de abril, mayo y junio a las mencionadas actividades; o la posibilidad de que los bares, restaurantes y afines puedan operar hasta cerca de las 00 horas más allá de que deban cerrar el ingreso de nuevos clientes a partir de las 23 horas, la realidad indica que se necesitarán de herramientas más potentes y eficaces para evitar el colapso de la actividad.
Al igual que lo planteado en mayo del año pasado, si debiera admitirse que la cuarentena debe durar lo que tiene que durar, entendemos que se deberá asimilar que muchas actividades económicas no podrán permanecer cerradas o limitadas por más tiempo de lo que la lógica admite.
Finalmente, y a la espera de que se acelere y consolide el proceso de vacunación, seguiremos dialogando y articulando con las autoridades gubernamentales para gestionar las ayudas que los sectores más afectados necesitan, a la par de seguir alentando el cumplimiento estricto de los protocolos de prevención para garantizar ámbitos laborales cuidados y protegidos.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar