Viviana Musso: la danza y la docencia como pasión

SUPLEMENTO ESPECIAL 08 de marzo de 2021 Por Redacción
En marzo de 1988 se abrieron por primera vez las puertas del Estudio de Danzas Viviana Musso en la ciudad Rafaela, y con ello se cumplía su sueño de enseñar, transmitir y proyectar sus conocimientos.
FOTO ARCHIVO V. MUSSO FIGURA. Viviana Musso en una de sus tantas presentaciones durante una rica trayectoria en la danza.
FOTO ARCHIVO V. MUSSO FIGURA. Viviana Musso en una de sus tantas presentaciones durante una rica trayectoria en la danza.

Banner-Web---La-Opinion----SIGAMOS-CUIDANDONOS

Una de las figuras destacadas de la danza de Estados Unidos, Marta Graham, decía que “la danza es el lenguaje secreto del alma.” Al escuchar la música el cuerpo comienza a expresarse, y transmite tantas emociones y sentimientos que pareciera que hablara. No hay barreras culturales en la danza, todos hablan el mismo idioma universal.
Quien conoce a Viviana Musso puede verificar lo antes dicho. Su pasión por la danza y la docencia es transmitida como magia. A los 6 años, Viviana, comenzó a asistir al Estudio de Danzas de Zulema Pujatto, y a los 16 años ya contaba con el título de profesora de danza clásica. Sus estudios secundarios los realizó en la Escuela Nacional de Comercio, su elección se debió a que la institución brindaba, a sus alumnos la posibilidad de formar parte del grupo de baile de Expresión Corporal con la profesora Toti Tieri, gracias a ella conoció una nueva modalidad de danza y le permitió conocer las tablas de muchos teatros del país, entre ellos Buenos Aires, donde tomó clases con los mejores profesores de aquel entonces.
“Mi madre, quien ya no está, fue quién me inició en este camino”, recuerda, añadiendo que “no porque se lo haya pedido sino porque era algo que ella siempre quiso hacer. Nunca imaginó que la danza iba a ser mi vocación y hoy agradezco infinitamente su iniciativa y su insistencia para que no deje de bailar.”
Al finalizar el colegio, sabía que quería dedicarse a la danza. Gracias al apoyo incondicional de sus padres partió rumbo a Buenos Aires para perfeccionarse con los maestros más renombrados del país y del exterior, entre ellos, Noemí Coelho y Rodolfo Olghuin que fueron los que introdujeron la danza jazz en Argentina.
En marzo de 1988 se abrieron por primera vez las puertas del Estudio de Danzas Viviana Musso en la ciudad Rafaela, y con ello se cumplía su sueño de enseñar, transmitir y proyectar sus conocimientos. Sus padres cumplieron un rol fundamental para que dé el gran paso, le brindaron el espacio físico y la ayudaron a comprar su primer equipo de música, sus primeros espejos y barras.
“No siempre fue fácil el camino recorrido, por eso hoy festejo con tanta alegría estos 33 años de permanencia y trayectoria”, comentó, señalando que “todo es resultado del esfuerzo, el trabajo y la perseverancia, para transmitir todo lo mejor, alentando a mis alumnas, y tratando de descubrir lo más sobresaliente de cada una.”
En la escuela a las alumnas se les enseña a disfrutar lo que hacen, a ser creativas, a expresarse desde el alma, que todo se puede, si uno quiere. Ensayo y dedicación son las claves. Llena de orgullo Viviana destaca cada logro alcanzado por ellas, cada beca obtenida y premio recibido. Muchas han egresado de su academia como profesoras y hoy enseñan con la misma pasión que les transmitió.
“Disfruto inmensamente la docencia, rodeada de mis queridas alumnas que hacen que mis tardes sean el mejor trabajo del mundo”, destaca, y agrega que “estoy muy agradecida con las familias y alumnas que fueron parte del Estudio de Danzas a lo largo de estos años, unas por poco tiempo, otras, sin embargo, las vi crecer y acompañé en las distintas etapas de sus vidas, algunas de ellas me continúan acompañando, y otras, me han confiado a sus hijas, la alegría de que te vuelvan a elegir, pero ahora para sus hijas, es el mejor reconocimiento a mi trabajo y me llena de emoción.”
Cabe mencionar el último gran logro de Viviana, la Fundación Julio Bocca reconoció su Estudio de Danzas, como Estudio Homologado por su claustro académico a partir de este año. Sin dudas la labor de Viviana Musso ha aportado sensibilidad y profesionalidad desde la danza, convirtiéndola en referente de nuestra ciudad.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar