Penas de 11 y 13 años de prisión por delitos sexuales

Policiales 08 de marzo de 2021 Por Redacción
Leer mas ...

Banner-Web---La-Opinion----SIGAMOS-CUIDANDONOS

Dos hombres fueron condenados por delitos contra la integridad sexual cometidos en Santa Fe y en Santa Rosa de Calchines.
Se trata de José Ignacio Ocampo de 20 años, a quien se impuso una pena de 11 años de prisión. La otra persona condenada es un hombre de 40 años cuyas iniciales son VGR –se omite detallar su identidad para preservar a las víctimas, debido a que tiene el mismo apellido que ellas–, quien deberá cumplir 13 años de prisión.
La fiscal que investigó ambas causas fue Alejandra Del Río Ayala; en tanto que las sentencias se dictaron en el marco de sendos juicios abreviados que se llevaron a cabo en los tribunales de la capital provincial, donde actuaron los jueces José Luis García Troiano, Nicolás Falkenberg, Jorge Patrizi; y Rosana Carrara.

EN SANTA FE
Acerca de la condena a VGR, la fiscal Ayala informó que “los hechos de abuso que investigamos ocurrieron entre 2008 y 2016 en una vivienda ubicada en el barrio El Pozo”.
La fiscal explicó que “las víctimas son dos sobrinas del condenado que eran menores de edad al momento de los abusos”. Sobre la modalidad del accionar delictivo, detalló que “VGR se aprovechó de la convivencia que mantenía con las niñas, circunstancia que le permitió perpetrar los ataques sexuales casi a diario”.
La fiscal subrayó que “por las agresiones que VGR cometió en perjuicio de sus dos sobrinas se lo condenó como autor de los delitos de abuso sexual con acceso carnal agravado (por haberse aprovechado de la convivencia preexistente con menor de 18 años -reiterados-) y promoción a la corrupción de menores agravada (por la edad y la convivencia)”

EN SANTA ROSA
DE CALCHINES
Con respecto a la condena de Ocampo, la funcionaria judicial especificó que “fue por un hecho que ocurrió el martes 2 de febrero del año pasado en la vivienda de la víctima ubicada en la zona rural de Santa Rosa de Calchines”.
Del Río Ayala relató que “el ilícito fue cometido en horas de la mañana y contó con la participación de un menor de edad”.
“El condenado colocó un medicamento con efecto sedante en la bebida de la víctima para lograr que pierda el conocimiento”, describió la fiscal. Y continuó explicando que “Ocampo se aprovechó –junto con el menor de edad– de que la víctima estaba inconsciente y de que no podía consentir el acto para cometer los abusos”.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar