Del insecticida clorpirifos

SUPLEMENTO RURAL 08 de abril de 2021 Por Redacción
PROHIBICION

Banner-Web---La-Opinion----SIGAMOS-CUIDANDONOS

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) trabaja para prohibir el uso del insecticida clorpirifos. Como parte de esta estrategia, en una primera etapa se prohibirá la importación de principio activo y productos formulados a base del insecticida.
Luego se prohibirá su elaboración en el país y por último su comercialización.
Se estima que todo el proceso abarcará poco más de un año pero ya está en marcha. El clorpirifos se utiliza en insecticidas para frutas, verduras, granos y jardín, recordó Agrovoz en una publicación.

LA DECISION
La iniciativa del Senasa va en línea con la de muchas agencias regulatorias del mundo, que están sometiendo a procesos de revisión de registro a este principio activo dado que existen nuevos estudios referidos a la toxicología de esta sustancia.
Esta revisión generó nuevos resultados en el proceso del análisis de riesgo al consumidor, concluyendo que es necesario restringir los usos aprobados a través de la prohibición del clorpirifos.
La idea del ente sanitario es conjugar la protección de la salud de los consumidores, y de los aplicadores del producto. Además de asegurar que las exportaciones de granos, vegetales y frutas argentinas no van a tener inconvenientes de rechazo en los países de destino, como por ejemplo la Unión Europea.

CLORPIRIFOS
Es un insecticida (se utiliza para controlar las plagas de insectos) organofosforado cristalino, que inhibe la acetilcolinesterasa causando envenenamiento por colapso del sistema nervioso del insecto. Se le conoce por muchos nombres comerciales. El clorpirifos es moderadamente tóxico y la exposición crónica se ha relacionado con efectos neurológicos, trastornos del desarrollo y trastornos autoinmunes.
No es muy soluble en agua, de manera que generalmente se mezcla con líquidos aceitosos antes de aplicarse a cosechas o a animales. También se puede aplicar a cosechas en forma de cápsulas.
Y se usado ampliamente en viviendas y en agricultura. Desde agosto de 2008 no está permitido su uso para preparados biocidas de uso ambiental ni en la industria alimentaria. Su uso ha quedado limitado a la agricultura y a nivel doméstico en jardines.
En agricultura se considera un insecticida no sistémico que actúa por contacto e ingestión con gran efecto de choque.
Se aplica pulverizando las zonas afectadas para el control de plagas de cosechas (cochinillas, moscas blancas, trips de la platanera, numerosas orugas defoliadoras y minadoras, algunos escarabajos y otros insectos).

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar